jueves, 11 de junio de 2009

Análisis de las transiciones en el fútbol del alto rendimiento

Como se sabe, en el fútbol actual existen cuatro aspectos fundamentales más allá de las figuras tácticas y disposiciones en el campo de juego. Estos son: atacar, defender, pasar de defensa a ataque y pasar de ataque a defensa.


Como afirman diversos estudios, de reconocida trayectoria, en el fútbol de hoy entre un 25-40% de los goles son hechos a balón parado y cerca del 50% son hechos en fase de transición. El fútbol de hoy es cada vez más decisivo en su velocidad y en cómo los equipos pasan de defensa a ataque y de ataque a defensa. Sin ir mas lejos, el campeón de la liga española el año pasado fue un mas que claro ejemplo de esto y lo sigue siendo.


En este aspecto ubicaremos lo que denominamos como transición, es decir "la capacidad de un equipo de pasar rápidamente de ataque a defensa o de defensa a ataque". El manejo de la misma no tiene nada que ver con estilo o forma de juego del cuerpo técnico o del equipo.


Existen cinco tipos reconocidos:
De defensa a ataque. (Positiva).
De ataque a defensa. (Negativa).
De defensa a ataque luego de una acción defensiva.
De ataque a defensa luego de una acción ofensiva.
Concerniente a cuando proviene de un balón parado.

- Mombaerts (2000) concluye que la duración de la fase ofensiva se caracteriza por su brevedad, ya que la mayoría de los goles se consiguen en menos de 10 segundos y entre 1-4 pases se consiguen en el 75% de los goles en juego.


- Se cambia radicalmente la efectividad de los goles marcados cuando estos superan los 5 toques en las transiciones ya que le da tiempo a la defensa a replegar y establecerse o pararse.


-Transición de ataque a defensa:a) Defensa circunstancial: Se basa en retrazar el juego hasta que la defensa se establezca.


La defensa circunstancial suele organizarse en dos momentos o sub-fases:
Neutralizar el juego mediante faltas, fuera de juego o interceptaciones dado que el equipo normalmente se encuentra mal parado o con un balance negativo.
Recuperar el equilibrio defensivo posteriormente y ganar tiempo para ganar la estructura defensiva. (presión o temporización).

b) balance defensivo o defensa organizada: Se basa en una correcta posición defensiva.

Defensa organizada:Organización ofensiva o defensa presionante. (Presión ofensiva o total).
Organización en repliegue o defensa de contención (se repliega rápidamente y se da iniciativa al rival).
Defensa circunstancial (se trata de la defensa de urgencia en la fase de transición negativa o defensiva del juego).


Transición positiva o de ataque:

Ataque organizado o posicional: Se basa en cambios de orientación, paredes, triangulaciones, ataques donde hay cierta elaboración, donde se llega con mas jugadores y en forma mas elaborada.


Ataque rápido: Se basa en el juego directo y aprovechando la desorganización defensiva rival, con pocos jugadores y en pocos toques y alta velocidad).

2 formas:
Progresión Convergente (más rápido y por el centro).
Progresión Divergente (se elabora por las bandas y es más lenta).

- Es clave, como mencionamos anteriormente, la velocidad con la cual el equipo pueda llegar a la portería rival, además de la verticalidad que el equipo tenga y, luego, con el balance ofensivo que tendrá, además que se le debe automatizar a los deportistas la necesidad de terminar la jugada y no generar una nueva transición en contra.


- En el fútbol actual cada vez los jugadores corren más, los espacios son cada vez más pequeños y las velocidades de ver-pensar-operar son cada vez menores.


No basta solo con tener posesión del balón o con poner a jugadores talentosos juntos, se debe tener claro (obviamente dependiendo del nivel de los deportistas) cómo y para qué jugamos y como podemos conseguir lo que buscamos. Como dice Lucas Alcaraz: "Cada vez se juega con menos espacios en el fútbol actual, con más intensidad, con más balones divididos, con mayor contacto".


Otro aspecto sumamente importante en el fútbol actual, no sólo considerando a las transiciones y balones parados, son los goles que se consiguen cuando el equipo rival esta "en salida" o pasando de defensa a ataque, ya que al mismo le es casi imposible pasar de ataque a defensa dada la brevedad del tiempo que su oponente pasa de recuperar a atacar, y como esta predispuesto en el campo además del sector donde recupera y ataca el rival (en fase defensiva del primero).


- Y, por último, pero no menos importante, que el jugador sepa discriminar o pueda leer cuando es una transición o contra-ataque y cuando no, ya que un reconocimiento inadecuado hará que nuestro equipo esté jugando solo a una velocidad acelerada sin tener pausa y muy en forma vertical arriesgando perder mucho el balón, estirando al equipo en el campo y llegando con pocos efectivos además de poner un ritmo físico inaguantable.


"Ni los tiburones en una jaula,
Ni los leones en una pecera,
Las cosas en su lugar".
(Jorge Valdano)

Óscar Méndez Albano

No hay comentarios:

Publicar un comentario