viernes, 16 de mayo de 2014

“Esto es una vergüenza”.

Una mañana, durante el entrenamiento, cuando todavía el Barcelona competía en tres frentes, Gerardo Martino y su mano derecha, Jorge Pautasso, se dieron por satisfechos con los rondos que habían realizado los jugadores y se fueron a ver cómo trabajaban Valdés y Pinto. Para entonces, hacía ya tiempo que en la ciudad deportiva a nadie le gustaba la manera de hacer de los técnicos y la confianza que se había ganado Tata en el vestuario durante la gira por Asia había dejado paso a la incredulidad por unos métodos que los más benévolos en el Camp Nou consideran “anticuados”. Con los jugadores se quedó aquel día el profe Pauloroso y ordenó minipartidos de cuatro contra cuatro. En esas, un veterano dio el alto y se dirigió al ayudante de Martino. “Pero profe, ¿no ve que esto es una vergüenza?, que con esta intensidad no vamos a ningún sitio”. Todos callaron, conscientes de que tenía razón, que para ejercitar la presión y la velocidad de pase se requiera otra marcha, la que exigía Guardiola o Tito Vilanova. La respuesta del profe—“¡Pero no se me enoje!”— resultó un hachazo para muchos. “Supe que no entendían nada y ya no lo entenderían nunca”, recuerda un futbolista veterano.

Siendo cierto que el futbolista tiende a agarrase a cualquier cosa con tal de encontrar una excusa que le libere, no es menos cierto que la sensación de que la opción impuesta por Sandro Rosell funcionó a corto plazo, pero fracasó a la larga. Día a día, el trabajo de Martino — “especialmente de sus ayudantes”, dicen en Sant Joan Despi— avisó de que por añejos, los métodos no eran para este Barça y que sus palabras no cuadraban con el trabajo ni se adaptaban ni querían hacerlo.
“Son orgullosos, tienen su método y se aferraron a ello”, les definen quienes han trabajado a su lado y se han desesperado al ver lo poco que se les ha tenido en cuenta. Entienden desde el club que la manera de jugar y entrenar del Barcelona es de lo más peculiar, basada siempre en un modelo de juego irrenunciable, con la idea de lo aprendido en La Masia como piedra filosofal. No era cuestión de realizar más conservaciones o rondos, simplemente bastaba con no obviar la intensidad en el día a día ni cuestiones básicas referentes a la disposición de los jugadores, la creación de líneas de pase, las colaboraciones defensivas, las transiciones de ataque-defensa y viceversa… “Para trabajarlo bien, hay que dominar estos aspectos”, conviene gente del club. “Ellos han podido hacer un máster para ponerse al día y tampoco han querido”, dicen quienes más han sufrido su ninguneo, porque ni siquiera en la planificación de los partidos han encontrado la manera mejor de dejarse llevar para adaptarse.

Para trabajar al nivel del Barcelona, cuentan en los despachos, hay que tener cierto dominio de las nuevas tecnologías aplicadas al fútbol, y no han querido participar en ese proceso. De hecho, los tres analistas azulgrana han seguido desmenuzando partidos, uno tras otro, como lo hacían con Guardiola y Tito, incluso más al principio de curso, total para nada. Los informes sobre los rivales, exhaustivos y detallados, pasaban a manos de los tres analistas que trajo Martino, más propensos a las libretas y a usar documentos de Word, en soportes en los que la secretaría técnica hace tiempo que invierte, como Er1c, Sport Coach y el popular Media Coach, que ofrece imágenes panorámicas y estadísticas. Tampoco atendieron al criterio y dedicación exhaustiva de los preparadores físicos, cuya información ha sido sistemáticamente ignorada.

“Valoramos mucho la personalidad del Tata y su trabajo, mucho más de que se valora desde fuera" insistió Xavi ayer. A él, como a todos, siempre le quedará el recuerdo del Tata que descubrieron en la gira de verano, cercano al jugador, cuando se entendió que si no se entrenaba era por culpa del departamento de marketing, la que refiere a un caballero que defendió mejor el escudo con la palabra que en el banquillo. Puede que, honrado como es, nadie sea más consciente que el Tata al saber que este cielo no es el suyo.


Fuente:
http://deportes.elpais.com/deportes/2014/05/14/actualidad/1400097313_508315.html


"La moda cambia, el estilo es eterno".

                               Yves Saint Laurent

No hay comentarios:

Publicar un comentario