miércoles, 20 de enero de 2016

Posibles dificultades a la hora de trabajar en fases o etapas formativas con enfoques sistémicos en contextos competitivos.
Autor: Oscar Méndez.

Ahora que tenemos más tiempo libre dado que no renovamos contrato con el club donde estábamos trabajando, vamos a exponer diferentes situaciones problemáticas que se nos plantearon en este año y medio  con cuatro planteles diferentes, desde sub 15 hasta sub 13 que nos tocó trabajar en estos 18 meses pasados.
En este caso me tocó trabajar con  fases tempranas o iniciales, algo que realmente no tenía experiencia ya que siempre había trabajado con edades más grandes y por ende otras etapas en la formación, en sub 20 (Juveniles), regionales o Tercera División en España o aquí en Uruguay en Sub 19 (Cuarta División) salvo en una ocasión en España cuando recién había llegado.

El proceso de Juveniles en Uruguay (A.U.F) comienza en las edades de Sub 14 y continúa hasta sub 19.

El salto de fútbol infantil (llámese baby fútbol u otras ligas como A.U.F.I aquí en Uruguay) es muy grande, por diferentes factores. (en España sería el mismo caso en fútbol 7 o 8) 

Factores que observamos en este proceso de importancia o  relevancia:

-        Estos chicos vienen de entrenar muy pocos días a la semana, de poco   
      volumen de trabajo  o en algunos casos ni entrenaban.

-   Vienen de trabajo nulo en aspectos físicos de desarrollo como trabajo de fortalecimiento del centro del cuerpo, problemas graves de propiocepción y equilibrio,  de multi-saltos, de coordinación,  no han trabajado en la mayoría de los casos con preparadores físicos o entrenadores titulados.

-        No conocen principios básicos del juego. No han trabajado en su gran mayoría en base a conceptos tácticos,  no manejan conceptos tácticos tan simples y elementales que les permitan comprender mejor el juego, algo tan básico como diferenciar entre los 4 momentos del juego por ejemplo.

-        Dada como está armada la estructura, los clubes en estas etapas se saltan estas etapas de formación y priorizan exclusivamente la competencia.

-      Los clubes contratan a profesionales que priorizan exclusivamente la competencia para salvar su trabajo o para proyectarse.


-       Los clubes  con mayor presupuesto priorizan la competencia y dejan de lado la fase formativa a un segundo plano… o inclusive la dejan de lado totalmente.

-        Existe un trabajo muy agresivo de captación de los clubes de Juveniles con mayor infraestructura y presupuesto que agrandan la diferencia con respecto a clubes con menor presupuesto y poder de captación. 

-     Estos clubes  hacen un proceso de captación durante un año o inclusive más antes de comenzar el proceso en "Juveniles",  donde van captando y mediante el entrenamiento, intentan mejorar al chico y darle ese trabajo que carecía, en cierto modo solucionando en parte este aspecto que plantea el entorno en fases sensibles.

-        En la mayoría de los casos, estos chicos vienen con una base muy liviana o nula de trabajos de técnica pero descontextualizados, alejados de situaciones “reales o similares” al juego.

-        El éxito del trabajo en juveniles se mide según el resultado deportivo, en muchos casos porque la gente que esta trabajando necesita justificar ante el empleador o dirigente del club su inversión, el trabajo que está realizando en períodos cortos de tiempo o a corto plazo. Esta claro que existen clubes como por ejemplo el Atletico de Madrid que en la base, intenta formar a través de la competencia, aunque no pasa a un segundo plano la formación.

-        Al priorizar el resultado, los chicos aprenden en la mayoría de los casos, a jugar empleando solamente los momentos del juego que van a a utilizar frecuentemente, en el caso de los equipos débiles de  la Organización Defensiva y la Transición Ofensiva y de los más fuertes de la Organización Ofensiva y Transición Defensiva y les limita el poder aprender a jugar de una forma más completa, de acuerdo a lo que pide el juego a nivel global. Este es un aspecto que observé cuando trabajé en la U.D. Las Palmas, que acaparaba todo a nivel local por su Organización, pero cuando iba a la península Española y competía con clubes de una estructura similar o mayor, tenía muchos problemas para competir, al competir siempre con equipos más débiles sus porteros no trabajaban en los encuentros…sus defensas y medios no defendían…por ejemplo…etc.



 -        La competencia estimula o potencia los puntos fuertes de un futbolista cuando gana pero no los puntos débiles, y expone los puntos débiles del que pierde pero tampoco potencia los fuertes. Al estar este proceso formativo relegado a la competencia, se logra una especialización en los puestos de cada chico en edades muy tempranas, y estos se convierten  o transforman en futbolistas de una sola característica o valencia.
     Ejemplo: los volantes defensivos mejoran en su aspecto defensivo    pero no en su faceta ofensiva o los delanteros mejoran en la definición pero no en el trabajo defensivo…el éxito refuerza los aspectos positivos para el que gana o el que pierde…algo que plantea el fútbol moderno en todas partes del mundo.

- Esta problemática se agranda o se acentúa más ya que vemos cada vez como futbolistas “salen” a jugar a mercados más competitivos y vuelven en poco tiempo sin haber podido jugar o haber jugado muy poco. Los futbolistas que están teniendo éxito son los que se marchan en edades muy tempranas y finalizan su desarrollo en contextos más competitivos o los que salen de clubes donde se priorizan un poco más aspectos formativos.

 -        No existe un conocimiento de la realidad en mi opinión, ya que no hay un orden o una  organización de cómo se deben dar los saltos en  cada divisional y que representan dentro del proceso de formación de cada chico y de cada Institución, en la gran enorme mayoría de los casos siguen saliendo futbolistas al más alto nivel por otros factores que contribuyen a pesar de todo este enfoque que no es el ideal. 
Existe todo un trabajo basado en estructuras que cada Club ha desarrollado que potencian a estos chicos en algunas capacidades, pero no permiten que exista una evolución mayor en otras ya que priorizan unas sobre otras y carecen de una visión global del proceso formativo y del proceso de entrenamiento. Aspectos como lo metodológico o lo táctico no solo no han evolucionado sino que en algunos casos se observan involuciones con respectos a como se trabaja en otras partes del mundo.
  
-        Nuestra sociedad tiene una visión del ganador y perdedor propia que se traslada a todas las edades, esto por un lado es positiva en cuanto a la madurez emocional del chico que siempre esta acostumbrado a jugar presionado, pero a nivel de formación es muy negativa ya que le limita a la hora de crecer en otras capacidades.
-        El entorno de estos chicos en la mayoría de los casos contribuye negativamente, ya sea los padres donde en muchos casos sienten que sus hijos tienen que ganar, así pueden subir al primer equipo y conseguir un “pase al exterior” que salve y sustente a toda la familia o en otro caso los representantes de esos chicos que afecten negativamente todo el proceso formativo.

   
Porque en nuestra opinión sería más difícil trabajar con un enfoque sistémico en un contexto competitivo en edades tempranas cuando se tiene que competir que hacerlo de una forma analítica:

1-Al carecer de un trabajo “de base” es mucho más complicado trabajar con enfoques sistémicos, porque estaríamos compitiendo, y en fases sensibles, hay capacidades que influyen más que otras en la competencia.
Chicos que están desarrollados antes que otros físicamente (pre-púberes) lograrán sacar ventajas evidentes por ejemplo.

2- Debido a este enfoque sistémico, no reconoceríamos que existe una mayor relevancia de un área o capacidad sobre otra. Lo veríamos como un todo, un conjunto de capacidades y áreas que irán aumentando pero viéndolo como una totalidad. No que exista un área o alguna capacidad más importante que otra. Algo que es una verdad aceptada en nuestra sociedad  y repetida una y otra vez por los profesionales que trabajan en el fútbol formativo y profesional...que una capacidad (la física) es la más importante en la formación.

3- No se podrá profundizar en aspectos tácticos o darles mucha información, porque al empezar a trabajar de forma más frecuente y a mayor intensidad en lo físico, la cantidad de información será demasiada para que estos chicos la digieran y la absorban, al estos chicos venir de una formación inexistente que prioriza solo aspectos relativos a la competencia.
  
4- Al trabajar de esta forma priorizando aspectos formativos, los resultados deportivos demorarán más  y se necesitará mayor paciencia. Los malos resultados dinamitarán el trabajo si no se tiene claro este aspecto por parte del club o Institución y existirá un descreimiento de todo el trabajo. En nuestro caso siempre teníamos el apoyo del coordinador del club hablando constantemente con los futbolistas y con nosotros.
  
Y por último: ¿Como se evalúa el proceso formativo en una Institución?.
a) ¿Los éxitos deportivos?
b) ¿El ascenso de esos futbolistas al primer equipo?
c) ¿La venta de los mismos hacia mercados más desarrollados económicamente?
d) ¿El aprender a jugar colectivamente de una forma que represente la identidad o el club que representan?
e) ¿Qué los planteles en su gran mayoría asciendan a categorías superiores o vayan subiendo en la cadena?

¿Se han convertido las Instituciones de Fútbol en estructuras antiguas rígidas, Instituidas, convertidas anacrónicamente en Barcos antiguos a la deriva con estructuras de otras décadas, donde se organiza lo Institucional de forma correcta en algunos casos, pero en lo deportivo no?

La conclusión y mi opinión en este caso es que el contexto debe marcar todo el proceso de trabajo, es imposible trabajar en una Institución o Club como en una Isla, separado y aislado de su entorno, pero tampoco ir  con la corriente sin cuestionarse nada, hacerlo porque es una moda o es "lo que sirve"... "o con esto ganamos 2 campeonatos mundiales...",  y hacer una mirada analítica de cómo podemos mejorar nuestro fútbol Uruguayo.

“Aprender no es más que descubrir que algo es posible. Enseñar es mostrarle a alguien que algo es posible.”
Fritz Perls.
                                              

                                   








No hay comentarios:

Publicar un comentario