viernes, 26 de febrero de 2016

                         Los momentos en el Fútbol.
                                                          Autor:  Oscar Méndez.

Generalmente hemos observado y es motivo de conversaciones y análisis con diferentes colegas la falta de capacidad analítica que tiene mucha gente que se dedica profesionalmente a analizar este hermoso juego del fútbol en medios de comunicación, sean masivos o no.
Uno de los tantos “problemas” que contribuyen para que ese análisis en nuestra opinión no sea tan rico es la poca cantidad de recursos que tienen los periodistas deportivos y gente “entendida” para poder comprender el juego.
Generalmente estos, han sido formados por entrenadores, en cursos de periodismo deportivo, muchos de ellos  décadas atrás, y el conocimiento que tienen es muy pobre, desactualizado,  tanto a nivel táctico, a nivel metodológico,  como a nivel de principios de juego, muchas veces “alentando” a tal o cual equipo o entrenador según el tipo de juego que ellos consideran que es el ideal o mejor. Así los que abogan por una filosofía de juego Defensiva cuando un equipo logra un resultado positivo ponen el grito en el cielo que ellos “tenían razón” y los que opinan lo contrario al revés. Al final se torna en una lucha dialéctica entre unos y otros, los del bien y mal según la percepción de quien lo escucha.
Así vemos como se confunden términos o conceptos como Figura táctica y modelo de juego de un equipo, sistema de un equipo, figura táctica de un equipo y organización funcional, así como se mezclan aspectos como lo metodológico y la idea o filosofía de juego de un entrenador o equipo, o que si se modifica la figura táctica o la organización estructural (como le llamamos nosotros) se modificará en gran forma la forma de juego de un equipo. Como si un equipo fuera más ofensivo o defensivo porque juegue con una estructura de 1-4-3-3 o 1-4-2-3-1.
En la mayoría de casos no se distingue bien que cuando un equipo está haciendo una cosa, la misma está relacionada con la otra. Es decir, no se tiene una percepción sistémica del juego.
Como dice Pep Guardiola “Cuando estamos atacando, estamos preparándonos para defender”. Así por ejemplo no se entiende uno de los aspectos más relevantes hecho conocido por la escuela del F.C. Barcelona y Selección Española en el fútbol moderno como lo es el Juego Posicional. Se ve como una forma de juego tediosa y aburrida (tiki-taka) donde un equipo intenta tener posesión de la pelota  mediante pases cortos sin tomar en cuenta el fin o la estrategia por detrás de la misma, que es que si pierdo la pelota, estoy preparado para recuperarla inmediatamente. (Lo que los italianos llamaron contra-pressing).
Otro aspecto sumamente importante que nos permite analizar y luego poder trabajar en el fútbol, es la percepción que en el fútbol existen 4 momentos, y estos se van dando o se va pasando en el transcurso del juego de uno a otro con extrema velocidad y dinámica según como se vaya dando el juego.
Quizás el primero que yo he escuchado o leído hablar de esto fue Rinus Michels con su Naranja Mecánica, y que luego hizo popular Johan Cruyff en el F.C. Barcelona que hablaban de dos Fases o momentos. “Cuando yo tengo la pelota y cuando la tiene el rival”. (Hay entrenadores que afirman que esto a su vez no existe).
Digamos que ese puede ser el punto de partida de empezar a percibir el juego en dos diferentes momentos o fases.

Con el surgimiento de la escuela Portuguesa  de Porto, del Profesor Vitor Frade, empiezan a conocerse o distinguirse 4 momentos en el fútbol.
Uno es cuando mi equipo tiene la pelota, ese sería el Momento de Ataque Organizado. Nosotros lo denominamos Organización Ofensiva, que tiene clara alusión a aspectos sistémicos, de cuando, donde  y como un organismo se “organiza”. Esto sería cuando mi equipo está en posesión del balón. En los cursos que tuve la fortuna de hacer en España ellos distinguían dentro del ataque organizado,  al ataque posicional canalizado y ataque rápido.
El momento siguiente sería si mi equipo pierde la pelota o el balón, primero el contra-ataque defensivo o como le llamamos Organización Transición Defensiva. Este sería el momento inmediato luego de perder el balón e intentar recuperarlo lo antes posible.
Si nuestro equipo lograra recuperarlo rápidamente, entraríamos en una nueva Organización Ofensiva, pero si no logramos recuperar el balón rápidamente y no nos marcan o nos hacen gol, entraríamos en la Organización Defensiva o Defensa Organizada. Este momento estaría relacionado al momento por el cual nuestro equipo está defendiendo. Si recuperamos el balón nuevamente entraríamos de forma inmediata  en una Organización Transición Ofensiva, y si no logramos marcar rápidamente pero seguimos en posesión del balón, entraríamos en una nueva Organización Ofensiva. Así como vemos, estos momentos se van dando cientos de veces en el juego, pasando rápidamente de un momento a otro, con una gran dinámica y de forma muy veloz. 



Mediante el entrenamiento buscaremos que nuestros futbolistas distingan cuando se pasa de uno a otro y que comportamientos buscará nuestro equipo al pasar de uno al otro (Sub-principios), y que estén preparados cuando se pase de uno a otro.
De aquí la importancia de trabajar y entrenar, respetando el principio de progresión compleja, de pasar de un momento al otro, yendo de menor complejidad en los ejercicos a mayor.

 Uno de los problemas que yo observo en nuestro medio, sea en fútbol profesional como en fútbol formativo, es este.
No se distingue muchas veces entre un momento y otro. Es como un gran "caos" que ocurre, a una gran velocidad, donde cuando se ataca se juega a la misma velocidad que cuando se defiende, de forma acelerada, no se distinguen momentos ni fases, no se perciben organizaciones, una  frase muy elocuente  sobre este tema recuerdo que se la escuche decir al futbolista Alvaro Recoba a un compañero más joven suyo en el Club Nacional de Fútbol “No se juega a la misma velocidad cuando se ataca que cuando se defiende”.
La urgencia por el resultado, la verticalidad como única herramienta ofensiva,el colocar lo físico como único factor o  el más importante para  el juego del fútbol, la búsqueda constante de profundidad sin entender por donde y cuando se debe buscar amplitud y donde y cuando profundidad,  como dice Bielsa la ansiedad de ser vertical y profundo porque la cultura de un club o selección puede solicitarlo, llevan a una desorganización constante, una no-organización que no solo no permita distinguir entre los momentos sino que muchas veces da la imagen de un juego por parte de cada equipo  sin objetivos ni estrategia, donde no se distingue que busca cada equipo, salvo la de jugar al error adversario y ganar.... obviamente.
Otro aspecto o factor relevante a tomar en cuenta,  es la idea de que al incorporar conceptos científicos nuevos relacionados al fútbol, estos   puedan modificar la forma de jugar y la forma de entrenar y que estos a su vez no nos permitan ganar títulos como en el pasado, de forma casi milagrosa dado nuestro tamaño y la escasa población de futbolistas con la que contamos. En lo personal no lo veo como una “amenaza”, todo lo contrario. Este país se ha nutrido de grandes profesionales que han estado históricamente a la vanguardia en lo científico, ya sea en áreas tácticas, físicas, metodológicas o de entrenamiento.
Esta forma de empezar a percibir y entender el juego, permite que se pueda mejorar porque al entrenar buscando especificidad, repitiendo comportamientos que se verán en los encuentros, entrenando esos comportamientos para que se hagan en forma casi inconsciente, y reforzando esos comportamientos de forma verbal y audio-visual, logrando  una mayor comprensión lógica/teórica al futbolista consciente esta vez además de la pre-consciente,  buscando que se repitan patrones de comportamiento que nuestro equipo efectuará  una y otra vez mediante  repetición sistemática, permitirá un mejor desempeño y rendimiento y nos dará mayores posibilidades de lograr ese “juego” que pretendemos.

“Nunca enseño a mis alumnos. Sólo intento proporcionar las condiciones en las que ellos pueden aprender”.

Albert Einstein.

No hay comentarios:

Publicar un comentario