martes, 30 de julio de 2013

Trabajo Defensivo Zonal.
Jurgen Klopp.
Borussia Dortmund.


A continuación veremos un trabajo muy simple pero muy elemental a la hora del trabajo defensivo zonal de la línea de cuatro de uno de los mejores entrenadores del mundo en este momento (en nuestra opinión).
Esto en cuanto a los cuatro defensas, mientras que los 7 "Atacantes" harán otro tipo de trabajo de finalización con oposición.

Momento: Organización Defensiva.

Principio: Cobertura Defensiva/ Equilibrio Defensivo.

Sub Principio: Sectorial/ Sector Defensivo.

Sub Principio del Sub Principio: Basculación defensiva (diagonales y pirámides defensivas), reducción de espacios a  lo ancho y largo/ No permitir pases interiores en zonas peligrosas/  Cuando quedar en línea y tirar el fuera de juego y cuando replegar/ Buena comunicación/ Coordinación Defensiva.

Desarrollo:
El ejercicio como se observa en el dibujo comienza con 4 defensas + 1 portero contra 4 medios, 2 extremos y 1 delantero.
Los 4 jugadores que tienen el balón, deberán circular el balón entre sí, mientras la línea de cuatro deberá bascular según donde se encuentre el balón cerrando espacios y líneas de pase. El Delantero deberá bascular también ofreciendo apoyo constante al poseedor del balón.






A la señal del entrenador (Klopp) el balón irá a uno de los dos extremos, lo desdoblará uno de los cuatro medios y se buscará un 7 v 4 + portero.
La línea de cuatro deberá replegar, según la situación tirar el fuera de juego, cerrar líneas de pase e intentar efectuar mediante una buena comunicación de modo de hacerlo lo  más efectivamente posible su funcionamiento.


video



"Yo a mis equipos los coloco bien en la cancha;
lo que pasa es que cuando empieza el partido los jugadores se mueven".
Alfio "Coco" Basile.

                                          Óscar Méndez Albano.

viernes, 19 de julio de 2013

El timing anticipatorio y la relación con la  toma de decisión en el fútbol moderno, una mirada sistémica.

 Durante mucho tiempo hemos visto como los conceptos van evolucionando, cambiando, adaptándose a los tiempos que corren. Hoy en día, con el avance científico que influye al deporte en general y especialmente el de alto rendimiento, vemos como muchas de las teorías que antes eran consideradas “intocables” van sucumbiendo a nuevas visiones de como abordar la metodología de entrenamiento en el fútbol actual.
Vemos como la ciencia y las nuevas corrientes cada vez más se basan o sustentan sobre nuevos paradigmas, que no son otra cosa que “modelos o patrones en cualquier disciplina científica u otro contexto epistemológico”. Lo Epistemólogico es lo que está relacionado con todo lo que tiene que ver con el origen del conocimiento científico.
Estas nuevas “visiones” de como abordar una misma problemática dan diferentes enfoques que pueden cambiar totalmente la forma de trabajar de un entrenador, preparador o cuerpo técnico.
Bajo este nueve paradigma, el de la complejidad y bajo el enfoque sistémico, relacionado en este caso al fútbol, se encuentra esta nueva metodología ideada y creada por el Profesor de la Universidad de Porto, Vitor Frade.
Su enfoque (como hemos mencionado otras veces aquí) ha transformado la metodología y la forma de enseñar/explicar/estimular/cuestionar el conocimiento que se pretende enseñar ya sea en edades tempranas en fases de aprendizaje como en deportistas de alto rendimiento como ha demostrado claramente su máximo exponente, como lo es, José Mourinho.
En resumen, lo que se intenta, es de darle o crear situaciones que se puedan dar en los encuentros durante toda la semana  y que el deportista pueda solucionarlas o resolverlas de la mejor forma. Estas situaciones deben tener conceptos o principios que nosotros pretendemos que los futbolistas resuelvan.

Como he escuchado muchas veces de diferentes periodistas deportivos, hay entrenadores que todavía no comprenden este aspecto, y se creen que al hacer un ejercicio de rondo o posesión, ya “con eso le estoy trabajando determinado concepto y que solo con eso  alcanza”. Los espacios reducidos, como los espacios grandes, como los rondos por si solos no tienen sentido sino tienen un concepto por detrás, un principio o sub principio.
Debemos propiciar situaciones donde hayan problemáticas con lo que se pretende enseñar de modo que cuando esa idea se de en un encuentro, pueda ser solucionada en tiempo real de la forma más adecuada.
Ahí es donde entra nuestro Modelo de Juego y sus principios y sub principios, que son las ideas o pilares donde nuestro MDJ se sustenta, en lo que se apoya.

Muchas veces, antes como jugador y luego como entrenador/preparador, hemos escuchado  decirle al jugador, “tienes que pensar” o “¿para que tienes la cabeza?”, sinceramente esto en nuestra opinión es una verdad a medias o una apreciación errónea, porque en el fútbol como la mayoría de deportes de pelota…… no hay tiempo para pensar!

Las acciones se ejecutan en cientos de milésimas de segundos, son en su mayoría de casos pre o sub-conscientes. Las acciones no llegan nunca a ser conscientes, y cuando ocurren, generalmente es cuando el jugador tiende a equivocarse porque las mismas se vuelven predecibles y son anuladas/superadas  por el rival.
  




En consecuencia, como afirma Vitor Frade, bajo esta metodología, la Periodización
Táctica que se apoya en sus principios metodológicos como los son los de Especificidad, Alternancia Horizontal en Especificidad, Progresión Compleja y Propensiones,  y especialmente bajo el de especificidad, bajo el cual todos nuestros ejercicios serán dotados de una similitud al juego real, muy grande.
Las acciones tendrán oposición, tendrán un espacio determinado, serán a determinada velocidad (táctica),  donde al cambiar cualquiera de estos factores modificará todo (Principio de la Psicología Gestáltica donde cualquier cambio de los factores afecta al resto y por ende a la totalidad).
Esto lo haremos de muchas diferentes formas durante la semana según el Principio de Alternancia Horizontal en especificidad.
Durante muchos años, la ciencia  basada en estudios de la Frenología, se  pensó que el cerebro  funcionaba por partes (esto gracias al Paradigma Cartesiano y su influencia sobre el pensamiento científico), de forma casi separada. Gracias a los estudios más recientes, se ha determinado que el cerebro funciona por áreas interconectadas. Las mismas influirían no solo en los procesos de razonamiento sino también en la toma de decisión.

Como se observa en la figura, el cerebro humano está constituido por dos hemisferios, el izquierdo y derecho donde el hemisferio izquierdo comanda el lado derecho del cuerpo humano y el hemisferio derecho el izquierdo del cuerpo.
El funcionamiento de estos hemisferios difiere en el tipo de procesamiento. En el izquierdo predominan las representaciones parciales y por eso, funciona de un modo lógico y analítico donde predomina el pensamiento lineal (en lo que se ha basado durante muchos años el conocimiento científico, el Pensamiento Cartesiano).
En el derecho predominan los pensamientos globales, es decir el razonamiento  de forma conjunta. En todas las personas predomina un hemisferio sobre el otro.
A pesar de existir diferentes tipos de procesamiento en cada hemisferio, el cerebro funciona como un “todo”.
Todo el proceso se resume en una cuestión de coordinación porque las funciones son el producto de  la acción coordinada entre las diferentes regiones cerebrales. De este modo, las zonas cerebrales interactúan e  influyen entre sí.
Según Damaso (Neurólogo Portugués) el hemisferio derecho está relacionado a las  acciones espaciales, musicales y conductuales/comportamentales.
Las representaciones del hemisferio izquierdo sin embargo, son recibidas a través del otro hemisferio (el derecho) que hacen que estas representaciones sean modificadas y adquieran un sentido más global.
De acuerdo a Laborit “se puede decir que el hemisferio izquierdo es Cartesiano y el derecho es místico”.

El fenómeno de la plasticidad sináptica: la explicación del porque no se trabaja de forma descontextualizada.
Relacionando esto con nuestro deporte y su aprendizaje, la forma como los atletas van a aprender será mucho más accesible si el proceso se va dando de una forma global o sea dentro de un modelo de juego, dentro de un entorno,  a través de este proceso se desarrolla un “lenguaje” común que hará que los conceptos/principios puedan ser adquiridos de forma más económica (en el tiempo) y de forma más clara y puedan ser interiorizados de forma más eficiente. Luego se irá fractando o dividiendo en partes  toda esta información, todos estos principios/sub principios para su mayor comprensión.
Al estar estos contextualizados, no serán conceptos abstractos sino que el “aprendiendo” podrá fácilmente relacionarlos, percibirlos luego de un corto período de tiempo que facilitarán luego al repetirlos una y  otra vez, mediante la repetición sistemática. Al vivenciarlos de forma específica le será más accesible interiorizar dicha información.


Nuestra memoria suele relacionarse con un conjunto de representaciones que suelen asociarse. A través del hipocampo, capturamos la memoria de determinada actividad neuronal y por eso, cuando nos encontramos con una actividad semejante utilizamos esas representaciones para facilitar esa interpretación.
Por esto se torna tan importante trabajar en especificidad, suele recordarse más fácilmente la información debido a dicho mecanismo y  esas representaciones al ser  familiares, dentro de un contexto específico del jugar se evocan con más facilidad. No debemos olvidar que la memoria es totalmente selectiva, y si se encuentra en un contexto específico donde haya una familiaridad con lo que se está haciendo, será asociada y recordada mucho más fácilmente que si no lo está.

Algunos trabajos recientes de neurobiología sugieren que  las redes neuronales están sujetas  a alteraciones permanentes una vez que las sinapsis son modeladas por la experiencia. En otras palabras, la experiencia vivida influye en como se comunican nuestras neuronas cerebrales. El trabajo específico relacionándolo con nuestros principios y sub principios de nuestro modelo de juego es como esta Escuela del Profesor Frade logra esto.
La actividad frecuente de la interconexión neuronal refuerza las conexiones sinápticas en términos estructurales y funcionales. O sea, entrenando en especificidad,  a través de este proceso se  formarán nuevas sinapsis y modificarán su tamaño y forma. A este proceso se le da el nombre de plasticidad sináptica.
En consecuencia vemos como la experiencia promueve la adaptación de las redes neuronales y consecuentemente concluimos que “cada jugar comprende una nueva adaptación”.

El trabajo descontextualizado o solo físico, echaría por tierra todas estas conexiones neuronales que logramos mediante  el trabajo específico.
En este sentido José Mourinho afirma “Las personas están obsesionadas con la vertiente Física que solo ven al músculo como un órgano generador de trabajo y no como un órgano sensible”.

Para entenderlo de mejor manera: Imaginemos que un entrenador trabaja de forma específica poniendo énfasis en sus principios y sub principios de su modelo de juego y a pesar de esto, luego del entrenamiento les pide a los jugadores que realicen ejercicios en  maquinas de musculación para reforzar muscularmente el trabajo. A través de esta situación, el entrenador hace que estos “arreglos” de las redes neuronales se alteren porque los jugadores absorben (por el fenómeno referido de plasticidad sináptica) nuevos estímulos e informaciones que no convergen para que fuera desarrollado. O sea estos ejercicios condicionan y perturban la configuración diseñada por el proceso de entrenamiento.

Siguiendo con esta lógica, Tani (2002) afirma que en las actividades donde el ambiente se altera constantemente, la calidad del desempeño depende principalmente de la adaptabilidad al movimiento… o sea de la eficacia del comportamiento. Y para esto, comprende al movimiento en relación a la energía y la información, donde la energía es eficaz solo cuando es controlada por la información. En virtud de esto, muestra que el éxito  del movimiento (respuesta motora) depende de la información que logra cuando interviene.
En este sentido afirma que lo más importante en todo este proceso es lo que denomina como “Timing o coordinación  Anticipatoria” y que nosotros la relacionamos con la Toma de decisión en el fútbol, y que la misma  se caracteriza por la ser la capacidad de organizar y desarrollar una respuesta motora de forma precisa para conseguir una respuesta eficaz.

¿Como mejorar este timing anticipatorio y por ende esa toma de decisión?
Los recuerdos son el producto de la realidad y las representaciones que vamos creando o haciendo. Los mecanismos de plasticidad sináptica están en el origen de la realidad interna inconsciente. Esta realidad interna inconsciente se desarrolla a su vez a través de la Amígdala y  de la corteza insular, que se unen o ligan en la corteza pre-frontal y que memorizan las representaciones para un posible recuerdo. O sea, crean ciertas formas de memoria.  Este mecanismo tiene un papel muy importante en el proceso de la toma de decisión debido a que se observa una actividad inconsciente en nuestro cerebro que precede a la conciencia de la acción. De modo de ejemplo podemos afirmar que cuando una persona decide levantarse de la cama, la misma es una intención previa que se forma en la corteza frontal. A partir de esta intención previa consciente, la corteza frontal estimula la corteza parietal que crea una intención en acción o que se responsabiliza por ejecutar la intención previa en la intención de la acción y luego una vez que interactúa con la corteza motora se ejecutará dicha acción de forma precisa en los movimientos.

En consecuencia, en la corteza motora, estimulada por la corteza parietal se verifica una actividad neuronal que no es otra cosa que el potencial de preparación motora. Aclarar que este potencial de preparación motora, actúa de forma inconsciente, es decir, que nosotros no nos damos cuenta de su existencia ni de su funcionamiento. 
El mismo arranca aproximadamente a los 350 mseg, antes que tengamos conciencia de la acción a ejecutar.
Solo que después que se ha formado, y que este potencial es enviado a la corteza parietal es que de este modo pasa la persona a tener conciencia de esa intención de la acción, esto ocurre en otros 200 mseg, antes que la acción acontezca u ocurra.
Con esta transmisión o flujo, la intención previa formada en la corteza frontal se torna o transforma en la  intención de la acción en la corteza parietal.
De este modo vemos como la corteza motora crea una simulación de la forma de como nos vamos a levantar, a saltar o simplemente movernos.  Así, este mecanismo precede a nuestra conciencia de intención de ejecutar una acción, la misma es inconsciente, y  que es determinante en la precisión de los movimientos motores o motrices.
Relacionándolo con el juego en sí, de esta forma estaríamos estimulando/entrenando estos procesos cerebrales que se dan en la corteza parietal. Entrenándolos de forma inconsciente que es como estos procesos ocurren en nuestro organismo,  a una gran velocidad,  sin darnos cuenta.
Aunque en algunos casos no siempre la intención de acción se hace efectiva en acción porque en el caso de haber una divergencia o desacuerdo con la intención previa, la acción será inhibida.
En el momento que tomamos conciencia de una acción precisa,  de la intención de la acción, la corteza frontal puede inhibir la acción cuando percibe que ella no se ajusta a lo que pretende  (Por ejemplo cuando percibimos que es Domingo y no necesitamos levantarnos). Todavía la corteza frontal dispone de apenas 200 mseg para hacerlo. Este mecanismo es sumamente útil para algunas situaciones que se dan en el juego específico donde existe un contexto variable, donde hay muchos estímulos en constante dinámica y donde el futbolista debe elegir la mejor opción en forma instantánea...sin pensar.
Este proceso es el resultado de las vivencias y de la realidad inconsciente que el entrenamiento promueve. Aquí yace su gran importancia.




A modo de resumen podemos agregar que:
1- La corteza frontal crea la intención previa (donde se inicia el proceso).
2- A partir de esa intención previa, se activa la corteza parietal.
3- La corteza parietal activa la corteza motora donde crea el potencial de preparación motora a través del cual esboza con precisión la acción a ejecutar (200 mseg).
4- Esta representación de la acción es enviada hacia la corteza parietal donde adquiere conciencia (que sucede en unos 350 mseg desde el inicio  del potencial de preparación motora).
5- Luego de esta interacción entre la corteza motora y la corteza parietal adquirimos consciencia de esa intención de la acción, luego de aproximadamente unos 550 mseg
(200 mseg + 350 mseg = 550 mseg).
6- A partir de aquí, restan solo 200 mseg para:
a) Enviar esa intención a las estructuras neuro-musculares para concretar esa acción en un comportamiento determinado.
b) En caso de conflicto la corteza frontal anulará esa intención que no se concretará.

Referencia Bibliográfica:
 "Do pé como técnica ao Pensamento Técnico dos Pés Dentro da Caixa Preta da Periodizaçao Táctica" Um estudo de Caso. Marisa Silva Gomes
Fadeup. Porto 2006.
"A conversa com Vitor Frade". Nuno Amieiro.
Fadeup.
"El error de Descartes". Antonio Damasio.
Editorial Andrés Bello.


“Nosotros no solo entrenamos músculos, también entrenamos cerebros”.
Horacio Anselmi


 Autor: Óscar Méndez Albano.