domingo, 30 de septiembre de 2012

El ‘método Cristiano’

PRACTICA DURANTE 25 MINUTOS EN SOLITARIO DESPUÉS DE CADA ENTRENAMIENTO.
Nuevas maniobras para desequilibrar a sus rivales.


Cristiano Ronaldo está realizando entrenamientos específicos encaminados a depurar sus recursos técnicos. La finalidad es conseguir perfeccionar sus movimientos, con y sin balón, y ejecutarlos de una forma casi instintiva, más rápida y eficaz. Está en constante evolución.
En su cuarta temporada en España considera que ya hay equipos y marcadores que le conocen a fondo, con lo que su capacidad de sorpresa se puede ver reducida. No son entrenamientos con el objetivo de mejorar su físico. Esto ya lo hace en el gimnasio, donde ejercita y pone a tono cada uno de sus músculos.
Busca perfeccionar aquello que realiza habitualmente y ahora experimenta con otro tipo de regates. En los últimos partidos ha prescindido de la bicicleta, su regate más común, con el que se siente más cómodo.
Desde hace poco tiempo practica con asiduidad la cola de vaca. Trata de encontrar regates diferentes para desequilibrar a sus marcadores.
Repertorio variado
Después de cada entrenamiento con el grupo, de estirar con el resto de compañeros, se marcha a otro campo. Allí pone una serie de picas y conos con los que se enfrenta. El ejercicio dura de 20 a 25 minutos.

Solo y con una serie de balones, busca y practica algo nuevo. Perfecciona sus quiebros, la salida con y sin balón, su forma de conducirlo… Practicar, practicar y practicar.
Nunca se deja de aprender. Este es uno de los lemas que se le podría aplicar a Cristiano Ronaldo. Se trata de un jugador explosivo, con unas características físicas privilegiadas y que resultan decisivas en su juego. Pero no se conforma con ello. Sabe que necesita algo más para seguir creciendo.
Su repertorio es variado. Lo demostró durante su etapa en el Manchester United y ahora en el Real Madrid. Para conseguir fajarse de férreos marcajes ha tenido que utilizar todo tipo de gestos técnicos: bicicletas, ruletas, pases y remates de tacón —famoso es su gol en Vallecas de esta forma—, rabonas, autopases, espaldinhas, pases con el pecho… Van desde lo sencillo a lo más complicado.
Su regate depende de la ubicación que ocupe en el campo. No es lo mismo jugar pegado a la banda, donde tiene menos espacios, que en la frontal del área, por donde también aparece. De interior tiene que buscar las diagonales y por el centro, la forma más rápida para armar el disparo o dar la asistencia. Él mismo estudia sus movimientos.
Del último gesto que está plenamente satisfecho fue del gol que marcó al Manchester City en el primer partido de esta fase de grupos de la Champions, que sirvió para ganar los tres puntos. Sorprendió a Hart, portero del City, y su defensa con un movimiento rápido y un disparo seco.

Autor: ULISES SÁNCHEZ-FLOR
Fuente: www.marca.com

                                           Óscar Méndez Albano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario