lunes, 13 de octubre de 2014

analizan los pases de los equipos de fútbol

La teoría de redes desvela los secretos 


del tiki-taka



Una de las grandes aspiraciones de muchos equipos de fútbol moderno es ofrecer un estilo de juego con el que identificarse y que a la vez resulte eficaz. Entre esos equipos ha destacado durante los últimos años el F.C. Barcelona, cuyo juego, basado en la posesión y la rápida circulación de balón, ha sido adoptado como una seña de identidad por parte del club. Pero, ¿es posible, desde un punto de vista científico tener un estilo único jugando al fútbol?
Pese a que para muchos aficionados resulta fácil diferenciar el estilo de juego del Barcelona, es complicado mostrar esa diferencia a través de los datos. Sin embargo, un reciente estudio en el que ha trabajado un investigador español ha conseguido caracterizar el patrón de juego del equipo catalán y ha demostrado que es claramente diferente al resto, no solo en la liga española, sino también entre los equipos de las grandes ligas europeas.

Los investigadores han analizado los pases de los partidos

 de las primeras divisiones de las ligas española, inglesa,

 francesa, alemana e italiana durante la temporada 

2012/2013


Para llegar a esta conclusión los autores del estudio, entre los que se encuentra el director de I+D de Telefónica, Pablo Rodríguez, han aplicado la teoría de redes para estudiar y caracterizar los patrones de juego de los distintos equipos del continente.
Partiendo de que los jugadores de un equipo pueden formar una red, los investigadores han analizado los pases de todos los partidos de fútbol de las primeras divisiones de las competiciones española, inglesa, francesa, alemana e italiana durante la temporada 2012/2013. Una labor compleja, ya que solo en la española se juegan 380 partidos en los que se realizan más de 250.000 pases.


Partiendo de que los jugadores de un equipo pueden formar una red, los investigadores han analizado los pases de todos los partidos de fútbol de las primeras divisiones de las competiciones española, inglesa, francesa, alemana e italiana durante la temporada 2012/2013. Una labor compleja, ya que solo en la española se juegan 380 partidos en los que se realizan más de 250.000 pases.

Contando las distintas secuencias de pases
Para analizar los patrones de juego los investigadores han definido cuatro secuencias de pase diferentes, contando tres pases consecutivos entre jugadores. Estas secuencias se definieron como ABAB, ABAC, ABCA y ABCD. De forma que en el ABAC, el jugador 1 da un pase al jugador 2, que devuelve el balón al jugador 1, que finalmente se lo pasa al 3.
Los resultados, presentados en la conferencia KDD2014 en Nueva York, mostraron que el F.C. Barcelona tenía menos secuencias de pase del tipo ABCD, que se puede considerar la más simple, ya que es una secuencia de 3 pases entre 4 jugadores diferentes (el jugador 1 pasa al 2, éste al 3 que finalmente pasa al 4). Sin embargo, utiliza dos de las otras tres secuencias de forma mucho más frecuente que el resto de equipos: las ABAB y ABAC. La estructura de estas secuencias se considera más compleja dado que implica que dos jugadores se pasen el balón mutuamente en más de una ocasión, lo que en el mundo del fútbol se conoce habitualmente como una pared.
Sin embargo, según los autores del estudio los patrones de juego del Barcelona no pueden reducirse a afirmar que este equipo hace más paredes que el resto. Según Rodríguez, “este tipo de jugadas pueden hacer que se formen grupos de jugadores aislados del resto y eso no ocurre en este caso. Lo que hemos observado es que su forma de jugar hace que los jugadores estén más conectados, lo que ofrece más alternativas de juego”.

Precisamente, el siguiente paso del estudio será comenzar a analizar a los jugadores que no están incluidos en estas secuencias: “Para nosotros también es importante incluir a los jugadores que no están alrededor del balón, eso haría más completo el análisis y será nuestro siguiente paso”, afirma Rodríguez.
Ciencia aplicada al deporte
Pero la aplicación de la teoría de redes no es algo novedoso en el mundo del fútbol. Existen estudios anteriores que ya han analizado estrategias de juego mediante este método. En esos casos el análisis se centraba en estudiar el número de pases, la distancia recorrida por el balón o los jugadores involucrados. “Nosotros observamos cómo evolucionan con el tiempo los distintos patrones de pases. El objetivo de nuestro estudio, a diferencia de los anteriores, no es tanto analizar la estructura sino la evolución y la adaptación según avanza el juego”, asegura Rodríguez.
Entre los estudios anteriores se encuentran varios trabajos de otro investigador español, Javier López Peña, Profesor del University College de Londres, quien ha valorado positivamente el trabajo de Rodríguez: “Creo que aporta un punto de vista diferente a la hora de describir cual es el estilo de juego de un equipo. Este término no está definido científicamente, por lo que de momento nos tenemos que limitar a buscar elementos diferenciadores entre equipos y después comprobar cómo estas diferencias se corresponden con el conocimiento general del juego”.
El 95% del tiempo de un partido de fútbol transcurre

dando pases, no tirando a puerta ni marcando goles

Para López Peña la aplicación de la teoría de redes al mundo del fútbol es una manera diferente y necesaria de resumir lo que pasa en el terreno de juego, ya que “el 95% del tiempo de un partido de fútbol transcurre dando pases, no tirando a puerta ni marcando goles, sin embargo los pases apenas se analizan en las estadísticas post-partido”. Pero para ello, insiste, “hay que introducir técnicas de análisis más sofisticadas que vayan más allá de simplemente contar cuántos pases ha dado un equipo”. 
Según ambos investigadores este tipo de análisis puede ofrecer información inmediata muy útil sobre el flujo de juego de un equipo, indicando si abusa de los pases en largo o si buscan siempre a los mismos jugadores, pero también puede ayudar a detectar cosas más sutiles. “Por ejemplo, si hay dos jugadores en posiciones cercanas en el campo que se pasan el balón con una frecuencia significativamente inferior a la que sería habitual, esto puede ser un indicador de que hay algún tipo de tensión o problema entre los jugadores. Para el entrenador y el equipo, detectar estas cosas lo antes posible es muy importante”, afirma López Peña.
La utilización de este tipo de análisis se va introduciendo poco a poco en el mundo del fútbol, sin embargo, ambos investigadores reconocen que siempre habrá ciertas limitaciones. “Es complicado conocer todo, ya que no solo influyen las estrategias, sino que también existen otros factores que aún no se pueden calcular matemáticamente, como la motivación de los jugadores, la influencia del ambiente, etc.”, asegura Rodríguez.
Igualmente López Peña reconoce que “hay nociones referidas al fútbol que son subjetivas, por lo que no sería razonable decir que nuestros números tengan la última palabra sobre el tema”. Al fin y al cabo, y como dijera en su día Vujadin Boskov: “fútbol es fútbol”.

Autor: Teguayco Pinto
Fuente: http://www.elconfidencial.com/tecnologia/2014-10-13/la-teoria-de-redes-desvela-los-secretos-del-tiki-taka_233426/

"En la mayor parte de los sistemas físicos naturales y en todos los sistemas biológicos, la organización es activa: organización. (...) Sobre todo se trata de concebir la organización: a) como reorganización permanente de un sistema que tiende a desorganizarse; b) como reorganización permanente en sí, es decir, no solamente organización, sino auto-reorganización."
Edgar Morín.