lunes, 13 de octubre de 2014

analizan los pases de los equipos de fútbol

La teoría de redes desvela los secretos 


del tiki-taka



Una de las grandes aspiraciones de muchos equipos de fútbol moderno es ofrecer un estilo de juego con el que identificarse y que a la vez resulte eficaz. Entre esos equipos ha destacado durante los últimos años el F.C. Barcelona, cuyo juego, basado en la posesión y la rápida circulación de balón, ha sido adoptado como una seña de identidad por parte del club. Pero, ¿es posible, desde un punto de vista científico tener un estilo único jugando al fútbol?
Pese a que para muchos aficionados resulta fácil diferenciar el estilo de juego del Barcelona, es complicado mostrar esa diferencia a través de los datos. Sin embargo, un reciente estudio en el que ha trabajado un investigador español ha conseguido caracterizar el patrón de juego del equipo catalán y ha demostrado que es claramente diferente al resto, no solo en la liga española, sino también entre los equipos de las grandes ligas europeas.

Los investigadores han analizado los pases de los partidos

 de las primeras divisiones de las ligas española, inglesa,

 francesa, alemana e italiana durante la temporada 

2012/2013


Para llegar a esta conclusión los autores del estudio, entre los que se encuentra el director de I+D de Telefónica, Pablo Rodríguez, han aplicado la teoría de redes para estudiar y caracterizar los patrones de juego de los distintos equipos del continente.
Partiendo de que los jugadores de un equipo pueden formar una red, los investigadores han analizado los pases de todos los partidos de fútbol de las primeras divisiones de las competiciones española, inglesa, francesa, alemana e italiana durante la temporada 2012/2013. Una labor compleja, ya que solo en la española se juegan 380 partidos en los que se realizan más de 250.000 pases.


Partiendo de que los jugadores de un equipo pueden formar una red, los investigadores han analizado los pases de todos los partidos de fútbol de las primeras divisiones de las competiciones española, inglesa, francesa, alemana e italiana durante la temporada 2012/2013. Una labor compleja, ya que solo en la española se juegan 380 partidos en los que se realizan más de 250.000 pases.

Contando las distintas secuencias de pases
Para analizar los patrones de juego los investigadores han definido cuatro secuencias de pase diferentes, contando tres pases consecutivos entre jugadores. Estas secuencias se definieron como ABAB, ABAC, ABCA y ABCD. De forma que en el ABAC, el jugador 1 da un pase al jugador 2, que devuelve el balón al jugador 1, que finalmente se lo pasa al 3.
Los resultados, presentados en la conferencia KDD2014 en Nueva York, mostraron que el F.C. Barcelona tenía menos secuencias de pase del tipo ABCD, que se puede considerar la más simple, ya que es una secuencia de 3 pases entre 4 jugadores diferentes (el jugador 1 pasa al 2, éste al 3 que finalmente pasa al 4). Sin embargo, utiliza dos de las otras tres secuencias de forma mucho más frecuente que el resto de equipos: las ABAB y ABAC. La estructura de estas secuencias se considera más compleja dado que implica que dos jugadores se pasen el balón mutuamente en más de una ocasión, lo que en el mundo del fútbol se conoce habitualmente como una pared.
Sin embargo, según los autores del estudio los patrones de juego del Barcelona no pueden reducirse a afirmar que este equipo hace más paredes que el resto. Según Rodríguez, “este tipo de jugadas pueden hacer que se formen grupos de jugadores aislados del resto y eso no ocurre en este caso. Lo que hemos observado es que su forma de jugar hace que los jugadores estén más conectados, lo que ofrece más alternativas de juego”.

Precisamente, el siguiente paso del estudio será comenzar a analizar a los jugadores que no están incluidos en estas secuencias: “Para nosotros también es importante incluir a los jugadores que no están alrededor del balón, eso haría más completo el análisis y será nuestro siguiente paso”, afirma Rodríguez.
Ciencia aplicada al deporte
Pero la aplicación de la teoría de redes no es algo novedoso en el mundo del fútbol. Existen estudios anteriores que ya han analizado estrategias de juego mediante este método. En esos casos el análisis se centraba en estudiar el número de pases, la distancia recorrida por el balón o los jugadores involucrados. “Nosotros observamos cómo evolucionan con el tiempo los distintos patrones de pases. El objetivo de nuestro estudio, a diferencia de los anteriores, no es tanto analizar la estructura sino la evolución y la adaptación según avanza el juego”, asegura Rodríguez.
Entre los estudios anteriores se encuentran varios trabajos de otro investigador español, Javier López Peña, Profesor del University College de Londres, quien ha valorado positivamente el trabajo de Rodríguez: “Creo que aporta un punto de vista diferente a la hora de describir cual es el estilo de juego de un equipo. Este término no está definido científicamente, por lo que de momento nos tenemos que limitar a buscar elementos diferenciadores entre equipos y después comprobar cómo estas diferencias se corresponden con el conocimiento general del juego”.
El 95% del tiempo de un partido de fútbol transcurre

dando pases, no tirando a puerta ni marcando goles

Para López Peña la aplicación de la teoría de redes al mundo del fútbol es una manera diferente y necesaria de resumir lo que pasa en el terreno de juego, ya que “el 95% del tiempo de un partido de fútbol transcurre dando pases, no tirando a puerta ni marcando goles, sin embargo los pases apenas se analizan en las estadísticas post-partido”. Pero para ello, insiste, “hay que introducir técnicas de análisis más sofisticadas que vayan más allá de simplemente contar cuántos pases ha dado un equipo”. 
Según ambos investigadores este tipo de análisis puede ofrecer información inmediata muy útil sobre el flujo de juego de un equipo, indicando si abusa de los pases en largo o si buscan siempre a los mismos jugadores, pero también puede ayudar a detectar cosas más sutiles. “Por ejemplo, si hay dos jugadores en posiciones cercanas en el campo que se pasan el balón con una frecuencia significativamente inferior a la que sería habitual, esto puede ser un indicador de que hay algún tipo de tensión o problema entre los jugadores. Para el entrenador y el equipo, detectar estas cosas lo antes posible es muy importante”, afirma López Peña.
La utilización de este tipo de análisis se va introduciendo poco a poco en el mundo del fútbol, sin embargo, ambos investigadores reconocen que siempre habrá ciertas limitaciones. “Es complicado conocer todo, ya que no solo influyen las estrategias, sino que también existen otros factores que aún no se pueden calcular matemáticamente, como la motivación de los jugadores, la influencia del ambiente, etc.”, asegura Rodríguez.
Igualmente López Peña reconoce que “hay nociones referidas al fútbol que son subjetivas, por lo que no sería razonable decir que nuestros números tengan la última palabra sobre el tema”. Al fin y al cabo, y como dijera en su día Vujadin Boskov: “fútbol es fútbol”.

Autor: Teguayco Pinto
Fuente: http://www.elconfidencial.com/tecnologia/2014-10-13/la-teoria-de-redes-desvela-los-secretos-del-tiki-taka_233426/

"En la mayor parte de los sistemas físicos naturales y en todos los sistemas biológicos, la organización es activa: organización. (...) Sobre todo se trata de concebir la organización: a) como reorganización permanente de un sistema que tiende a desorganizarse; b) como reorganización permanente en sí, es decir, no solamente organización, sino auto-reorganización."
Edgar Morín.





jueves, 18 de septiembre de 2014

Indicaciones de Luis Enrique antes del inicio del segundo tiempo ante el Apoel de Nicosia.

Indicaciones del entrenador Blaugrana Luis Enrique de diversos aspectos tácticos sobre diferentes principios de juego del F.C. Barcelona en el entre-tiempo por la copa de Campeones.


"El fútbol es como una rosaleda donde están las rosas más hermosas, pero nadie puede agarrar una sin pincharse".

Carlos Queiroz


                        Óscar Méndez Albano

                           

viernes, 12 de septiembre de 2014

El concepto de hombre libre

por ENRIC SORIANO el 4 agosto, 2014 • 10:19
“Un jugador es hombre libre, cuando recibe balón, sin oposición de marca, y además dispone de mucho tiempo y espacio para generar nuevas cosas. El objetivo fundamental del juego de posición es encontrar un hombre libre a la espalda de la línea que presiona el balón”.
Dani Fernández

El concepto de hombre libre es uno de los más manoseados del fútbol. En cuanto un jugador recibe sin oposición se habla de hombre libre. No digo que no sea así. Desde luego el hombre libre es el que recibe sin oposición cerca, en una situación de uno contra cero. Como el propio término indica, es aquel que recibe libre. Sin embargo, hay que diferenciar las ocasiones en las que el hombre libre aparece por el propio desarrollo del juego, en las que está libre por tener el par lejos, de las ocasiones en las que mediante conductas construidas encontramos al hombre libre. Mientras que en la primera ocasión se es hombre libre, en la segunda ese hombre libre es generado.
El hombre libre es el grado máximo de superioridad posicional que existe en el fútbol. Por eso encontrar al hombre libre es el objetivo fundamental del juego de posición. Eso sí, encontrarlo en posiciones ventajosas, principalmente por delante de la línea de balón. Nuestro portero generalmente se encontrará libre, aunque jugar constantemente con él sería una memez ya que, pese a que sea el hombre libre, no progresaríamos en el juego y como hombre libre sería muchas veces incapaz de generar ventaja en beneficio colectivo. Por tanto, si buscamos al hombre libre para que cree ventajas y haga daño al rival, jugando con el portero no lo conseguiríamos, por muy libre que se encuentre. Por eso es fundamental encontrar al jugador libre en situaciones en las que sea capaz de crear desequilibrios. Principalmente a la espalda de la línea de presión.
Para llegar al hombre libre podremos utilizar distintas conductas construidas como pueden ser las conducciones para dividir, la ocupación de posiciones intermedias, fijaciones (también desde posiciones intermedias), situaciones de asimetrías numéricas, etc.
FIJACIONES
“Es fundamental que los jugadores jueguen con la intención del contrario, ese es el gran valor. Que el rival sienta que con tu posición y tu perfil estás eligiendo cualquiera de los lados de su posible salida”.
Juanma Lillo
Un jugador fija a un adversario cuando con su posición o acción hace que este se centre casi exclusivamente en él y no atienda a otros de sus oponentes. Es imposibilitar la actuación de un rival respecto a mis compañeros. Polarizar su atención para que no se centre o actúe en lo trascendental dentro del juego. Liberar al compañero de oposición.
“Aclarados por fijación de pares para restar densidad e impedir ayudas defensivas inmediatas sobre el compañero al que encontramos”.
Óscar Cano
“Desprender de su rival al que pretenda pasarle el esférico o, cuanto menos, distanciárselo”.
Óscar Cano

Estas fijaciones no solo sirven para liberar a un compañero que está actuando directamente en una determinada situación de juego. Las fijaciones en amplitud son de gran utilidad para la circulación de balón de un equipo. Ocupar todo el ancho del campo provoca el aumento de las distancias de relación de los opositores, y en consecuencia la creación de espacios e intervalos preferentes de progresión. Con las fijaciones en profundidad el objetivo es el mismo: hacer mayor el espacio que tiene que defender el equipo rival y así crear espacios, esta vez, entre diversas líneas rivales. Estos espacios se crean porque a menudo los rivales no quieren optar por dejar espacio de recepción a nuestros jugadores, por lo que al acercarse a ellos se alejan entre sí. En caso de no adoptar esta estructura más amplia, nuestros jugadores tendrían mucho espacio en la recepción, en ocasiones espacios por delante para progresar, principalmente en las bandas (ya que el rival cerrará espacios interiores).

“Las fijaciones de defensores sobre determinadas zonas, como no poseedores (saber sujetarse sin el ansia de participar con balón) deben interiorizarse como modo de desajustar las distancias entre defensores”.
Óscar Cano
Para fijar opositores que provoquen la liberación directa de un compañero podemos utilizar muchos medios o conductas como la ocupación de posiciones intermedias que capten la atención de dos adversarios, las conducciones que atraigan al defensor impar, movimientos de beneficio ajeno…

La ocupación de posiciones intermedias no solo sirve para conseguir recepciones de aquel que ocupa las intermedias en condiciones favorables con baja densidad de rivales. También sirve para conseguir la fijación de esos dos jugadores entre los que nos situamos y así no permitir que actúen sobre otros de nuestros compañeros. Se produce una liberación de compañeros y espacios mediante la ocupación de intervalos entre dos oponentes, de los que captamos su atención sin permitir que se centren en otros de nuestros compañeros. Así también podemos crear intervalos entre jugadores fijados por los que intentar penetrar.


“La conducción permite atraer rivales provocando así la aparición de ‘hombres libres’”
Dani Fernández
“En fútbol cada uno se encarga de uno excepto el 2×1 de centrales contra punta, de cada equipo. Partimos de nuestro 2×1 y un central sale conduciendo hacia el gol, provocando que un oponente salga a impedir su progresión, liberando a su par (generación de hombre libre). ¡Peligro! Ante pérdida sufrimos un 1×1 entre punta rival y central. Cada uno decide”.
Pep Guardiola
Últimamente está muy de moda el concepto conducir para atraer. La conducción no solo es un elemento de superación de oponentes desde la búsqueda del uno contra uno y su desborde, sino también es un gran medio para la fijación de oponentes y liberación consecuente de compañeros. Esta conducción cobrará más sentido cuando el defensor par del poseedor haya sido superado. ¿Qué quiere decir esto? Sencillo: con su atracción fijará al par de uno de sus compañeros, el cual pasará a ser hombre libre. Es muy habitual ver a los centrales pisar campo rival en conducción; cuando lo hacen, los puntas rivales ya han sido superados y es entonces cuando se crea la verdadera superioridad. El equipo rival se ve obligado a tapar su progresión, así que un defensor sale a su acoso liberando a uno de nuestros compañeros, que se encuentra por delante de la línea de balón como hombre libre. Con la superioridad creada, logramos nuestro propósito: hacer llegar el balón en condiciones favorables a jugadores más avanzados.
“Conducciones, del que tiene la pelota, que fijan a individuos o bloques completos de defensores, para así hallar rutas de progresión contrarias a la posición del balón”.
Óscar Cano
Para conseguir dicha fijación mediante la conducción se puede hacer esta de dos modos distintos:
1.                         1-  Conducir en busca del defensor impar para provocar su salida al acoso y la generación del hombre libre pretendido. “Desprender de su rival al que pretenda pasarle el esférico o, cuanto menos, distanciárselo”. (Óscar Cano)
2.                        2-  Conducir hacia un espacio intermedio entre dos defensores generando duda y que incluso ambos vayan a impedir la progresión del poseedor, generando dos hombres libres.








“Hay que provocar situaciones para que de la siguiente línea me salga un rival, y así poder crear superioridad numérica”.
Juanma Lillo
Se conduce para provocar la salida al acoso de un defensor impar, al que no buscaremos desbordar sino sencillamente fijar, es decir, alejarlo lo suficiente de su par o rival directo de modo que no pueda actuar directamente sobre él, liberando de oposición a nuestro compañero.
Muchas veces, para la liberación de un compañero se realizarán movimientos falsos con los que no se busca la recepción propia, sino la atracción y fijación de oponentes para favorecer la recepción a un compañero, el hombre libre. Movimientos que suelen ser muy explosivos para captar así más la atención de defensores, hacerles creer que se busca la recepción y, por tanto, que quieran evitarla. Dice Mikel Etxarri que “el movimiento es el medio de comunicación en el fútbol”, y no le falta razón. Con el movimiento se transmiten mensajes al resto de jugadores, compañeros y rivales. Por tanto es importante comunicarse bien y engañar al oponente y no a nuestro compañero. Transmitir el mensaje pretendido desde el movimiento realizado, de modo que consigamos hacer creer lo que pretendíamos a los rivales, y que sin embargo nuestros compañeros sean conscientes de la intención real que llevábamos. Fijar a un adversario supone favorecer las condiciones de compañeros teniendo que empeorar las mías en esa situación de juego. Ser altruista en las acciones. Como dice Óscar Cano, comprender la dualidad beneficiario-benefactor.


“Comprensión de la dualidad beneficiario/benefactor. Hay que saber cuándo moverse para sí mismo y moverse para los demás. Además, hay que entender que quedarme detenido debe significar que los demás encuentren mejores posibilidades, o que contenerse en anchura puede convertirme en futuro hombre libre”.
Óscar Cano
OCUPACIÓN DE POSICIONES INTERMEDIAS
“La idea madre de todo es ir generando superioridades a la espalda de la línea que viene a apretar al poseedor de balón”
Dani Fernández
“Este juego consiste en ir generando superioridades a la espalda de la línea que te aprieta”.
Juanma Lillo
La ocupación de posiciones intermedias nos permitirá manifestarnos como hombres libres en muchas ocasiones, al no tener oposición cercana. Saber ocupar esas posiciones a la espalda de la línea de presión será clave para el desarrollo de nuestra salida de balón. Mediante las fijaciones en amplitud y profundidad, más la provocación de avance de la línea de presión, haremos mucho mayor el espacio entre líneas y favoreceremos su ocupación y aprovechamiento.


“Algunos no pueden ver más allá de la posición del balón sin tener en cuenta que si no dominas el espacio no dominarás el objetivo del juego: marcar más goles que el rival”.
Francisco Ruíz Beltrán
El jugador que ocupe posiciones intermedias no estará en el campo visual de la línea a cuya espalda actúa, así que podrá percibir los intervalos entre ellos preferentes de progresión sin que la misma línea sea capaz de cerrarlos. Esa es una de las grandes ventajas de los alejados: mayor campo visual y aprovechamiento de los desajustes de los cercanos a balón. No solo hay que ocupar un espacio grande, sino que hay que ocupar aquel espacio al cual sea posible acceder por parte de nuestros compañeros (al cual sean capaces de hacer llegar el balón). Por ello el jugador que ocupa posiciones intermedias debe percibir los intervalos de la línea presionante para que él mismo pueda recibir el balón.



Otro medio para hacer llegar el balón a un hombre libre es el concepto de tercer hombre. El hombre libre generado normalmente recibirá en posiciones intermedias.
ASIMETRÍAS NUMÉRICAS
Las asimetrías numéricas son las situaciones de desigualdad numérica: 2×1, 3×2, 3×1, 4×2… Las situaciones momentáneas de juego en las que dispongamos de superioridad numérica nos facilitarán enormemente la generación de hombres libres. La explicación es sencilla. Situación de tres contra dos: dos defensores contra tres atacantes (un atacante más). Fijando a los dos defensores conseguimos que el otro compañero quede libre.
Fruto de este medio surgió la famosa salida lavolpiana. Ante igualdad numérica (dos contra dos) en la primera línea de construcción, un mediocentro se incrusta entre los centrales para generar una situación de tres contra dos facilitando la aparición de un hombre libre. Tras juntar en un lado a los dos defensores rivales, se lleva el balón al lado contrario donde lo recibe el hombre libre, que avanza superando a esa primera línea.

“Buscar el hombre libre es, por ejemplo, que los centrales tengan el balón y uno de ellos siempre quede libre porque siempre tienes un defensa más que delanteros contrarios. En ese caso, Puyol sube, sube y sube hasta que le sale al paso un rival. Si quien le intenta frenar es mi marcador, entonces el hombre libre paso a ser yo. Si le sale al paso el marcador de Iniesta, Andrés es el hombre libre. Y así buscamos la superioridad en cualquier zona del campo. Haces un tres contra dos, lo ganas y ya tienes el hombre libre. Avanzamos posiciones”.
Xavi Hernández
* Enric Soriano.
Fuente:  http://www.martiperarnau.com/tactica/el-concepto-de-hombre-libre/



sábado, 12 de julio de 2014

Zico: "A Brasil le falta reconocer que hay gente que sabe más"

El ex-futbolista reconoció que el Real Madrid le quiso fichar cuando jugaba en el Udinese. "Antes mandaban los clubes y Flamengo no me dejó salir hasta los 30 años".



¿Pronóstico hace para la final?
Creo que Alemania parte con cierta ventaja, pero delante está un equipo muy bueno defensivamente y que tiene a Messi. Va a estar ajustado.
¿Qué piensa sobre lo que le pasa a Brasil?
Fundamentalmente, estoy decepcionado. No tanto por el resultado como por la falta de absoluta de responsabilidad. No han dado explicaciones, nadie asume los errores y el pueblo brasileño se merece que alguien les diga algo más consistente de que fue un tsunami. Hay un problema y la gente esconde la cabeza y no escuchamos a los que nos pueden enseñar.
¿Por ejemplo?
Gente como Breitner, Cruyff o Guardiola. Ellos quieren al fútbol brasileño y si han criticado a Brasil es porque admiraban una manera de jugar. Nosotros, en vez de escucharles les criticamos y nos encerramos en un nacionalismo absurdo. Es obvio que no hemos jugado bien.
La duda es si hay jugadores para jugar de otra manera. ¿Usted que opina?
Por supuesto. Hay en este equipo siete u ocho jugadores que pueden jugar muy bien a fútbol. No es cuestión de jugadores, es cuestión de mentalidad.
Vamos, que el problema es entrenador, ¿no?
Lo peor es que Scolari no tuvo alternativas. Jugó el Mundial igual que la Confederaciones. Y la Confederaciones es para hacer turismo. Todos sabían como jugaba Brasil y ante defensas fuertes no supo que hacer, No supo jugar contra Chile, ni contra México y contra Alemania ni le cuento. Fue el equipo menos valiente de todos. Incluso Argelia o Irán fueron a por Alemania y a por Argentina.
¿Es un problema de Scolari o de que los entrenadores brasileños se están quedando anticuados?
En Brasil no existe formación para técnicos. Mi diploma de entrenador me lo dieron en Japón aquí no hay una escuela ni un método. No estamos al día, no traemos a gente de fuera que nos enseñe porque creemos que lo sabemos todo. Tenemos que calzarnos las sandalias de la humildad y reconocer que hay gente que sabe más que nosotros, que nos puede enseñar.
¿Apuesta por un seleccionador extranjero para Brasil?
Primero apostaría por entrenadores extranjeros en los equipos de Brasil, como pasa en todo el mundo.
Muchos sitúan el cambio de mentalidad a partir de España 82. ¿Qué recuerdos tiene de ese Mundial?
El mejor recuerdo posible. Jugamos bien conquistamos al público y nos recuerdan por nuestro fútbol a pesar de no ganar. Telé Santana salió de la sala de prensa de Sarrià tras perder contra Italia aplaudido por los periodistas de todos los países.

Pero a partir de ahí, pensaron que jugando bonito no se ganaba...
Sí, cambiamos la mentalidad. Y fue un error porque eso de que “el que juega bonito, pierde” es mentira. España ganó jugando bonito, el Barça ganó jugando bonito, el Flamengo ganó jugando bonito. Pero para jugar bonito hay que saber.
¿Sin Paolo Rossi Brasil seguiría jugando bonito?
No fue culpa de Rossi, fue culpa nuestra. Nosotros lo estropeamos.
¿Por qué no hay un ’10’ en Brasil que organice?
Es un problema de base. De las categorías de base y de como está organizado el fútbol. Aquí los clubs cogen a los niños y los filtran por el físico. Si un niño no es grande no puede jugar. Yo no hubiera jugado en infantiles de nacer más tarde. Era pequeño. Pero hay más problemas.
Diga
Los esquemas están por encima de los jugadores. Llevamos 20 años jugando igual. adaptando los jugadores al esquema, cuando lo importante son los jugadores. Y en el esquema del fútbol brasileño, que es monolítico, no hay sitio para el jugador 10.Neymar es un gran delantero, pero no es un ’10’.

¿Quién ha visto en el Mundial que le gustaría que jugara para Brasil?
James es el ejemplo. También Sneijder ha jugado como organizador en Holanda e incluso Messi en algunos partidos de Argentina. En Brasil no hay nadie que acabe ls partidos como acababa yo.
¿Cómo era?
Yo recibía mucho. Tenía siempre a un rival rascando por detrás. Cuando llegaba al vestuario me tenía que mirar los arañazos del cuello, porque mi mujer cuando llegaba a casa sospechaba de que eran de otra cosa.
¿Quien es el más le pegó?
Bufff hubo muchos, pero recuerdo especialmente al alemán Bonhoff. Ese me dio mucho.
¿Volverá Brasil a su manera de jugar?
Sin duda, el pueblo lo exigirá

Autor: SANTI GIMÉNEZ / FERNANDO KALLÁS
Fuente: http://futbol.as.com/futbol/2014/07/12/mundial/1405192153_733002.html
“Los jugadores son especiales. Si hacés mucha pelota parada dicen “este es un rompebolas”; cuando no hacés, dicen “este no sabe”. Si les das libre, “es un vago”; si los entrenás mucho, “se le va la mano”. La gata flora....”.
                                                       Claudio Borghi.

jueves, 3 de julio de 2014

Medición de la Intensidad Táctica Defensiva.

AutorTito Ramallo, entrenador del R.C.Deportivo B.


LA INTENSIDAD TÁCTICA DEFENSIVA, Por TITO RAMALLO.

” En estas 11 temporadas como primer entrenador he vivido de todo, desde jugar una
promoción de ascenso a 2ª división, hasta descensos, ascensos, campeonatos…
pero al final lo único que le da sentido al trabajo de un entrenador de filial es el número de jugadores que pasan por sus manos y que ayudas a formar para llegar a la primera plantilla de tu club o al fútbol profesional.”
El planteamiento que se tiene que hacer un entrenador de filial, para mí, es claro:
” Los jugadores están por delante de ti y de los resultados, te debes a ellos.”
Esta forma de pensar la puedo manifestar así porque también siento el respaldo del club.
¿Cómo podemos medir la INTENSIDAD TACTICA DEFENSIVA ( ITD ) que quiere manifestar un equipo? 
Mi amigo Javi me propuso que os escribiera algo en su blog sobre fútbol.
Por supuesto, no me podía negar, pero me puse a pensar de qué podía hacerlo.
Lo que intento siempre es comentar sobre temas que creo que no están lo suficientemente analizados por nuestra parte, o sobre ideas que van saliendo, y hay un aspecto que me tiene más pendiente que los demás y es la cuantificación táctica en el fútbol.
Hace un año y medio presenté una conferencia en el III Congreso del Deportivo que se titulaba “La Intensidad Táctica: Una propuesta de planificación y cuantificación” y que luego se publicó en la revista digital “Fútbol Táctico”.

Trata de una propuesta que basa la cuantificación del entrenamiento en el aspecto táctico, para ello, se catalogan y miden las tareas tácticas que realizamos en nuestro entrenamiento. Está basado en una experiencia práctica real de varias temporadas y base principal del entrenamiento con mi equipo.
Sobre el germen de esa conferencia nace la siguiente idea:
En fútbol, siempre tenemos muchos datos numéricos que nos ayudan a medir o cuantificar determinados aspectos relacionados con el juego: % posesión de balón, número de pases, kilómetros recorridos, etc. Pero lo que no veo es cómo cuantificar elementos tácticos que se manifiestan en un partido. Y sobre todo, que estén unificados para que todos
podamos identificar lo mismo a la hora de hablar sobre ello.
Esta pequeña propuesta o idea va a consistir en que todos podamos medir la INTENSIDAD TACTICA DEFENSIVA (ITD) que quiere manifestar un equipo. Y pretendo que al final todos obtengamos la misma valoración de un equipo, es decir, construir una unidad homogénea de medida, para que así, todos unifiquemos nuestra valoración sobre un aspecto concreto del juego y podamos coincidir a la hora de “medir” la ITD de uno u otro equipo. Y no dejarnos ir en nuestra mediciones o valoraciones por juicios más o menos subjetivos.
En conclusión:“Vamos a obtener una valoración numérica cuantificable“.
Mis 2 primeras preguntas son las siguientes:
1. ¿ En qué nos basamos para decir que un equipo es más intenso tácticamente hablando que otro?
2. ¿Cómo podemos medir esa intensidad defensiva de un equipo?
Antes tendré que definir lo que es para mí



INTENSIDAD TÁCTICA DEFENSIVA (ITD): es el grado de dificultad táctica que asume un equipo en su “momento  defensivo “.

Los elementos en los que nos vamos a basar son fácilmente observables y son para mí los que marcan la diferencia entre la ITD que quiere manifestar un equipo u otro.
LOS DOS ELEMENTOS MÁS IMPORTANTES SON:
1. El posicionamiento defensivo que adopta el equipo:
- Desplegado o Avanzado -> Bloque en campo contrario.
- Plegado -> Entre los dos campos.
- Replegado -> Bloque en propio campo.
2. La actitud de intervención hacia balón (de menos a más intensidad):
- Pasiva ->protegiendo espacios.
- Acoso -> aproximación a contrarios con intención de provocar el error.
- Entrada-> intentar recuperar el balón inmediatamente
Aquí podemos entablar una discusión sobre qué aspecto tiene más predominancia sobre el otro. Para mí está claro, el equipo que sea capaz de defender con eficacia lo más lejos de su portería es mejor. Pero al final la intención sobre el balón es definitiva. En la conjugación más exigente de estos dos conceptos está la clave.
Relacionando estos dos aspectos podríamos obtener la siguiente tabla de medición:

Por lo tanto un equipo que defiende en campo contrario y que utiliza la entrada como
instrumento defensivo principal para recuperar el balón tiene una valoración de 9.
Un equipo que realiza repliegue a su propio campo y tiene una actitud pasiva hacia el balón, no abandona espacios, y espera que el rival se equivoque, tiene una valoración de 1.
Entre medias nos encontramos lo que pienso que es lo más común: Equipo plegado con actitud a balón de acoso, tratando de provocar el error al rival. Valoración 6.
Llegados a este punto me podrías decir: entonces no existe el 10 para valorar a ningún equipo en su ITD.
Pues para otorgar ese 10 nos vamos a fijar en un elemento que no está en la fase defensiva de ese equipo y siíen la ofensiva, hace referencia a las vigilancias ofensivas, en el riesgo que toma ese equipo cuando tiene el balón.
Si tenemos un entrenador que quiere darle un equilibrio a su equipo en esta fase
habitualmente tendrá contempladas 4 vigilancias.
Por ejemplo:
- Los dos centrales, el lateral que no participa en el ataque y un medio centro.
- 2 centrales y 2 medio centros.
Incluso hay equipos donde tenemos 5 o 6 vigilancias en esta fase.
Pero si tenemos un entrenador que asume un gran riesgo a la hora de tener el balón y sólo tiene contempladas 2 o 3 vigilancias, para mí este merece el punto que falta.
Por eso y fijándonos en el mejor equipo del mundo a nivel ofensivo de los últimos años, podemos afirmar que el equipo que mejor juega al fútbol es también el equipo que más ITD manifiesta.
Si llevamos esta medición a otros ejemplos nos encontraremos:
El planteamiento de un equipo “medio“ y el planteamiento de un equipo “débil”:
Os voy a poner un ejemplo muy claro y objetivo, al respecto, de un mismo equipo:
Si tomamos de referencia al Real Madrid en la última eliminatoria de Copa contra el Barcelona tenemos un importante cambio a nivel de INTENSIDAD TACTICA DEFENSIVA (ITD).
En el primer partido el Real Madrid optó por un posicionamiento replegado y de acoso al balón cuando llegaba a esa zona.  Consecuentemente y según mi clasificación nos encontramos con un equipo con ITD de 4.
Mientras que en partido de vuelta vemos a un Real Madrid que asume una ITD mucho más alta porque su posicionamiento es desplegado y su actitud a balón es de entrada, según mi clasificación nos encontramos con un equipo de ITD de 9, como sus vigilancias son de cuatro jugadores, pues no obtiene la máxima puntuación 
posible:


En resumen, entre otros aspectos, la ITD que Mourinho optó por asumir en el segundo partido fue clave para reducir las diferencias en el juego entre el Barcelona y el Real
Madrid.
Por supuesto, también podemos decir que en el transcurso de un partido un equipo es posible que pueda manifestar diferentes niveles de intensidad pero seguro que tendrá una tendencia muy marcada hacia uno u otro sentido.
Para finalizar me gustaría resaltar tres matices importantes:
- La agresividad es un concepto físico y/o psicológico que no podemos contemplar en   táctica y alguno podría caer en el error de utilizarlo como parámetro.
- La entrada NO es sinónimo de falta.
- Una cosa es la intención que tiene un equipo de manifestar su intensidad defensiva a  nivel táctico y otra muy distinta que tenga capacidad para hacerla y/o eficacia al    realizarla.
Para eso estamos nosotros los entrenadores, para analizar lo que puede hacer o no
puede hacer mi equipo.
Espero con esta reflexión compartir con vosotros “ideas” que nos ayuden a todos a
unificar criterios de cuantificación en un área, que tiene todavía mucho que desarrollar y especificar.  

Fuentehttp://www.futbolofensivo.com/
BLOG DE JAVIER LAVANDEIRA.

"Mi esfuerzo aquí es que no creas hasta que sepas. Cuando sabes, no hay necesidad de creer, tú lo sabes. Yo destruyo todos los sistemas de creencias y no te doy ningún sustituto. Por esto, no es fácil entenderme".
Osho