jueves, 9 de septiembre de 2010

El concepto de “Fuerza” según la periodización táctica.

Desde que iniciamos nuestra labor en el área de entrenamiento en el I.S.E.F de Montevideo, tanto de entrenadores como de preparadores físicos aprendimos una visión y un concepto de entrenamiento que nos ha ayudado y nos ha iluminado el camino a tomar a través de estos 12 años trabajando tanto con futbolistas profesionales, semi-profesionales, adolescentes o niños. Se nos dio una formación, una enseñanza de una metodología que aún mucha gente no tiene la fortuna de saber o entender su aplicación. El como manejar las cargas físicas de forma integrada, utilizando los parámetros físicos con fines técnicos y tácticos. A trabajar por áreas funcionales. Aprendimos en diversos cursos en Rosario, (Argentina), en Montevideo y Maldonado, (Uruguay) con Horacio Anselmi muchos aspectos del entrenamiento intermitente, entrenamiento pliométrico y del entrenamiento de la fuerza. Reforzamos conocimientos que ya teníamos, adaptamos cosas que nos gustaron más y otras que ya habíamos aprendido las seguimos utilizando hasta el día de hoy. Al seguir estudiando y evolucionando nos hemos topado con esta “escuela” tan revolucionaria en cuanto a la metodología de trabajo en el fútbol.
 La periodización táctica.
La escuela creada por el profesor Vitor Frade en la Universidad de Porto, Portugal. Sinceramente nos ha maravillado su enfoque tan claro con principios metodológicos que le dan un sentido y orden en todo momento. Lo que luego de leer mucho de sus libros (tanto en español como en portugués de diversos autores como Marisa Silva, Prof. Guilherme Oliveira, Nuno Amiero, Xavier Tamarant y diversos libros de otros autores de Fadeup) hemos llegado a comprender un poco como para poder explicar algunos aspectos que nosotros mismos no teníamos claro hasta hace poco tiempo.

Un nuevo Paradigma:
Esta escuela surge del constructivismo y de teorías sistémicas donde la enseñanza se ve de forma integral, donde se ve el proceso de aprendizaje de forma dinámica e integrada. No se separan las áreas (física, técnica o táctica) como hacen las anteriores metodologías (escuela tradicional e integrada) que vienen de otros “Paradigmas reduccionistas” (Modelo Cartesiano). Se busca en todos los entrenamientos que el deportista llegue a un “descubrimiento guiado” ya que de esa forma estaremos fomentando su nivel cognitivo, su nivel analítico y el autodescubrimiento. “No sé donde comienza lo físico y acaba lo psicológico y lo táctico. Para mí, el fútbol es globalidad, el jugador también y de ahí que no consiga hacer la división. Yo no hago trabajo físico”. José Mourinho.


Ausencia de rol de Preparador Físico:
Como dice Mourinho, Rui Faria no es su preparador físico sino su asistente o segundo entrenador. ¿A que se debe? La supra-dimensión táctica es lo que está por encima de todo. En consecuencia más que preparador físico el mismo cuenta asistentes que en todo momento están controlando la ejecución de los ejercicios que serán planificados según los parámetros tácticos. Además al no dividirse en áreas ni capacidades, todo se trabaja de forma integral. Ejercicios que nunca superen los 20 minutos, sesiones que nunca superen los 90 minutos, a intensidades muy altas trabajando siempre nuestros principios y sub principios. A mayor oposición, mayor dificultad y más desgaste emocional. A manera que nos acercamos al día de competencia, prevalecerán los ejercicios con muy poco desgaste físico y muy poco desgaste emocional (sin oposición) y muy alto nivel de concentración. Si hay dobles sesiones, las “horas más importantes” son para el trabajo táctico y no para el físico como se hace tradicionalmente. Como afirma Mourinho: “La forma no es física. La forma es mucho más que eso. Lo físico es lo menos importante en la globalidad de la forma deportiva”. De acuerdo al día de la semana se trabajarán nuestros Grandes principios de juego, sub- principios de juego, además de tomarse en cuenta factores durante la semana del rival y como se le puede hacer daño al mismo. Como afirma J. Mourinho: “Cuando veo referencias a las pretemporadas y me muestran imágenes de los jugadores corriendo, trabajando en espacios que no son el campo de fútbol, desde la playa al campo de golf, me pongo a pensar que son métodos superados, por no decir arcaicos”.

El concepto de Fuerza según la Periodización Táctica:
En esta escuela se trazan ciertos principios metodológicos como los son el de especificidad, progresión de la complejidad, propensión, alternancia horizontal. Estos principios son los que dictarán nuestra metodología de trabajo. Se determinará un modelo de juego, que este dependerá de las ideas de juego del entrenador, de la cultura de la institución, de los deportistas, de sus posibilidades económicas y de diversos factores que puedan influir en el rendimiento del equipo. De ese modelo de juego, se determinarán sus principios y sub principios que serán como nosotros queremos llevar a cabo o poner en acción dicho proyecto deportivo (en otras palabras como queremos que juegue nuestro equipo) y que dicho modelo debe estar montado de forma que nuestro equipo cuente con las mayores posibilidades de obtener sus objetivos. Estos serán nuestros principios y sub-principios. Con dicha metodología no existen ni los picos de forma, ni las carreras continuas, ni los trabajos en los gimnasios, ni las idas a la playa ni al parque a correr, ni los circuitos físicos etc. Todos los trabajos son hechos con fines tácticos, porque lo importante es que los principios puedan ser comprendidos y llevados a cabo hasta la perfección. El morfo-ciclo patrón (micro-ciclo o semana de trabajo) se armará según sus principios metodológicos (alternancia horizontal) que significa que el día más lejano de la competencia (la anterior y la de la semana siguiente) es donde se aplicará el o las sesiones más duras en cuanto al desgaste físico y emocional (carga física). En consecuencia será muy importante que el entrenador y asistentes sepan tácticamente de los principios que estaremos trabajando y como se deben llevar a cabo. Los aspectos dentro del morfo-ciclo patrón que se toman en cuenta serán los de duración de la contracción muscular, velocidad, tensión y desgaste emocional. Como bien dice Jose Mourinho: “En vez de desarrollar la ‘fuerza’ de una forma aislada o descontextualizada, lo hacemos a través de ejercicios con características similares al juego, jugando con el espacio, el tiempo, el número de jugadores y las reglas que les imponemos. Así estamos desarrollando algo relacionado con la fuerza, pero en un contexto más específico. ¿Cuál es para mí el significado de fuerza en el fútbol? Es tener la capacidad de arrancar, frenar, cambiar de dirección, saltar para cabecear…etc. No utilizo programas individuales de musculación con mis jugadores para mantener o potenciar algunas cualidades, todo lo que hacemos se relaciona con nuestro modelo de juego”. “El gimnasio y las máquinas de musculación son para el departamento médico, para usarlo en la rehabilitación de lesiones”. Esta metodología le ha generado críticas notables, en especial en el Inter. Rui Faria se defiende: “Fuimos criticados por el sistema de trabajo utilizado en el Inter. Por lo visto, nuestra forma de entrenar no permitía trabajar la fuerza ni la resistencia. Y en realidad, tenían razón. No es esa la fuerza ni la resistencia que pretendemos conseguir. Son cosas completamente diferentes, con una especificidad distinta. Pero los resultados hablan por nosotros”. “No corremos, del mismo modo que quien practica atletismo no juega al fútbol para entrenarse”. “¿Ha visto alguna vez a algún pianista correr alrededor del piano antes de empezar a tocar? En nuestra metodología tampoco damos vueltas alrededor del campo”.

Justificación del concepto de Fuerza según Vitor Frade:
El profesor justifica dicho enfoque afirmando como lo hace José Mourinho, que para él, la fuerza es la capacidad de frenar y arrancar, girar, saltar, rematar etc pero según un momento táctico que se da según el juego, nunca en un gimnasio de forma aislada. En consecuencia para el no tendría mucho sentido trabajarlo de forma aislada. Afirma que el músculo es un “órgano sensorial” y no un órgano generador de potencia. El ejercicio de musculación no toma al músculo de esta forma, no será un transmisor de tensión sino un generador de fuerza, en consecuencia no cumple con los parámetros metodológicos de especificidad. Si lo cumple el entrenamiento pliométrico que si se utiliza. Dice que “hay entrenadores y fisiólogos que afirman que el músculo es ciego y debido a esto defienden que es tan importante la propioceptividad. No entienden que es la misma propioceptividad del músculo lo que hace que sea un órgano sensorial. Una cantidad de mecano-receptores que se alteran para captar, la evolución del cuerpo en un tiempo y espacio”. Afirma que “todo individuo tiene una historia motora que es fruto de esa vida personal que ha vivenciado, si intenta ir a conseguir o ganar algo que no tiene, va a interferir con esa historia, que es patrimonio suyo”. “De esta forma va el individuo a hipotecar mucho de su patrimonio coordinativo que ha adquirido de forma natural durante años de forma contra-natura”. Afirma que “altera la relación del cuerpo con el cuerpo, hay dos tipos de timing: a) La co-contracción o coordinación intermuscular. Al trabajar las mismas habrá cadenas que pasan a degradarse, que pasan a estorbarse entre sí. Es una contracción que es contraria a la que ve el deportista en el juego que es espontánea y específica. b) De ajuste muscular a la alteración sistémica de juego. Al estar jugando con la musculación, estaremos engañando al sistema nervioso con esto. De esta forma vamos a obstruir las posibilidades que el deportista tiene para jugar el fútbol. Se puede hipertrofiar una zona muscular cuando sabemos que los tendones no trabajan de la misma forma, porque no es natural. Se le ha preguntado a Rui Faría mucho debido a su diferente enfoque (debemos ser sinceros que nosotros también desconfiábamos en su momento al inicio) el uso de trabajos de gimnasio, musculación o trabajo con pesas en los diferentes planteles donde han estado. El propio Rui Faría (en entrevista cuando estaban en el Chelsea) lo afirma de la siguiente forma: “Nuestra perspectiva de trabajo, no fomenta esto porque no cree que esto (el trabajo de musculación) pueda privilegiar en términos de rendimiento nuestra labor”. “El que diga que nosotros trabajamos con entrenadores personales, con trabajos con aparatos o en la piscina, lo hace de forma muy ligera y tonta, mostrando una total falta de respeto y desconocimiento. Yo como segundo responsable junto con el entrenador, encuentro ridículo que nosotros digamos que hacemos una cosa y luego hacemos otra. El que quiera puede ir a averiguar o fácilmente puede constatar si es verdad o no”.
  “En el inicio, jugaba y creía que las cosas sucedían porque sí. Me sentí verdaderamente jugador, cuando entendí que estas sucedían porque hay una lógica. O sea, aprendí a descifrar el juego”.
Pep Guardiola.

                                                                                                Óscar Méndez Albano.