viernes, 12 de febrero de 2016

Características y diferencias de una 

sesión de Recuperación en régimen 

táctico.

Durante varias décadas, cuando empezamos a entrenar equipos, cuando jugábamos hace muchos años, generalmente luego del encuentro, o al día siguiente del partido habían o existían dos estrategias a emplear:

Una era la de descansar el día siguiente al encuentro, ejemplo jugar el domingo y descansar el lunes, y la otra era entrenar el día siguiente (lunes por ejemplo si jugamos el domingo) y descansar el día siguiente, o sea el martes.

Las razones por las cuales se buscaba esto eran las siguientes:
-Re-utilización de residuos / lactato para no generar problemas/sobrecargas o lesiones musculares.
-Hacer una super-compensación de las cargas de la semana o microciclo donde se incluía el encuentro.
-Generalmente se hacían trabajos regenerativos / sub aeróbicos y de flexibilidad.
-Se buscaba además bajar la tensión del partido el día anterior o dos días anteriores en aspectos psicológicos.
-Se hacían tareas que poco o nada tenían que ver con el deporte específico o el juego del equipo.



La recuperación del futbolista en otros sistemas energéticos diferentes al que utiliza el futbolista:
Las sesiones de recuperación generalmente se hacían en el Área Regenerativa o Área Sub-aeróbica (Capacidad aeróbica extensiva). Dichas áreas en realidad no son prácticamente utilizadas en ningún momento por el futbolista. Sin embargo no se cuestionaba dicha práctica.

Como bien afirma el Profesor Vitor Frade, si recuperamos o buscamos la recuperación en áreas que no son específicas se producirán diferentes fenómenos:
Al trabajar estas áreas o sistemas bio-energéticos inespecíficos, estaremos incidiendo a nivel muscular en la fibra lenta del futbolista, no la explosiva, fibra que no solo se utiliza muy poco sino que estaremos conspirando para que esos futbolistas sean cada vez más lentos y menos explosivos. Además como se sabe el Fútbol no es un deporte de velocidad cíclica sino acíclica. Menos sentido tiene trabajar a un futbolista como un corredor de fondo.

Uno de los objetivos primordiales en la sub dinámica física, es que nuestros jugadores sean explosivos, potentes, veloces…no lentos.
Otro aspecto es que estaremos relegando ese precioso o escaso  tiempo de poder trabajar aspectos del juego o aspectos  técnicos de juego contextualizados.
Además, no estimularemos el mecanismo de acumulación-remoción de lactato, algo presente en el futbolista y qué dadas las características del juego, el mismo está constantemente acumulando residuos pero al ser el deporte del fútbol intermitente, a su vez removiéndolos.
Otro factor importante es la intensidad y el nivel de concentración que pretendemos que nuestros futbolistas tengan en todo momento. Mientras más intensos sean los entrenamientos y específicos, más preparados estarán estos futbolistas para jugar de forma “preconsciente”, porque el fútbol no se juega de modo consciente, no se piensan de antemano las acciones sino que ocurren en milésimas de segundos, sin ser conscientes los jugadores de porque efectúan determinados comportamientos sino sub o pre-conscientes. Es sumamente necesario entrenar esa pre-consciencia del juego que se logra en especificidad.

El día siguiente al encuentro o partido, porque descansamos y no entrenamos, para  luego descansar la siguiente sesión:
El otro día observé un documento que afirmaba que según la Periodización Táctica, el día siguiente al partido se entrenaba y la siguiente se descansaba o eso creía ese autor. Obviamente sin criticar al autor, observamos un profundo desconocimiento de lo que afirma el Profesor Vitor Frade. El mismo Mourinho afirma que el día siguiente al partido, sus jugadores están muy cansados, no solo fatiga física, sino a nivel de desgaste emocional y psicológico. En consecuencia, no se puede entrenar el día siguiente y descansar el día después según la P.T.

Según el principio de Alternancia Horizontal en Especificidad el día siguiente al encuentro, se debe descansar de forma pasiva, de modo de recuperar además de aspectos físicos,  el sistema nervioso  y luego el día siguiente o la sesión siguiente, si se entrena bajo un régimen de recuperación en régimen táctico.
El organismo en ese entonces todavía no estará recuperado totalmente, en consecuencia la complejidad de las tareas serán bajas y el desgaste emocional también.

Según este enfoque, no solo cuenta o vale lo físico, sino que lo físico está subordinado a la supra-dimensión táctica que es lo que regula todo el proceso y nos permite ver a este futbolista, al grupo y a todo el proceso de modo complejo, sistémico.

No es lo más importante estar recuperado físicamente, sino estar recuperado como un todo, como un organismo, como un ser humano global…desde el punto de vista sistémico.

Recién luego de las 72 hs aproximadamente  del partido, el futbolista podrá entrenar de forma "normal" y recién ahí haremos  la primera sesión Adquisitiva, es decir,  la sesión en régimen de tensión en especificidad y sub principios de nuestro Modelo de Juego.



La sesión de recuperación en régimen táctico: continuidad vs discontinuidad, baja intensidad vs intensidad relativa de juego.
Antiguamente las sesiones de recuperación eran como mencionamos de velocidad cíclica, continuas, nula intensidad, bajo nivel aeróbico, muchas veces ni se tocaba balón, descontextualizadas de aspectos del juego. 
Existen varias estrategias para efectuar una sesión de recuperación en régimen táctico.
Una, es similar al juego mismo, de intensidad relativa al juego pero de duración muy muy limitada.  La pausa en este caso es sumamente grande en relación al tiempo de trabajo (debe ser al menos 7-8 veces más al tiempo de trabajo). El tiempo de trabajo será  muy muy corto (nunca superior al 1:30´´). Sería una tarea sumamente discontinua. En las pausas se pueden efectuar ejercicios de propiocepción, fortalecimiento del centro del cuerpo, prevención, flexibilidad etc.

La otra es, trabajando de forma diferente el grupo que jugó, en un espacio levemente pequeño al que juegan habitualmente los 11 titulares, jugarán en superioridad numérica los que jugaron más minutos o todo el partido,  estos futbolistas no teniendo tanto desgaste físico, y en inferioridad numérica los futbolistas que no jugaron o jugaron poco.
Otra tarea muy interesante que se ha utilizado mucho también,  que me comentaba Nuno Amieiro, es de jugar fútbol tenis y de percibirlo como un trabajo de propiocepción.

Otra tarea puede ser de rondos estáticos o en el lugar, donde no hayan grandes desplazamientos y los que no jugaron trabajando a mayor intensidad en el centro.  Todas las tareas como mencionamos serán muy discontinuas.

 “Hay gente que quiere ser futbolista sin que tal vez le guste el fútbol, también hay entrenadores  que prefieren no Ser,  para poder Estar.”
Juanma Lillo.


Autor: Oscar Méndez Albano.






No hay comentarios:

Publicar un comentario