domingo, 29 de junio de 2014

A continuación, publicaremos una nota muy interesante de un entrenador amigo  catalán muy jóven,  lo cual publicó en su blog y con su permiso, decidimos compartirlo.


EL JUEGO DE CUADRADOS

SUSTENTADO EN BASE A LOS PRINCIPIOS DEL JUEGO DE POSICION.

El juego de posición, un fenómeno que se ha visto impulsado por el gran momento y el sometimiento ejercido por el FC BARCELONA en los últimos tiempos, consiste principalmente en “ir generando superioridades a la espalda de la línea que te aprieta”, “todo es más fácil si la primera salida de balón es limpia” (Juan Manuel Lillo) -Frase apostillada por Dani Fernández en su artículo referente al propio juego de posición.-


Concluimos por lo tanto que el principal objetivo de esta manera de entender el juego consiste en “tocar para jugar”, buscando de este modo encontrar un hombre libre a la espalda de la línea presionante, entregando al recepctor ventaja tanto posicional como temporal. Mediante el uso de la circulación del balón y las conducciones, las cuales sirven de elementos de atracción para poder esclarecer esas superioridades que se van generando como consecuencia de los anteriores. Insistimos pues, en buscar lejos antes que en buscar cerca, siempre buscaremos agredir con la posesión para progresar, ya sea para jugar con compañero perfilado para progresión directa o con tercer hombre para que el de la intermedia reciba de cara. Poseemos para desestabilizar al contrario, eliminar rivales y condicionar su balance defensivo. Evitamos que el rival juegue como desea para que lo haga como deseamos nosotros.


EN RELACIÓN AL JUEGO DE POSICIÓN.

 Un juego basado en lograr la ventaja espacial y temporal dominando el concepto de la oportunidad, ese que conlleva por parte del jugador el interiorizamiento de lo importante que es mantener la posesión como herramienta inminente o postrera para lograr generar el desequilibrio dominando el momento OPORTUNO para hacerlo y con el fenómeno del espacio, aquel que determinan las normas propias del juego y que nosotros con el comportamiento de nuestro equipo podemos reducir o aumentar. En el caso del juego de posición se hace referencia a tres elementos claves e indisociables para el éxito del mismo como son la amplitud, la profundidad y el ritmo de juego, estos fenómenos que como entrenador tenemos la responsabilidad de controlar y que nos pueden aumentar o reducir el espacio de juego en función de su correcta o incorrecta utilización.


Barzagli domina el ESPACIO-TIEMPO evitando el duelo directo con oponente y el concepto de OPORTUNIDAD queda expuesto cuando determinan que hay que hacer llegar a Chiellini porque este tiene el ESPACIO posterior y los receptores potenciales para hacer evolucionar el juego,es la OPORTUNIDAD de progresar, Barzagli selecciona el momento OPORTUNO para pasar, habiendo juntado rivales y viendo que la línea de pase está abierta, ya que Chiellini domina su ESPACIO y se da TIEMPO a si mismo ampliando distancia con rivales a los cuales ha juntado Barzagli.

El tiempo se ve condicionado por el espacio. El tiempo que tendrán los jugadores para actuar, milésimas de segundo en la mayoría de los casos. El rival reduce ese tiempo mediante el acoso en búsqueda de la recuperación de la posesión y la negación de espacios para evitar la progresión de un modo fluido y continuo, objetivo colindante de cualquier organización defensiva. El tiempo propio de la acción concreta y la velocidad de la misma va determinada por el factor al que antes hacíamos referencia, la OPORTUNIDAD, se trata de realizar las cosas en el momento adecuado haciendo del binomio ejecución-decisión  esa asociación que conlleva el aprovechamiento máximo de los factores espacio y tiempo.


EL JUEGO DE CUADRADOS PROPIAMENTE DICHO.

“Su éxito depende tanto de la capacidad de los jugadores para pasar la pelota como de éstos para ubicarse en los lugares correctos, en el momento correcto” Ángel Cappa.

Cappa hacía referencia al juego de posición, a la esencia del juego de posición. Nuestra idea del juego de cuadrados hace referencia a esto, un juego basado en el lugar y en el momento. Circulamos para desorganizar, para encontrar ese espacio-tiempo que permitan la oportunidad, esos medios que logramos tras desorganizar al rival… Pero como comenta Cappa, para que se genere este desequilibrio necesitamos de la “capacidad” y yo diría de las “sensaciones” puntuales del jugador para pasar la pelota pero yo considero vital que el jugador sepa, donde, como y porque debe realizar un determinado pase (obviamente pasa lo mismo con cada acción del juego).


La recepción dentro de estos cuadrados, respetando una serie de medios que luego describiremos detalladamente, permitirán que el circular para conectar con receptores en estos espacios significativos  suponga el obligar a los miembros de estos subsistemas a hacerse responsable del receptor. El receptor presenta una amenaza espacial y requiere de oponente directo, la toma de decisiones individual conlleva una respuesta colectiva y por ende una serie de desajustes colectivos aprovechables por los compañeros del receptor.
La respuesta del defensor, activará a uno de aquellos compañeros que ofrecen ayuda mutua sobre el poseedor y que reajustando su posición podrán entrar en juego, gracias a la respuesta del defensor. Hoy en día la mayoría de equipos muestran una organización en bloque bajo aparentemente ordenada. El generar situaciones de desconcierto, el circular para provocar el desorden, se presume vital para ser capaz de agredir mediante la posesión, mediante el juego de posición, evitando que este se vuelva en contra obligando a posesiones estériles, a un excesivo juego de pases horizontales sin lograr penetrar y a la vez desprotegiendo nuestro espacio posterior a merced del contragolpe inminente que conlleva dicha posesión.

No es un concepto únicamente utilizado con rivales en bloque bajo, ya que como hemos dicho el concepto base es claro, incidir en el “mirar lejos” antes de mirar cerca, lo que es evidente que  cuanto más espacio haya para circular más cómoda es esta y más fácil es que ocurran las cosas por sucesión.


Observamos como la posición en el eje del cuadrado que ocupa “Leo Messi” genera la incertidumbre en relación a quien debe saltar a la presión, si lo hace “Flamini" se produce un espacio posterior para la aparición posterior de extremo contrario o de punta que se descuelga, mientras que si es “Ambrosini” (como parece que sucede en la acción) la superioridad posicional de “Busquets” sobre “Muntari” unido al espacio de continuación que le sucede lo hace una opción clara de superación.

  
DIFERENCIA ENTRE SUPERIORIDAD POSICIONAL Y JUEGO DE CUADRADOS.

La primera hace referencia a la búsqueda de altura con tal de superar una línea/unidad de la organización defensiva rival, ganando espacio “a la espalda de la línea que aprieta”, con el objetivo de poder proseguir en la evolución ofensiva, es decir, la superioridad posicional en la mayoría de sus casos conlleva la superación de la estructura multiforme rival, aquel bloque derivado que intenta recuperar balón y que no puede tener un emplazamiento definido con claridad sino que se articulan en base al poseedor y los receptores potenciales.
El juego de cuadrados, por su parte, hace referencia a un contexto, a una organización defensiva, a la generación del caos a partir de la duda que genera el recibir en esa “tierra de nadie” que permite primero el superar con la posición una altura y el uso del intervalo, para flotar en ese cuadrado dominando el espacio-tiempo para no engancharse en la altura inmediata, evitando ser referencia fija (otra de las claves del juego de posición). En este caso esa conexión si que lleva consigo una alteración de la estructura fija de la organización rival, aquella estructura previamente definida y que se ve alterada al tener que resolver una situación de complejidad en el eje de un subsistema defensivo. or tanto, concluimos que la superioridad posicional y el uso de los intervalos, enlazados mediante el pase entre poseedor y receptor hacen posible este juego de cuadrados y está “conquista de espacios significativos”.

En la imagen podemos apreciar dichas diferencias y damos pie a otro aspecto relacionado: el jugar a “estar” o “aparecer”, ya que “Iniesta" no “está” en el cuadrado sino que “aparecerá en él”, en el momento OPORTUNO.



MEDIOS QUE HACEN POSIBLE Y/O ENRIQUECEN EL JUEGO DE CUADRADOS.

Como comentábamos en apartados anteriores hay medios que facilitan la ocupación y el aprovechamiento de estos cuadrados. Me parece importante disociar dos modos de ocupación.  Hablaríamos de “estar” en los cuadrados, interpretando y calificando de relevante la posición ocupada, entendiendo que si el colectivo es capaz de hacer llegar el balón a la zona que “yo” ocupo en las condiciones adecuadas voy a poder provocar situaciones de peligro significativo.


Vemos como “Messi” no varia su posición independientemente de si el poseedor es “Piqué” o “Xavi Hernandez” él interpreta que el espacio es lo suficientemente rico, ya que se encuentra en el centro del bloque defensivo rival y por lo tanto prefiere esperar a que el juego evolucione hasta él. Ese reajuste defensivo conllevara la activación de aquellos jugadores que ofrecen ayuda mutua al receptor en función de la posición que ocupen y de si ésta se relaciona con el jugador que se postula como opositor para el nuevo receptor.


De diferente modo podemos “aparecer” en el cuadrado (Situación comentada con anterioridad en la situación de “Iniesta"). El jugador identifica la relevancia del espacio, pero la imposibilidad de conexión directa y la falta de jugadores realizando funciones cooperativas en la preparación de contexto (jugadores que fijen y sujeten a aquellos que pueden fijarle si entra en ese espacio) hace que se deba de dominar otro de los aspectos importantes: el timming. Tiene mucho que ver con el concepto de OPORTUNIDAD del que hablábamos al principio del documento, el timming hace referencia a la sincronización adecuada para la llegada simultánea al espacio de balón y de jugador. El “face to face” con el poseedor y la posibilidad de la realización del pase (línea de pase abierta, distancia de relación adecuada tan importantecomo el conocimiento del compañero que me tiene que relacionar con el balón…) son dos de los indicadores para tener un timming adecuado.



En la imagen “Reus” identifica el espacio de relevancia, temporiza la acción para no cerrarse el espacio, la distancia de relación es bastante grande, si el jugador ocupase el espacio antes de tiempo, daría un TIEMPO excesivo al conjunto que se organiza defensivamente para adecuar la respuesta a las necesidades del juego. En relación a lo anterior observamos como es “Hummels” el encargado de hacer llegar el balón a “Reus” junto a la apertura de línea de pase,en caso de que no fuese así buscaría acción alternativa.

Por último creemos que es de vital importancia que el jugador entienda cual debe ser la posición corporal en este espacio para la recepción, ya que ella le dará sentido a la acción y por lo tanto al proceso previo de circulación, el jugador debe entender que una vez el colectivo le hace llegar el balón, el proceso previo es tan laborioso y el proceso posterior es tan rico que no puede perderse por un mal perfil corporal. El jugador debe entender que siempre que sea posible su posición corporal le debe permitir progresar en el juego, observar el contexto de recepción y las posibilidades de progresión todo a la vez, permitiéndole combinar con el “jugador activado” tras la respuesta defensiva rival. En caso de verse acosado y sin opciones de progresión, primará la defensa de la posesión interponiendo cuerpo sobre defensor y bajando centro de gravedad para encontrar asociación rápida en los 360 grados, pero repito priorizando en este caso el mantener la posesión. Se torna de especial importancia el percibir cuales son las distancias con defensores cercanos, interpretando si puede utilizar el control como medio de superación o debo hacerlo como medio de protección y facilitación de acción posterior. Así como la interpretación de los espacios posteriores de progresión directa (si soy yo el que lleva a cabo esa continuación con el balón) o bien de un modo indirecto (en el momento que yo activo a otro compañero con la posesión y paso a buscar un segundo espacio de una manera cooperante).
Así como se precisa de vital importancia el papel de aquellos compañeros que ofrecen ayuda mutua al poseedor, es decir, aquellos jugadores que se encuentran en el centro del juego, aquellos que pueden activarse en cualquier momento y que facilitan el medio directo al poseedor, así como el de aquellos que cooperan con el poseedor, se encuentran fuera del centro del juego, pero su papel es vital para favorecer contextos, ya sea fijando rivales, estirando la profundidad provocando espacios de continuación, etc. El jugador debe entender que el juego es un funcionar permanente indiferentemente de si estás en posesión o lo está un compañero.




“Villa” recibe dentro del cuadrado en zona de finalización, la proximidad con el oponente directo le obliga a preferenciar la defensa de la posesión a la búsqueda de la progresión directa con la posición, pero su perfil corporal le permite proteger el giro a portería interponiendo el centro de gravedad ante el defensor a la vez que superar la línea presionante con compañero que penetra (pese a encontrarse en fuera de juego su perfil se lo permite) y a la vez que activar a Xavi el cual queda liberado al “desconectar” a su par directo, el cual desvía la atención al estímulo equivocado (“Villa”) olvidando a “Xavi” por completo.


"El fútbol no es ofensivo ni defensivo. El reglamento solo dice que hay que marcar más goles para ganar. Y nosotros hemos decidido no llevarle la contraria. Por eso partimos del balón, porque sin él no se puede hacer goles” (Juanma Lillo).

Autor: Ferrán Costa Pinazo.
enlace: http://eltactodelbalon.blogspot.com/2014/06/el-juego-de-cuadrados.html











jueves, 12 de junio de 2014

Una Jornada con Claudio Ranieri.
(en Francés e Italiano).
A.S. Mónaco.




video


"Conocer la realidad implica construir sistemas en continua transformación que se corresponden, más o menos a la realidad".
                                Jean Piaget.


miércoles, 4 de junio de 2014

Entrevista de metodología
y planificación.

Entrevistado: Francisco Seirul.lo Vargas.
Licenciado en Educación Física.
Preparador Físico del F. C. Barcelona.
Profesor del INEF de Cataluña.

Entrevista realizada por: Jesús Cuadrado Pino.
Director de TRAINING FÚTBOL.

Preguntas de metodología
Pregunta.- Para la orientación de la metodología del entrenamiento en el
fútbol, ¿hemos de partir del modelo de juego o de la persona?.
Respuesta.- Si partimos de la observación del juego como modelo cometemos un
grave error, pues todos los modelos de juego son coyunturales, incluso si tomamos
como modelo uno ideal construido por el propio entrenador. Por lo tanto, la metodología
debe ajustarse a lo que la persona es capaz de hacer, categorías que sabe procesar,
dependencia o independencia del campo en sus tomas de decisiones, la predicción o
acomodación a los acontecimientos y demás elementos que configuran su personalidad
competitiva.

P.- ¿Qué es jugar bien?.
R.- Es realizar variadas funciones en el terreno de juego, tenga quien tenga el
balón, que permitan optimizar las condiciones actuales del propio equipo para la
consecución del objetivo, el gol, en los sucesivos e inmediatos episodios del juego, que
por ciertas de aquellas funciones se hubieran inducido. Cuando esto se hace durante
todo el tiempo de duración del partido, se puede decir que ese equipo jugó bien.

P.- ¿Es posible la aplicación de una metodología de trabajo que nos permita
lograr un gran equipo a largo plazo y la obtención de resultados inmediatos?, o
dicho de otra manera: ¿se puede trabajar sentando las bases para el futuro y
consiguiendo resultados en el presente?.


R.- Cuando la metodología se centra en el jugador sí es posible. Pues de una
parte lograremos la optimización de sus capacidades, lo que repercute en los logros
inmediatos del presente del jugador. Si sucede que este jugador tienen un nivel de
optimización superior al de sus adversarios, está en la vía para la obtención de
resultados inmediatos. Por otro lado, cuando esta optimización de capacidades se hace
respetando los procesos personales de auto estructuración, estamos sentando las
bases de la futura evolución del jugador. Es necesario, para todo esto, plasmar objetivos
individuales en la planificación y desarrollar proyectos a largo plazo con fases
inmediatas del proyecto, asentadas en la particularidad de nuestros jugadores.

P.- Dado que el fútbol es un deporte de habilidades abiertas, la metodología
del entrenamiento táctico, ¿no debería basarse en juegos y ejercicios en los que el
jugador tenga que estar buscando continuamente soluciones?

R.- Así es, pero esta búsqueda debe tener unos “criterios de búsqueda” para que
las situaciones propuestas por el entrenador sean analizadas bajo esos criterios. De
esta forma, el entrenador puede proponer situaciones donde se establezcan variables
que pueden ser tratadas por el jugador según sus actuales capacidades y que de una
forma inequívoca le proporcionen la optimización en una determinada dimensión. Única
forma de poder planificar la práctica por parte del entrenador y controlar el estado de
optimización de sus jugadores.

P.- Las ciencias del entrenamiento que se aplican a la metodología de
deportes individuales, ¿son suficientes para lograr el mejor estado de condición
física en los deportes colectivos?

R.- Son suficiente soporte para construir sobre ellas las metodologías que se
aplican a esta otra categoría de deportes. La metodología del entrenamiento de fuerza
para un halterófilo, de nada nos vale para entrenar la fuerza del fútbol, pues en este
deporte no se mide el rendimiento por el total de quilos levantados en dos tiempos o en
el total olímpico. Pero los principios de la halterofilia son válidos para todo el
entrenamiento de fuerza para cualquier especialidad deportiva, son por lo tanto la base
sobre la que debemos construir la metodología específica de los deportes de equipo que
requieran fuerza. Lo mismo sucede con la velocidad y demás métodos que permiten
desarrollar esta categoría de capacidades.


P.- El nivel de condición física, ¿juega un papel determinante para el
rendimiento en el fútbol?

R.- Es evidente, pues la condición física es el resultado y confluencia del estado
de optimización en que se encuentren las capacidades condicionales del jugador. Éstas,
deberán encontrarse en un estado continuo de desequilibrio, producto de su interacción
con el resto de capacidades que configuran la estructura del jugador de fútbol, en un
momento de su vida deportiva, para lograr el máximo rendimiento en ese nivel. El
jugador puede desarrollar las técnicas del juego a lo largo del partido porque tiene el
soporte de las capacidades condicionales, si estas se detienen, si no se ajustan a un
desequilibrio constante, el jugador pierde potencia prospectiva limitando mucho su
progreso en los logros de su juego, disminuyendo sustancialmente su rendimiento.

P.- ¿Cuáles crees que son las verdaderas necesidades de optimización del
rendimiento en el fútbol?

R.- Optimizar el rendimiento en el fútbol desde la perspectiva del jugador, es
optimizar todas sus capacidades en las dimensiones que requiere esa actividad.
Debemos determinar estas dimensiones en el ámbito de las capacidades condicionales,
coordinativas, cognitivas, volitivas, expresivas... que configuran la estructura del jugador.
Para realizar esas determinaciones disponemos exclusivamente de la observación del
jugador inmerso en la práctica específica que realiza junto a sus compañeros, el
entrenador, el propio jugador y sus oponentes. Por lo tanto, las necesidades se van
creando y definiendo siempre que seamos capaces de ver lo que la práctica específica
nos ofrece, que es todo. ¿O es que no nos muestra necesidades de optimización de
ciertas capacidades de un delantero, el defensa contrario que deja que “le encare”,
dejándole “salir” por su izquierda donde siempre le quita el balón?

P.- En la metodología del entrenamiento en el fútbol, ¿pueden utilizarse en
algunos casos los aportes de las ciencias del entrenamiento para deportes
individuales?, o ¿esto no debe aplicarse nunca?

R.- Esta pregunta está contestada en parte anteriormente. Si queremos ser
eficientes en las propuestas de entrenamiento, debemos hacerlas desde las
necesidades que el jugador tiene ante la práctica del deporte que esté realizando, pues
esto es lo que han hecho los deportes individuales. Si queremos mejorar la velocidad
necesaria para recibir el balón de un compañero y sin incurrir en fuera de juego,
debemos entrenar la velocidad en las condiciones de variabilidad en que se presentan
estas situaciones de juego, respetando las condiciones metodológicas del
entrenamiento de velocidad, pues esto es lo que han hecho los deportes individuales.



P.- En el fútbol, la mejora de un solo aspecto del rendimiento ¿puede alterar
el rendimiento integral?, es decir, el aumento de una cualidad de forma analítica y
sin entrenar las demás, ¿puede empeorar el rendimiento el equipo en el partido de
competición?

R.- En términos absolutos sí, pues no hay ningún deporte en el que mejorando
sólo una cualidad entrenada de la forma que sea se pueda rendir. Pero la primera parte
de la pregunta precisa de un pequeño comentario. En primer lugar, fijar un sólo aspecto
del rendimiento, por ejemplo la velocidad, supone entrenar un grupo de capacidades y
sistemas del jugador que confluyen en la mejora de esa cualidad. Desde la perspectiva
del jugador, es optimizar prioritariamente algunos de sus sistemas que le permiten
interactuar con el entorno en una dimensión dentro de los episodios del juego que está
siendo evaluada como velocidad. Este ajuste interno, que continuamente provoca el
entrenamiento, es su Teleonomía, su determinada organización interna de todas sus
estructuras, en vistas a la consecución de cierto proyecto interno. Este ajuste e
interacción entre sistemas o estructuras, debe mantenerse en un desequilibrio constante
para poder estar en predisposición de optimización. Para esto, las situaciones de
entrenamiento no pueden ser analíticas, pero tampoco cerradas ni homogéneas y
obligan a los entrenadores a construir otro tipo de situaciones de entrenamiento que son
también específicas para los deportes como el Fútbol.

P.- Diseñar la forma y la cuantificación de la carga del entrenamiento en el
fútbol en función de la competición, ¿puede significar que el mejor entrenamiento
es un partido de once contra once buscando las mismas condiciones que se dan
en los partidos oficiales?

R.- Primero deberíamos plantear que los partidos en “casi” situación real a la de
competición durante los entrenamientos deben ser utilizados únicamente como síntesis
de los procesos de optimización diseñados en el ciclo de entrenamientos previos a la
realización de esa sesión-partido, puesto que éste es un medio muy válido para evaluar
la conformación e integración de aquellos procesos a la simulación de competición.
Debemos decir además que, sólo utilizando el tiempo como cuantificación de la carga de
tales partidos, estamos desaprovechando innumerables otros elementos que pueden
aportarnos conocer valores cualitativos de las adquisiciones del jugador. Por lo tanto, no
es el mejor entrenamiento, porque si su supuesto objetivo era reproducir las condiciones
de la competición, no lo logra y el mejor entrenamiento es aquel que logra reproducir
fielmente una situación para que el jugador que participa en ella optimice ciertos
sistemas que son reconocidos inequívocamente, como de participación necesaria para
resolver esa situación propuesta. Es un entrenamiento bajo el método de competición
que por ser muy específico, su utilización debe ser sopesada como la de cualquier otro
método de entrenamiento y así indicarlo en los programas planificados de
entrenamiento.

P.- Es correcto el calentamiento en el fútbol, tal y como se realiza ahora, de
manera estandarizada?

R.- El calentamiento es la introducción a una práctica física de entrenamiento o
competición. Los calentamientos estandarizados solo pueden ser utilizados previamente
a la competición, cuando se ha comprobado que es la mejor propuesta a la
individualidad ¡¡Este es mi calentamiento!! Los calentamientos para las sesiones, deben
mantener una pequeña parte de “alerta fisiológica” propia del jugador individual y luego
otra parte adecuada a las demandas de los contenidos de la sesión que se realice, por
lo tanto no estandarizado.

P.- ¿Qué parámetros hay que tener presentes para lograr el verdadero
estado de forma deportiva en el fútbol?

R.- El definir el estado de forma en un deporte de equipo, entraña cierta dificultad,
pues la evaluación del estado de forma ha de hacerse desde un paradigma ecológico y
no sólo del simplista tradicional realizado por métodos cuantitativos referidos al
resultado. Partimos desde el conocimiento del nivel de Teleonomía de nuestros
jugadores y utilizamos el método hipotético-deductivo consensuando lo más posible con
lo que la realidad nos informa y somos capaces de procesar. Así debemos plantear
hipótesis sobre el estado de forma de nuestros oponentes y deducir las implicaciones
que ello tiene sobre la planificación del entrenamiento de nuestros propios jugadores
implicados. Debemos contrastar las hipótesis de nuestro proyecto inicial, sobre los
objetivos en las diferentes competiciones en que participamos, con el estado actual de
la competición que nos ocupa, para deducir las estrategias más convenientes de
nuestro entrenamiento, para no afectar al resto de las sucesivas competiciones.
Debemos hipotetizar también sobre cómo los medios valoraron nuestra última
participación en esta competición y cómo lo hace nuestro propio club, para deducir el
alcance de tomar riesgos en la planificación de los contenidos o no hacerlo. Todas estas
premisas, y algunas más, deben ser tenidas en cuenta para comprender y poder lograr
el verdadero estado de forma del jugador, que debe atender al propio nivel, al de él
respecto a sus compañeros, al de sus oponentes, a las exigencias de la competición y al
que esperan el entorno socio-cultural de ese momento. La definición simplista
cuantitativa por el resultado alcanzado, es la del aficionado que acude al campo, el
técnico y su equipo, debe utilizar el paradigma ecológico para poder controlar el estado
de forma y cuantificarlo en cada uno de estos ámbitos, diseñando medios específicos
para alcanzarlo.

P.- ¿Qué tipo de metodología ha de emplearse para lograr un estado de
forma homogéneo de todos los jugadores del equipo, o no es necesario buscar
ese estado de forma homogéneo?.

R.- No es necesario un estado de forma homogéneo para todos los jugadores,
asunto que es además imposible. Atendiendo a las premisas de la anterior pregunta,
debemos lograr un estado de forma adecuado y suficiente, no el óptimo ni homogéneo
para todos, pues cada jugador debe resolver distintas situaciones durante el partido y
aunque sean las mismas no tendrá que realizarlas en los mismos parámetros espaciotemporales
que cualquier otro jugador de ese mismo partido, lo que modifica
sustancialmente sus necesidades de forma deportiva

P.- ¿Un futbolista con un nivel condicional muy bajo, o en baja forma, puede
resolver de una manera eficaz funciones específicas en un puesto determinado, y
hacerlo con un buen rendimiento para el equipo?

R.- Si entendemos el estado de forma desde la evaluación por el resultado, los
jugadores que por su demarcación en el campo tienen como función la realización del
tanto, pueden, de manera esporádica, ser determinantes para la consecución del gol de
la victoria y lograr el buen rendimiento del equipo aun estando en un penoso estado de
forma, que al menos deberá permitirle ejecutar un cierto número de funciones eficaces.
Desde la perspectiva Ecologista, esto es un planteamiento no deseable, que a la larga
destruye el rendimiento del equipo, a no ser que en el proyecto inicial se contemple esta
opción y sea aceptada por el equipo y la entidad deportiva.

P.- ¿Cómo pueden integrarse el desarrollo de las capacidades biomotoras y
de las habilidades motrices generales para transferirlas en elementos específicos
para la competición en el fútbol?

R.- Los procesos de transferencia son en la teoría científica muy problemáticos y
además todas las llamadas habilidades y capacidades biomotoras generales tienen, en
el mejor de los casos, un más largo camino de transferencia, si lo hubiera, que las
específicas. Este tiempo de transformación largo no existe en los deportes de largo
periodo de competición, por lo que deben ser desechadas de la práctica del
entrenamiento en estos deportes, que no permiten estar en un cierto grado de forma
general, nada rentable en las continuas competiciones de su largo periodo de
competiciones.



Preguntas de planificación
P.- La planificación del entrenamiento en el fútbol, ¿puede seguir un modelo
predeterminado, o hay que planificar en función de la adaptación del futbolista a
las tareas del entrenamiento y en función de su aprendizaje de las acciones
tácticas planteadas?

R.- La planificación contempla una relación de acontecimientos de entrenamiento
de un deportista o grupo de jugadores, que los construye el entrenador al objeto de
optimizar las cualidades de sus discípulos. Si es una buena planificación, esas
previsiones que realiza el entrenador, están ordenadas bajo diferentes criterios, unos de
ellos son predeterminados y muy rígidos, pues aseguran que los contenidos están de
acuerdo con los principales y comunes objetivos por lograr. Otros, que también están
propuestos, tienen que realizarse individualmente pero bajo condiciones acomodadas a
diferentes criterios, como resultados, adaptación o validez..., dado que atienden a
objetivos particulares y no pueden obstaculizar el logro común del anterior criterio, sino
que por su plasticidad se moldean para cooperar desde la particularidad al logro de los
objetivos prioritarios.

P.- En el fútbol hay un gran número de competiciones (partidos) al año y
están distribuidas a lo largo de casi once meses, ¿en qué medida condiciona esto
a la planificación de cada temporada?

R.- Condiciona totalmente la planificación y creemos necesario construir una
propuesta específica para los deportes de esta categoría, pues las propuestas
tradicionales no contemplan este diluvio de competiciones en un solo ciclo de
entrenamientos.

P.- La teoría del entrenamiento indica que el estado óptimo de forma no
dura mucho tiempo, sin embargo, en el fútbol hay que rendir al máximo casi todo
el año, ¿se puede elaborar una planificación específica en el fútbol que asegure el
mantenimiento de un estado ideal de forma durante casi toda la temporada?

R.- Como hemos expuesto en anteriores preguntas, es necesario construir una
planificación específica para el fútbol y el grupo de deportes de parecidas
circunstancias. La solución es mantener al jugador en un alto estado de forma, por
debajo del óptimo, durante toda la temporada y en situaciones puntuales acceder al
estado óptimo para regresar al nivel anterior. La planificación por micro-estructuración,
que durante más de 15 años llevamos construyendo y probando en diferentes deportes,
pretende estos resultados y es una buena respuesta a las necesidades de este grupo de
deportes.

P.- ¿A qué te refieres cuando dices que la planificación del entrenamiento
en el fútbol ha de ser planteada desde la perspectiva del jugador y no desde el
rendimiento en la especialidad?.

R.- En parte está contestada en la primera pregunta y es que en las
planificaciones de los deportes individuales y por extensión a los de equipo, se hacen
propuestas muy cerradas, se intenta que “este jugador” se adapte “al jugador” que
teóricamente se ha construido por la experiencia de un grupo de entrenadores, que bajo
la justificación de la ciencia lo proponen como modelo ideal de jugador para la práctica
de ese deporte. El jugador que se adapta a ese modelo, es quien rinde, según ellos,
más en ese deporte. Es decir, el modelo del jugador se construye desde el deporte, a
partir de como ciertos entrenadores interpretan el deporte suponiendo que su
interpretación es la única, la mejor, sin darse cuenta que esa construcción en la mayoría
de casos la realizan con la experiencia acumulada por el éxito de un jugador o en el
mejor de los casos por un grupo de jugadores que tuvieron éxito siguiendo ese modelo
por él o su grupo construido; Sin reparar, o acaso sí, en que sólo triunfan con él cierto
perfil de jugadores que son los que por casualidad tienen muy parecida bioestructura a
aquellos. El resto según ellos no valen para ese deporte. Así se han malgastado
muchos deportistas que fueron muy disciplinados y siguieron a rajatabla tales
planificaciones no adecuadas a sus capacidades. Por ello muchos jugadores con “otros
talentos” no encajan con ciertos modelos de planificación propuestos por ciertos
entrenadores y si lo hacen con otros. Creemos que el entrenador debe por ello construir
sus propuestas desde las necesidades que tiene el jugador y no desde una premeditada
concepción del deporte por muy elaborada y justificada que se tenga.

R.- ¿El periodo de cada semana es el único ciclo de entrenamiento que
puede tenerse en cuenta durante la fase competitiva, en el fútbol?.
R.- Según la propuesta de micro-estructuración la semana es la unidad
fundamental de la estructura de esa planificación, pues el jugador necesita adecuar sus
procesos de optimización para poder rendir a un suficiente nivel, uno o dos días dentro
de ese micro ciclo semanal.

P.- ¿Para diseñar la planificación es necesario conocer con antelación el
calendario de competición, en relación a los equipos a los que nos tenemos que
enfrentar en cada fecha; o este dato no tiene trascendencia?

R.- El calendario de competición se conoce ya antes de hacer el Proyecto de
Entrenamiento. El Proyecto de entrenamiento debe adecuar sus estrategias y objetivos
a dicho calendario, para lo cual hay que hacer estimaciones y supuestos, no sólo sobre
el calendario, sino también sobre la forma de confeccionar y utilizar la propia plantilla de
jugadores, la elección de los sistemas de juego por utilizar, la tecnología disponible, la
funcionalidad del equipo de entrenamiento..., con todo ello organizado en fases, se
puede iniciar la Planificación que por supuesto se verá influida por la competición, pero
la mayor influencia debe ser la de satisfacer las necesidades de optimización de los
jugadores, frente a las exigencias del rendimiento competitivo durante la larga
temporada competitiva.

Preguntas de tests de evaluación
P.- En el fútbol, ¿pueden realizarse tests de control del entrenamiento
objetivos?

R.- En el fútbol, como en cualquier deporte, se pueden realizar test objetivos pues
la objetividad es necesaria para superar los criterios de calidad y que el test pueda ser
validado. Para controlar el entrenamiento deben realizarse observaciones objetivas
sobre ciertas condiciones de las propias tareas de entrenamiento que realice este grupo
de jugadores y que son consideradas como muy útiles para reconocer el nivel de
optimización logrado en aquellos sistemas que permiten esa realización a cada jugador.
No hace falta ningún otro test.


P.- ... Y ¿tests objetivos para el control de los partidos?.
R.- Sólo hay que establecer unos criterios de observación y entrenar a los
observadores para realizar la observación y el registro bajo esos criterios. Después se
deberá hacer un tratamiento estadístico de esos datos registrados para sacar las
conclusiones oportunas. Lo realmente interesante es qué observar y la utilidad de las
conclusiones de esas observaciones realizadas y no si el coeficiente de objetividad es
de 0,65 o de 0,90 de este o aquel test.

P.- ¿No crees que los jugadores no se motivan en los tests de esfuerzo que
se realizan en el laboratorio, no se esfuerzan para llegar a su máximo umbral de
trabajo y, como consecuencia de ello, nos encontramos con que estos tests no
nos valen de nada, porque no nos dan ninguna referencia válida?

R.- Es difícil, pues lo ven demasiado lejos de su práctica en el campo. Pero este
no es sólo el motivo por el que este tipo de test puedan ser o no válidos para el diseño
de las cargas de entrenamiento. Si nosotros utilizamos métodos generales, estos test
son muy útiles, pero si nuestra propuesta es utilizar métodos especiales, estos test no
nos valen, pues miden cualidades genéricas. Lo mismo nos sucede en distintos test de
campo. Debemos ser coherentes para saber que queremos que nos den los test y no
pedir lo que no nos pueden dar, o lo que es peor, mediatizar nuestra práctica
simplemente porque un test nos indica un dato cuya interpretación confunde nuestras
decisiones respecto el entrenamiento que debemos realizar. ¿Verdad que por el ruido
que hace un motor al ralentí analizado por el mejor audímetro no podemos predecir su
rendimiento en las 24 h de Daitona?

P.- ¿Qué mecanismos de control podrían establecerse en el fútbol para
cuantificar la evolución del equipo y su rendimiento, de una manera objetiva?.

R.- Lo primero es determinar qué queremos controlar, definido el objetivo se
pueden articular los procedimientos, diseñarlos y utilizar o establecer los medios
tecnológicos necesarios. Después está el tratamiento que se haga del material logrado
con esos procedimientos. Si quieres controlar el rendimiento, debes definir que es ese
concepto y diseñar los procedimientos para ese control. Si en tu filosofía la evolución del
equipo es sinónimo de rendimiento es diferente a que si las evoluciones son
consideradas como variables situacionales o son variables comunicativas o son estadios
inestables para acceder a otros más estables... Es decir, cada forma de comprender y
definir el juego determinará los mecanismos de control más eficaces.

P.- ¿La calificación del jugador sólo puede determinarse por su nivel de
actuación durante las acciones específicas de cada partido, o hay otros medios de
evaluar objetivamente al futbolista?

R.- La calificación estricta de su actuación durante el juego, se debe evaluar a
través de su actuación durante el juego, es decir, por sus acciones específicas en cada
partido y deberán establecerse criterios claros para que esa observación sea de
aspectos cualitativos, cuantitativos, en valores de técnica, táctica, emotivos o del campo
de actuación que se le haya encomendado y luego de haberlo comprendido el jugador.
Muchas veces la calificación del jugador es una calificación del proceso de
entrenamiento realizado pues si en éste no hay propuestas de conceptos inequívocos y
practicados desde la variabilidad y la variación, posiblemente el jugador en el campo
será incapaz de ejecutarlos y será negativamente valorado.

P.- ¿Para cuantificar la prestación del equipo en cada partido y valorarla
adecuadamente, son útiles las anotaciones del número de acciones realizadas?.
Es decir, ¿son datos relevantes el número de realizaciones de pases cortos, pases
largos, conducciones, regates, tiros, remates de cabeza, despejes,
interceptaciones, desviaciones, robos de balón, etc.?. ¿Tener anotadas estas
acciones y poseer una estadística de estos datos, nos puede servir de algo a la
hora de planificar el entrenamiento o de corregir posibles deficiencias del
equipo?

P.- Cuantificar la realidad así, es descontextualizarla y los datos
descontextualizados no nos valen para evaluar o tomar decisiones sobre un individuo o
un proceso. Debemos estudiar el fenómeno en la situación que se produce, definiendo
claramente la realidad de esa situación. Hay que investigar los componentes de esa
situación, para concluir en los elementos que debemos observar, los que entendemos
son más significativos, los más directamente responsables de que esta situación se
haya dado en esos términos y no en otros. La primera propuesta es del paradigma
tradicional, que sólo utiliza métodos cuantitativos, la propuesta del fútbol debe ser el
paradigma naturista, que utiliza métodos cualitativos, incluso el conocimiento tácito no
fácilmente comunicable y que en muchos casos rige la práctica competitiva sobre todo
cuando hay contacto directo con el oponente y con tus propios compañeros. ¿O es que
alguien que haya jugado al fútbol valora igual una pérdida de balón de 1x1 de un
delantero que la de un defensa que deja al delantero contrario en posición de marcar?.

P.- ¿En el proceso de control del entrenamiento, pueden sernos útiles las
valoraciones subjetivas de los propios jugadores, realizadas antes, durante y
después del entrenamiento?

R.- Todos los procesos de control y de evaluación deben ser previamente
ensayados por quienes los vayan a realizar. Entendemos que durante los
entrenamientos debe entrenarse la auto-observación y auto-evaluación, así como el
momento y la forma de comunicación de las observaciones así realizadas. Estas
valoraciones subjetivas deben ser entrenadas y deben contrastarse con las que hace el
entrenador y la que hace cada jugador de los otros jugadores. Sería extraordinario que
concurriera en ella también la de los jugadores contrarios pero esto es aun más inviable.
Si el entrenador y los jugadores tienen claros los criterios de observación, sólo falta
decidir el momento y la tecnología que utilizaremos para cruzar esa inestimable
información que con toda seguridad es tan valiosa para la optimización del jugador
como su propia práctica, porque sólo a través del conocimiento racional de nuestras
acciones, estamos en vías de poderlas modificar en otras actuaciones y de eso se
trata..., por ello consideramos muy válidas este tipo de valoraciones si cumplen con los

criterios arriba indicados.

"Las cargas son sólo para los burros. 
Los esfuerzos del fútbol son exclusivos del fútbol. 
Nada que quieras trabajar fuera del patrón de juego de un entrenador es real y por tanto te sirve de poco".
Profesor Vitor Frade.

                                                     Óscar Méndez Albano.