martes, 29 de enero de 2013


El modelo de Mourinho: la sentencia del tercer año.


Desde que comenzara a ser un entrenador profesional reconocido, Mourinho solo ha disputado tres temporadas completas con un mismo equipo. Fue en el Chelsea. Mucho se ha hablado sobre esesegundo año mágico de los equipos que él dirige pero, ¿cómo soporta el sistema de trabajo de Mou el tercer año?
Mourinho estalla en el panorama internacional en el 2004. Culminó un trabajo espectacular de dos temporadas y media con la conquista la Liga de Campeones con el Oporto y se empieza a hablar de sumodelo.
Transgresor. Promueve una nueva corriente de pensamiento técnico para la gestión de equipos que ha desarrollado el profesor Vitor Frade: la Periodización Táctica. Cuando el universo entero hablaba de las distintas parcelas del desarrollo del jugador –física, técnica y táctica–, Mourinho implanta los criterios de su compatriota.
La teoría es sencilla: si se prepara a un grupo de hombres para jugar conforme a un sistema y un modelo de juego, de nada sirve proponerles entrenamientos que se alejen de la situación para la que se les está entrenando. Se eliminan de un plumazo entrenamientos físicos, largas carreras, series de resistencia, trabajos en el gimnasio, juegos grupales que poco tienen que ver con las situaciones que se viven en un campo de fútbol… Cada entrenamiento del plan que propone Mourinho, y que lleva a cabo en sus equipos, prepara al futbolista única y exclusivamente para adaptarlo al sistema y al modelo, la manera de jugar, que busca Mourinho.
Se crean futbolistas adaptados en cuerpo y alma al sistema de juego que él exige. Probablemente, jugadores que han vivido una dura pretemporada al amparo de otros entrenadores estén física, técnica y mentalmente más preparados, por ejemplo, para disputar una carrera popular o para trabajar juntos en cualquier otro ámbito deportivo. Sin embargo, ninguno de ellos está tan adaptado al sistema de juego del entrenador como lo puede estar cualquier futbolista de Mourinho. Hablando claro: Mou no prepara a deportistas, sino a máquinas que han asimilado su sistema de tal modo que, en situaciones similares, sus 22 futbolistas mostrarán una respuesta similar. Es el reflejo condicionado llevado al fútbol. El perro de Pavlov.
Sus jugadores han sido preparados de manera única y específica para la puesta en práctica de ese modelo. La exigencia para la que están preparados es la justa que se necesita para desarrollar el juego. No hay exigencias menores, pero tampoco mayores –pese a la fama de entrenador duro que en algunos momentos se le ha achacado–. Tanto es así, que asegura que en su equipo no existen picos extraordinarios de forma física o largas lagunas de concentración. Es el automatismo llevado a la máxima expresión.
Su sistema le da la razón observando sus etapas en los distintos equipos. Todos los grupos que ha dirigido han logrado el mejor porcentaje de victorias en liga o los mejores títulos en la segundas temporada a su cargo. Eso sustenta su teoría del sistema de entrenamiento integral, progresivo y con la única pretensión de insertar el modelo en la mente del futbolista. A más entreno, mayor asimilación del modelo de juego y, por tanto, mejores resultados.

EQUIPOAÑOPARTIDOS LIGA VICTORIASPORCENTAJETÍTULOS RELEVANTES
Oporto1º (Sólo media temporada)15  1173%
34     2779%Liga, Copa y UEFA
34   2573%Liga y Champions
Chelsea38  2976%Premier y Copa de Inglaterra
38  2976%Premier
38  2463%Copa de Inglaterra y FA Cup
Inter38  2566%Calcio
38  2463%Calcio, Copa de Italia y Champions
Real Madrid38  2976%Copa del Rey
38  3282%Liga Española
3º (aún no concluida)19  1158%

Como podemos ver en la tabla, la incógnita surge en el tercer año al frente de sus equipos. Aunque en el Oporto estuvo tres temporadas, también lo es que en la primera llegó mediado el campeonato, por lo que podríamos no tomar como fiable su periplo como entrenador del equipo portugués para evaluar su tercer año.
Su etapa en el Chelsea arroja más datos. En la primera temporada logra la Premier y la Carling. En la segunda logra la Premier de nuevo. En el tercero logró una nueva Copa de la Liga y la FA Cup. No consigue esta vez la Premier y su porcentaje de victorias es menor, pero lo cierto es que el entonces equipo de Mou, pese a estar inmerso en un debate sobre si abandonaría el club en aquel verano, logró dos títulos –aunque menores en consideración–. ¿El hecho de que no consiguiera la liga puede considerarse un fracaso, sabiendo que se lograron dos títulos? Queda a consideración del lector.
Ahora con el Real Madrid vuelve a afrontar un tercer año dirigiendo a un mismo equipo –en el Inter de Milán solo estuvo dos, ganándolo todo en el segundo–. Sabedores de que la Liga es una presa ya casi inalcanzable, la Copa del Rey y la Champions dictarán sentencia sobre el tercer año de Mou. Si no ganara ninguno, daría lugar a poner en duda el sistema de trabajo que él mismo ha promovido y que podría enseñar lagunas (aun así, con resultados envidiables). De conseguir algún título –especialmente la Liga de Campeones– podríamos hablar de un sistema eficaz y, sobre todo, constante en el tiempo para ganar títulos.
Autor:  Javier Coloma.
Fuente: http://www.martiperarnau.com

                                                                    Óscar Méndez Albano.

miércoles, 23 de enero de 2013


¿COMO ESTRUCTURAR UNA SESIÓN O UNIDAD DE ENTRENAMIENTO EN EL FÚTBOL?

Existen diferentes maneras teniendo en cuenta el modelo de juego a emplear y de acuerdo a las características de nuestros jugadores.
Se divide en:

1)    Practicas Funcionales
2)    Juegos Pequeños
3)    Fases de Juego
4)    Juego 11 v 11

Prácticas funcionales (Functional Practice “FP”): Sesiones que operan en una zona determinada del campo para aumentar el realismo y el conocimiento posicional se utiliza un mínimo de jugadores ( 4 o 5 por equipo) con el objetivo de que el jugador asimile la información y practique con suficiente espacio.

Juegos Pequeños ( 8 v 8 ) (Small sided game “SSG”): Situación del partido en que el número de jugadores es entre 6 y 8 por equipo. Se juega en un 60% de la cancha con 2 porterias con el objetivo de ir agregando jugadores y mejorar las practicas funcionales.

Fases de juego (Phase of play “POP”): Las sesiones se llevan a cabo utilizando todo el ancho de la cancha y 2 / 3 de su longitud, la practica se hace con 2 equipos de 11 jugadores donde se realizaran ejercicios tácticos enfocados realisticamente en base a las practicas funcionales y juegos pequeños.

Juego de 11 v 11(Play Mach “PM”): Sessiones de 11 jugadores por equipo donde se pone en practica las técnicas practicadas en las 3 fases anteriores.

Ejemplos: Método Práctico Fútbol Ingles.

Prácticas Funcionales (Functional Practice "FP")

Como entrenar el ataque por las bandas.

Diagrama 1

La práctica funcional debe tener una progresión.
Una vez los jugadores captan el mensaje, se debe proceder a explicar las diferentes opciones que los jugadores tienen y profundizar en los conceptos de esta fase del juego.

Diagrama 2

¿Como explotar el espacio libre dejado por los bandas que atacan por el medio?



Diagrama 3
¿Como explotar la salida por las bandas con el volante central y el carrilero o lateral que atacan por la banda y por el medio?


Juegos Pequeños ( 8 v 8 ) (Small sided game “SSG”)


Diagrama 1
Progresión:


Dos equipos (8 vs 8)+(2 Arqueros) compiten normalmente con la condición de que un equipo sólo puede ocupar el espacio por detrás  de la línea de 25 yardas en el campo contrario del espacio delimitado. Tiros de  esquinas, tiros libres,saques de banda son todos, de un partido real.


                                                                      Diagrama 2

                                                                     Progresión:
 Los 7 jugadores de campo deben de dar 7 pases entre sí para luego dar un pase a uno de los porteros en las manos para marcar un punto. Primer equipo en marcar 5 puntos es el ganador. Después del  punto al portero le devuelve  el balón al equipo que  anotó.

Fases de juego (Phase of play "POP")
                                                                   Diagrama 1



Diagrama 2

Progresión:
1.  La práctica funcional debe tener una progresión.
Una vez los jugadores captan el mensaje, se debe proceder a explicar las diferentes opciones que los jugadores tienen y profundizar en los conceptos de esta fase del juego.

Juego de 11 v 11(Play Mach “PM”)


Progresión:
Cada equipo debe trabajar en las diferentes zonas del campo tratando de evitar que el contrario le haga superioridad numérica en fase ofensiva y defensiva. El entrenador podrá dar tareas y obligaciones que deben tener los jugadores en los diferentes sectores de la cancha. Jugar a 3, 2,1 a un toque en toda la cancha; en mitad de cancha en su sector defensivo jugar a 3, 2,1 toques y en sector ofensivo jugar libre; Si hay anotación y los jugadores no han salido del sector defensivo, el  gol vale por 2 o un atacante esta en zona defensiva se anula el gol.


 Autor: HECTOR VARELA


" Todos los entrenadores hablan sobre movimiento, sobre correr mucho. Yo digo que no es necesario correr tanto. El fútbol es un juego que se juega con el cerebro. Debes estar en el lugar adecuado, en el momento adecuado, ni demasiado pronto ni demasiado tarde. "
 - Johan Cruyff


                                                          Óscar Méndez Albano.













sábado, 19 de enero de 2013


El management según Carlos Bianchi

¿Cómo gestiona el DT de Boca? Un principio clave del liderazgo es “ser el ejemplo”. Opinión de Ricardo Peirano.

Un amigo argentino que leyó la carta del domingo pasado sobre los 7 consejos de liderazgo del famoso profesor y autor Deepak Chopra, me envió un mail diciéndome: “Acá te paso un artículo de La Nación que contiene un buen resumen de los principios de management de Carlos Bianchi, exitoso futbolista y más exitoso aún director técnico de Vélez Sarsfield y Boca Juniors con quienes salió Campeón de América (3 veces con Boca Juniors y una con Vélez) y del la Copa Intercontinental (2 veces con Boca y 1 con Vélez). Te pueden servir”, me dijo mi amigo.
Y efectivamente, me sirven  y las citas que haré son tomadas de dicho artículo. Y uno ve que los principios de Chopra no están muy lejos de los de Bianchi, aunque uno venga de la academia y otro de los campos de fútbol. Por eso en la carta anterior yo anticipaba que los principios de Chopra eran útiles “para políticos, directivos, empresarios y para cualquiera llamado a dirigir una organización sin fines de lucro o un equipo de trabajo dentro de un empresa o dentro de un gobierno”. Pues bien, Carlos Bianchi ha dirigido equipos de fútbol que no son estrictamente empresas, que no suelen tener fines de lucro pero que son organizaciones muy demandantes que procuran alcanzar objetivos como campeonatos o, en el peor de los casos, evitar los descensos. Bianchi comienza ahora su tercera etapa en Boca Juniors y seguramente va a necesitar recurrir a sus principios que tanto éxito le dieron y que si no lo llevaron a conducir la selección argentina fue exclusivamente por la mezquindad de los directivos de la AFA.
Bianchi considera fundamental el “manejo del grupo”. No son jugadores aislados sino partes esenciales de un equipo. En una charla ante empresarios en 2008, Bianchi señaló que lo que más le costó al principio fue conducir un grupo de argentinos porque “el argentino lo cuestiona todo”. A medida que Bianchi empezó a acumular títulos en clubes no tan poderosos como Vélez ya los cuestionamientos bajaron de nivel drásticamente.
Para Bianchi otro principio clave del management o del liderazgo es “ser el ejemplo”. El que dirige tiene que ir por delante. “Yo conocí, dice Bianchi en un artículo publicado en La Nación, un presidente de un laboratorio que llegaba a las 7 porque los empleados entraban a las 8”. Y ese ejemplo, sostiene el DT, es vital para los que subordinados se sientan respaldados, algo que Bianchi ha procurado aplicar siempre a rajatabla.

La motivación del equipo es otro principio vital. Dice Bianchi que “hay que hacer comprender al grupo que todos son importantes”. Y para ello es importante tener gente inteligente. Y Bianchi define a la gente inteligente como aquel que deja de lado el ego personal, que da ejemplo y que respeta a todos por igual.
Y el respeto es también muy importante. Y no solo lo aplica en relación a su grupo, a cómo trata el a los jugadores sino respecto a los demás. Cuenta Bianchi que una vez que ganaron por goleada, sus jugadores empezaron a sobrar al cuadro contrario cantándole “Olé”. Se enojó mucho y al término del partido se encerró en el vestuario para dar a sus jugadores un gran reprimenda.

Y el quinto principio del más exitoso técnico argentino de la historia, es la motivación. Para Bianchi, “para que un jugador rinda hasta su máximo potencial tiene que creer en sí mismo, tiene que generar ese fuego sagrado”. Y reconoce que su tarea es convencerlo que aún puede rendir más y llegar más, tanto individualmente como en función del equipo.

Los consejos o principios de Bianchi, al igual de los de Deepak Chopra, sirven no solo para el fútbol sino para la política, la empresa, y cualquier otra actividad que involucre gente y organización. Lo que no hace más que confirmar que son principios generales que bien siendo cuidadosamente elaborados en un libro o bien siendo aplicados en la práctica deportiva, tienen su importancia y son condición necesaria en el camino del éxito. Respetar, dar ejemplo, motivar, ir por delante, son principios generales. 

Lamentablemente muchos los ignoran. Es cuando el ego se interpone y uno se cree más que los demás. Así les va, más allá de algunos éxitos efímeros.

"El Madrid juega a golearte; el Barça te golea mientras juega".

                                   Juanma Lillo.


                                                              Óscar Méndez Albano.

viernes, 11 de enero de 2013

Sesión Individual de Entrenamiento de  velocidad de desplazamiento.
Mario Gomez.
Bayern Munich.

A continuación veremos otra forma "diferente" de trabajo para mostrar que todas los enfoques o metodologías si son hechas de forma rigurosa todas cumplen con los objetivos a mediano o largo plazo.
Es un trabajo específico del delantero del Bayern Munich y selección Alemana Mario Gómez.
Un trabajo "descontextualizado" que en nuestro aso no hacemos, casi intermitente debido a la pausa que es hecha casi caminando o a un trote de muy baja intensidad. El mismo fue hecho en Doha, Quatar en la estadía del club Bávaro en dicho lugar.


Muy  importantes si lo son,  a este nivel en nuestra opinión, los trabajos específicos según las posiciones que los futbolistas ocupen en el terreno de juego ya que no es el mismo el trabajo que hace un medio, un central, un lateral o un delantero o un portero.

video



“Las medallas se ganan en los entrenamientos y se recogen en los campeonatos". 
 Martí Perarnau.


Fuente: http://www.footballscience.net


                                                                                        Óscar Méndez Albano.

domingo, 6 de enero de 2013


La autonomía del jugador

Aplicar automatismos en el fútbol de base genera siempre debate y controversia, con argumentos a favor y en contra. Como siempre, entre el blanco y el negro, hay una amplia escala de grises y es por ahí por donde debería transitar el debate, sin posiciones maximalistas. Por tanto, no podemos concebir, por ejemplo, los automatismos como un método y un objetivo al mismo tiempo. Son, sencillamente, una parte de la metodología para dotar a los jugadores y al equipo de una, digámoslo así, zona de seguridad. A nadie se le ocurriría hacerse a la mar sin una carta de navegación; no se puede buscar un tesoro a ciegas, sin tener el mapa que nos dé las pistas necesarias para no perdernos y desconcertarnos. 
Para eso deben servir los automatismos, no para aplicarlos sistemáticamente y para convertirlos en un corsé. Debemos hacer entender a los jóvenes jugadores que les estamos proponiendo diversas rutas para llegar a la meta, pero que también lo conseguirán combinando tramos de esos diferentes caminos, descubriendo atajos, es decir, creando nuevas vías alternativas a las que les hemos proporcionado.

Tenemos que animarles a no aplicar como robots lo que les mostramos; no buscamos crear autómatas sino procesadores que almacenen la información y busquen sus propias soluciones, en función de múltiples factores que se producen en el campo (posición y movimientos de los compañeros y adversarios, la zona del campo donde uno se encuentra, las condiciones atmosféricas, el esquema de juego que estamos utilizando y muchas más). Y eso solo lo conseguiremos si, además de explicarlo, somos capaces de crear un marco adecuado en las sesiones de entrenamiento para que surja esa creatividad, esa inspiración, esa búsqueda de nuevas vías. ¿Cómo? Potenciando en todo momento situaciones en las que el joven jugador tenga que tomar decisiones, dándole libertad para que las tome, reforzándole cuando haya tomado la iniciativa buscando nuevas soluciones y aplicando una corrección alentadora cuando el callejón donde se ha metido no tiene salida. También dejando que en las situaciones de juego reales puedan aparecer conexiones innatas entre los componentes del equipo, detectarlas y saber sacarles provecho.

Que un jugador sepa hacer un gesto técnico o táctico es importante, sí, pero también lo es que tenga la capacidad de interpretar cuándo es el momento idóneo para aplicarlo en beneficio del equipo. Solo se equivoca quien decide. Por tanto, si queremos formar jugadores autónomos, con criterio y capacidad de decisión, debemos ser tolerantes ante el error, darles un margen de actuación y, cuando apliquemos la corrección, potenciar siempre positivamente el hecho de que haya tenido iniciativa. Si no lo hacemos así, corremos el riesgo de provocar la inhibición del futbolista, que rechace el hecho de decidir, convirtiéndole así en un esclavo de los automatismos por culpa de la inseguridad creada.

Autor:  Martí Ayats   (Periodista y Entrenador de fútbol Nivel II).
Fuente: http://www.martiperarnau.com/

                                                      Óscar Méndez Albano.