miércoles, 6 de noviembre de 2013

Los Mitos en en el fútbol. Parte Uno.

Hace varios días, viendo una entrevista en Fox Sports del Entrenador de la Selección Chilena de Fútbol, el Argentino Jorge Sampaoli (muy recomendada en nuestra opinión, realizada por el periodista Argentino Fernando Niembro) vimos como el tocó varios temas, que son vistos como “verdades acabadas”  o temas que se han instaurado como verdades que no están sustentadas bajo ningún dato objetivo o hecho comprobable.
Muchos de estos hechos que el menciona en la entrevista, en nuestra opinión, derriban o cuestionan muchos de estos mitos entendidos por nosotros como “Persona o cosa a las que se atribuyen cualidades o excelencias que no tienen, o bien una realidad de la que carecen”. Son aspectos que se dan como verdades instauradas en nuestra sociedad, tanto en el fútbol como en nuestra vida rutinaria …en el día a día.

Mito Número Uno.
“No te acerques o te involucres demasiado con los jugadores porque sino el grupo se te irá de las manos”.

Hemos escuchado hasta el cansancio diferentes profesionales afirmando que si uno cruza esa línea imaginaria de  la autoridad, que si uno pierde esa distancia, que si no existe esa línea vertical entre los jugadores y cuerpo técnico, el grupo  perderá todo el respeto tanto por esos profesionales como por el trabajo que se vaya a desarrollar.Inclusive yo tengo unas cuantas anécdotas personales de este tipo que me sucedieron personalmente….que luego esas personas tuvieron que admitir que estaban equivocados.

“Los que hacen de la objetividad una religión, mienten. Ellos no quieren ser objetivos, mentira: quieren ser objetos, para salvarse del dolor humano”.  José Coronel Urtecho.



Sampaoli en esta entrevista, afirma que el necesita desarrollar una empatía, que tiene…que “querer” al jugador para poder relacionarse con él.
Afirma como cuando fue por primera vez a dirigir a un club en Perú, tuvo que involucrarse y crear un vínculo con sus futbolistas escuchando la misma música, comiendo la misma comida, para poder identificarse de mejor manera y generar un vínculo más cercano con esos futbolistas de una cultura futbolística diferente, donde afirma que lo que sabían de táctica “era todo empírico” (basado en la experiencia propia) y donde tuvo que convencerlos que agregándole lo otro, trabajo, profesionalismo, mejorar en lo metodológico, los iba a mejorar como futbolistas y como equipo.
  
“Puedes solo levantarle la voz
a los deportistas en quien confías”. Bill Parcells.

De acuerdo a la psicología social del  Psicólogo Social Argentino Enrique Pichon Riviere, este ubica al vínculo como clave fundamental en toda relación bipersonal, entre dos personas o entre entrenador y dirigido. Este vínculo será bidireccional y tendría mutua aceptación, se influirá recíprocamente tanto de un lado como para el otro.

“Tratar a las personas cansa mucho. He intentado explicar, y no sé si lo he logrado: al final, cada persona tiene su propio mundo, su propia gente y su propia vida; hay que respetar el mundo de cada persona. A través de una idea común de convivencia y de juego, hay que intentar ser lo más intuitivo para sacar lo mejor de ellos. Si no eres capaz, te van a echar”.Pep Guardiola
Es una relación bidireccional, bipersonal pero donde interactúan tres factores, las dos personas y el vínculo.
En este vínculo, a nivel inconsciente en cada individuo se ejercen ciertos mecanismos a nivel inconsciente que influirán en ese vínculo además de la historia personal de cada individuo.

El concepto de Transferencia es un concepto que introdujo el Padre del Psicoanálisis Sigmund Freud. Sería un mecanismo que se  da en toda relación bi-personal donde el dirigido proyecta en el entrenador una cantidad de valores, fantasías, aspectos que son propios de su mundo interior y de su inconsciente. Estas fantasías  no tienen por qué ser reales, pueden ser deseos o fantasías de como pretendemos que la autoridad en este caso sea o se comporte en vez de como realmente es……

“El técnico perfecto es Ancelotti, estaba acostumbrado a la disciplina de hierro de Mourinho y Capello”.Zlatán Ibrahimovic.

Así mismo con el paso del tiempo se ha descubierto el concepto de la Contratransferencia, que en este caso es todo lo que va sintiendo ese entrenador en este caso, a nivel inconsciente, dentro de este vínculo que se crea. Todo esto a nivel inconsciente, es decir, nosotros no somos conscientes de estos aspectos. Ese vínculo es dinámico, es decir, se va modificando constantemente a manera que se modifica y retroalimenta esa relación o vínculo y asimismo se va dando con el grupo y el entrenador y cuerpo técnico. En otras palabras sería lo que nosotros esperamos que ese futbolista haga o en lo  que el mismo se convierta.
 Todo esto es simplemente para que quede remarcada la complejidad de las relaciones bipersonales y lo difícil que es llevar adelante o trabajar con grupos humanos numerosos.

  

 Confundir o malinterpretar el tener y ejercer la autoridad, y ser autoritario. Propiciar climas democráticos donde haya  libertad, con otros basados en el libertinaje y la autogestión.

 "El futbolista es como el caballo: si uno aprieta, responde; si le suelta la rienda, termina tirando al jinete".Renato Cesarini

Nosotros como entrenadores/técnicos, debemos identificarnos con esos atletas, de modo de poder  brindar y recabar información y poder actuar pero siempre desde nuestro rol de líderes del grupo. Debemos tener claro que la autoridad se debe ejercer por parte nuestra pero no de una forma vertical, sino horizontal, retro-alimentativa, que de esta forma se enriquecerá de forma mucho más intensa.

 “El analfabeto de mañana no será la persona incapaz de leer. El analfabeto de mañana será la persona que no ha aprendido cómo aprender”. Alvin Toffler.

Generalmente, los individuos que suelen preocuparse con perder autoridad frente a un grupo son aquellos que se criaron con modelos autoritarios de enseñanza, colegios de monjas, instituciones del ejército o de la iglesia donde impera este modelo con mayor frecuencia además de tener padres autoritarios. Suelen tener miedo a involucrarse emocionalmente con sus dirigidos por miedo a que esta emoción que pueda surgir pueda influir y nublar esa supuesta objetividad que lograrían si toman distancia de esos grupos.
No perciben que la información siempre es subjetiva, y lo que logra este vínculo distanciado,  hace que al futbolista y al entrenador les sea más difícil identificarse mutuamente.
"Cuando deje de corregir a un jugador en un entrenamiento, significará que he perdido la ilusión". Pep Guadiola.


Mito Número Dos. Solo los jugadores de Alto Rendimiento serán buenos o grandes entrenadores.

Sampaoli en la entrevista explica como tuvo que dejar de jugar al fútbol a una joven edad debido a que según al entrenador y descubridor de diversos futbolistas famosos argentinos Jorge Griffa, le dijo que tenía no menos de 10 futbolistas mejores en su posición y Sampaoli dejó de jugar al fútbol….algo que le marcó mucho.
Él explica como se tuvo que preparar, al no ser un futbolista profesional, de forma diferente debido a su “carencia de  vestuario”. El entrenar con equipos amateurs de Rosario, y entrenar de forma similar a como lo hacían equipos profesionales y convivir con ellos, entrenar 5 días a la semana, algunos días con doble horario, convencerlos que de esta forma seguramente se iban  a ver favorecidos todos.

“Un jockey no tiene por qué haber sido caballo para  ser exitoso”. Arrigo Sacchi.

Hemos escuchado en todos estos años en esto del fútbol, a periodistas y gente del ambiente del fútbol decir que para llevar/dirigir  efectivamente un plantel profesional es necesario haber sido uno. Si estamos de acuerdo que es necesario haber tenido algún tipo de experiencia en el trato con el futbolista, pero hay también otros factores que son sumamente importantes y que desgraciadamente muchos futbolistas del alto rendimiento no logran desarrollar, ya sea por falta de tiempo o por baja capacidad cognitiva o de interés de aprender / estudiar.
Existen muchos ejemplos de grandes futbolistas que han sido grandes entrenadores.
Johan Cruyff,  Pep Guardiola, Gerardo Martino, Giovanni Trapattonni, Vicente Del Bosque, Luis Aragonés, Carlos Bianchi, Alfio Basile, Philippe Montanier, Michael Laudrup, Hector “Bambino” Viera,  Cesar Luis Menotti, Carlos Bilardo, Tele Santana, Carlo Ancelotti o Marcello Lippi etc.
Sin embargo, para ser honestos, los entrenadores que han dejado más huella aún no fueron futbolistas de primera división o apenas llegaron a jugar  sin pena ni gloria. Nombres como Arrigo Sacchi, Jorge Sampaoli, José Mourinho, Arsene Wenger,  Jurgen Klopp, Manuel Pellegrini, Rafael Benitez, Marcelo Bielsa (que como afirma él fue un central muy limitado) y si hacemos un repaso por las ligas más fuertes de Europa nos encontraremos con la sorpresa que la mayoría de los entrenadores de los equipos más fuertes son dirigidos por gente que no fueron futbolistas brillantes  o que ni siquiera llegaron o brillaron en primera división. Para ser justos, muchos de estos entrenadores se forjaron el camino desde abajo, en clubes que no eran tan poderosos teniendo que demostrar mucho....algo que no tenían que hacerlo estos ex jugadores de dilatada trayectoria. Así mismo no vale la pena nombrar a los cientos de casos de grandes ex jugadores que fracasaron como entrenadores.

 Posibles cualidades que los entrenadores modernos deben tener:

-No alcanza con haber sido un gran jugador, como en todos los procesos se vive en el aquí y ahora…en el presente.


“No se vive de lo que has sido, sino de lo que eres” Johan Cruyff.

-Hoy en día no alcanza solo con ser un gran seleccionador como hace  años. La complejidad del fútbol es tal que no alcanza solo con colocar a los jugadores en el terreno de juego el día antes y dar una charla durante o antes del encuentro.

-Hay que tener una capacidad analítica muy desarrollada para poder observar y analizar los encuentros en tiempo real. Manejar aspectos contra-tácticos.

-Hay que tener conocimientos profundos a nivel metodológico de las diferentes teorías del entrenamiento de fútbol.

-Capacidad de motivar a los futbolistas.

-Tener una personalidad fuerte y capacidad de  liderazgo.

-Tener gran capacidad oratoria y de comunicación.

-Tener desarrolladas las distintas capacidades de la inteligencia, en otras palabras, ser completo.

-Tener conocimientos tácticos y estar actualizándose  constantemente ya que los mismos  siempre  están cambiando.

“La clave hoy en día para un liderazgo exitoso es influencia, no autoridad”.
Kenneth Blanchard.

-Buen trato y relacionamiento con la prensa, directiva  y afición.

-Tener con claridad el manejo de  la dinámica grupal en el vestuario.

-Tener conocimiento de manejo tecnológico que sirva de apoyo durante la semana para darle más y mejores herramientas a los futbolistas de funcionamiento propio y de rivales.

-Tener buena relación con su cuerpo técnico.


                                 Óscar Méndez Albano.

 "Todas las personas nacen como original; la mayoría mueren como una copia"





No hay comentarios:

Publicar un comentario