jueves, 11 de junio de 2009

El Entrenamiento integrado

El entrenamiento integrado surge como respuesta a la forma que se tenía antes cuando éramos jugadores donde se entrenaba muchísimo tiempo sin balón no solo en la pretemporada sino en el campeonato mismo.


Eran comunes las pretemporadas en las playas o en los Parques, (aún se siguen viendo en muchos equipos), donde el balón no estaba, se hacían pretemporadas enteras casi o sin presencia de la pelota además de trabajos de fuerza, resistencia y velocidad sobre arena blanda o tierra.


Las pretemporadas consistían en un período general (pretemporada) donde casi no se veía balón y luego en períodos específicos o de temporada si se introducía pero nos encontrábamos que habíamos perdido muchísimo en lo técnico-coordinativo además de todo lo relacionado con la potencia y velocidad.


Para nuestra gran sorpresa desde que hemos llegado a este hermoso lugar hay profesionales que siguen empleando estos métodos que se utilizaban cuando éramos deportistas (hace casi 15 años) no solo en la base sino también en equipos de categorías superiores. Era evidente en esa época la influencia de la escuela soviética de los setenta (Platonov, Mateveiev etc) que venía de deportes que poco tenían que ver con el fútbol.


Sin dudas que en esto del fútbol, no existen verdades absolutas aunque tampoco podemos desconocer los avances de lo científico en los últimos años que nos sirve como faro iluminador ante que camino tomar.


No existe la imperiosa necesidad de sacar al deportista de su entorno para mejorar sus capacidades físicas, de hecho se puede hacer perfectamente en un campo de juego con balón.


Vemos correcto sacar a un equipo y llevarlo a un parque o playa un día para sacarlo de su rutina pero no en forma rutinaria perdiendo tiempo para trabajar en aspectos técnicos, coordinativos, tácticos, etc...


Se debe buscar integrar los trabajos poniéndose de acuerdo el preparador físico y el entrenador , enfatizando que áreas tienen mayor importancia en los diferentes períodos de la temporada pero ambos deben tener participación activa tanto en la planificación de la misma como en la puesta en acción.


Para lograr esto es necesario tener en cuenta varios factores importantes que propondremos a continuación:

El profesional (entrenador o preparador físico) debe tener conocimiento de aspectos fisiológicos para saber que se esta impactando desde el punto de vista físico( las pausas, intensidades, volúmenes, cantidad de deportistas, superficie de ejercicios, tiempo de trabajo etc) todos estos factores cambiarán el objetivo físico del trabajo.


-Lo aeróbico es mas fácil integrar que la fuerza o la velocidad:
Esto se debe a que lo aeróbico se puede controlar mediante la frecuencia cardiaca, no así la velocidad.


-Se puede hacer mediante ejercicios técnico-tácticos o circuitos técnico tácticos donde aparte de trabajar lo físico estaremos trabajando todo lo demás (técnico-táctico-psicológico).

-Se debe controlar que área estamos impactando (capacidad aeróbica extensiva, capacidad aeróbica intensiva, potencia aeróbica, capacidad anaeróbica láctica, potencia láctica etc) debido a que cada área tiene un objetivo diferente e incidir en un área en demasía puede llevar a provocar lesiones musculares que son consecuencia de un trabajo incorrecto, no surgen porque si, al azar como mucha gente afirma y piensa.

-Al deportista se le hará mucho mas divertido y corto el entrenamiento porque estará trabajando y divirtiéndose a la misma vez.

-No solo que no perderá capacidades técnico-coordinativas sino también habrá ganancias en las mismas.

-La mayoría de veces que vemos contracturas, roturas fibrilares, desgarros etc, es a que no se controla el trabajo adecuadamente, se incide muchísimo en trabajos anaeróbicos lactácidos sin buscar que el deportista queme o re-utilice el mismo (Ácido Láctico) ignorando el mecanismo de acumulación –remoción de ácido láctico de un jugador de fútbol, y que en el fútbol no se trabaja con lactacidemias elevadas.

-El fútbol es un deporte intermitente, es decir que el deportista nunca esta haciendo una actividad por mas de 10 segundos consecutivos sin parar, en consecuencia se le debe prestar mayor atención a los beneficios del entrenamiento intermitente que están saliendo a la luz en los últimos años, y que son los que se dan en el fútbol o deportes de pelota.

-Durante muchísimos años se han incorporado trabajos de otras disciplinas al fútbol como el atletismo o físico-culturismo sin haber estudiado en profundidad nuestro deporte, que características tiene , los diferentes movimientos, intensidades, duración, que tipo de movimientos son, etc...

-Recomendamos el trabajo integrado especialmente en categorías inferiores, en niños pequeños por debajo de la pubertad donde puedan entrar en contacto con el balón muchísimas veces. (en la escuela el A.F.C Ajax se buscan 1.000 contactos con el balón por sesión por ejemplo).
-Los trabajos se dividirán en bloques o series de 5, 10, 15 y 20 minutos con pausas de acuerdo a la intensidad y área funcional que se trabaje y a la duración de los bloques.

-Deberán ir como parte central del entrenamiento o al final de la sesión.

-Recomendamos al inicio siempre luego de un buen calentamiento los trabajos de Velocidad , pliometría o saltos y Fuerza.

-Estiramientos largos al final de la misma.

“En nada me pondría sobresaliente.
Solo en las ganas de ganar”.
Raúl Gonzalez.

Óscar Méndez Albano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada