lunes, 22 de junio de 2009

El dualismo ideológico en el fútbol.

Dos visiones y formas de sentir el fútbol:

Durante mucho tiempo, desde que tenemos uso de razón se ha hecho una clara distinción entre dos formas de sentir y ver el fútbol. Se han distinguido dos “escuelas”, cada una priorizando o jerarquizando cosas diferentes y criticando a su vez a la otra y de esta forma poniéndose del lado del bien e intentando menospreciar a su “oponente”.
En Argentina esta distinción en el mundo futbolístico es tal vez donde se ha hecho más clara.
Los defensores de Menotti con muchísimos discípulos que han surgido desde su concepción filosófíca de entender y sentir el fútbol son hoy en día muchos. Gente como Angel Cappa, Lavolpe, Jorge Valdano o Francisco Maturana son solo algunos de los nombres más conocidos entre esta escuela.
Su conocido afán por que sus equipos tengan siempre el protagonismo, que siempre busquen o salgan a ganar, por su clara vocación ofensiva en todo momento, por su exquisito trato del balón y posesión del mismo, por su estética y ordenada forma de jugar. Frases tan recordadas de Menotti acerca de su colega Bilardo que ejemplifican este concepto.
“Lo mejor que hicieron la política y la medicina fue apartar a Bilardo del fútbol".
Del otro lado podemos ubicar a la escuela que emerge de Estudiantes de la Plata de Zubeldía, su más conocido discípulo fue Carlos Salvador Bilardo y conocida es su trayectoria al frente de la Selección Argentina en los mundiales del 86´ y 90´.Su obsesión táctica, su metodología de trabajo priorizando el resultado por encima de lo estético, fue muy criticado previa y durante el mundial del 86 pero luego a la luz de lo conseguido, pasó a ser indiscutible. En Europa y más precisamente aquí en España, podemos ubicar a dos caras “opuestas” a su vez que también distinguen dos formas antagónicas de ver y sentir el fútbol en las décadas de los 80 y 90 y hasta el día de hoy.


Por un lado el fútbol que ha desplegado desde su llegada al F.C. Barcelona Johan Cruyff y su influencia sobre este club, no solo siendo un ídolo máximo sino implantando una filosofía de juego que hoy en día es parte de su existencia.
De la otra cara podemos ubicar a Javier Clemente por ejemplo, del otro bando utilizando un fútbol utilitario y práctico, priorizando en todo momento los resultados por encima de cómo lograrlo, un fútbol de clase media o trabajadora, no siendo tan estético pero si muy efectivo en cuanto a sus resultados.
En anteriores temporadas también conocidas eran las batallas que libraban los equipos de Real Madrid de Capello contra el Barcelona de Rijkaard. Dos formas también de ver, pensar y sentir el fútbol.

En casi todas las sociedades se puede observar este dualismo del cual hablamos.
En Brasil lo vimos entre Tele Santana y Lazaroni , Parreira, o el actual seleccionador brasileño Dunga. La diferencia que diferentes entrenadores, periodistas y personalidades vinculadas al “jogo bonito” y al fútbol utilitario debatían en los diferentes medios de comunicación por ejemplo.
En muchos lugares se puede observar esta lucha de “ideologías” como si fueran religiones entre el bien y mal (dependiendo de quien la defienda).
En Italia a fines de los 80 o comienzos de los 90 la discusión tomaba caminos diferentes, más tácticos como la forma de jugar, defender (en forma zonal) y presionar que hacía el Milan de Sacchi o los diferentes equipos de Trapattoni que entendían otra forma de organización de su fútbol.
Estas escuelas o visiones luego con el paso del tiempo han tenido entrenadores que han sido influidos por las mismas y las han desarrollado aún más. En Europa siguen muy en boga los diversos entrenadores “Sacchinianos” que aunque con algunas modificaciones utilizan el mismo modelo de juego. Gente como Rafa Benítez, Quique Sánchez Flores, Marcelino, Javier Aguirre etc.

Idea de Juego del entrenador y cultura deportiva de esa institución:
Durante mucho tiempo hubo una enorme discusión sobre como debía jugar un equipo tomando en cuenta solo el factor de la idea de juego del entrenador sin tomar en cuenta otros aspectos o variables muy importantes. Esta claro que en los grandes clubes y selecciones es mucho más fácil lograr esto ya que se puede seleccionar y armar un modelo de juego de acuerdo a nuestra predilección o idea de juego. Se puede contar con grandes jugadores en cantidad y calidad. Esto también es relativo ya que muchas veces prevalece la idea del entrenador por encima de la Institución y la afición, y la misma responde con críticas ya que no le agrada el juego que desarrolla el equipo (ejemplo Capello o Juande Ramos en el Real Madrid). El entrenador debe tomar en cuenta este factor, la institución o selección donde vaya tiene una cultura, una forma de percibir y sentir el fútbol, y este factor puede surgir como gran lastre si no es apoyado por la afición y su cultura de juego.

La idea del entrenador es muy importante, pero también lo son las características de los jugadores que tengamos para desarrollar un modelo de juego. Si las características no son las idóneas para ejercer el mismo será imposible. Si desarrollamos un modelo de juego donde se base en el ataque directo pero tengamos a dos delanteros pequeños que no ganen por arriba o jueguen separados, será más que difícil tener éxito utilizando este tipo de recurso táctico por ejemplo.

La idea del entrenador debe ser congruente con los recursos con que cuente.

La organización estructural o sistema táctico empleado debe seguir también una lógica y se debe relacionar con el modelo de juego.
No podemos intentar por ejemplo tener mucha posesión de balón y ejercer un juego de posesion y control del juego en el centro del campo si el rival nos supera en efectivos, (o por lo menos será mucho más difícil que si no los tiene).

Los principios de juego deben también estar relacionados con el modelo de juego.
No podemos tener por ejemplo un juego de posesiones largas y control, si nuestros jugadores no logran hacer más de tres toques seguidos, o no trabajamos la circulación o posesión de balón.

La organización funcional a su vez también deberá tener una lógica con todo esto y de acuerdo al rival y dependiendo de la situación se desarrollará.
Donde presionemos, desde que posición se saldrá desde inicio, que tipo de juego desarrollaremos, donde buscaremos hacerle daño al rival, donde nos puede hacer daño, que aspectos a tomar en cuenta etc. Será la articulación de nuestros principios de juego. A su vez dentro de nuestros principios de juego habrán algunos de carácter general y otros que se les enfatizará debido a su contenido específico.

Como humildemente exponemos hay una gran confusión en general en el fútbol actual. Pensamos o estamos muy de acuerdo con un concepto que una vez le escuchamos a Marcelo Bielsa que dijo que los entrenadores no se dividen en ofensivos o defensivos sino en los que priorizan la creatividad por encima del orden o viceversa.

Como está muy de moda ahora la planificación o periodización táctica, se trata de crear o generar sistemas donde el deportista se pueda desarrollar pero los mismos deben ser planeados, ejercitados y ejecutados. Se hará un entrenamiento desarrollado en todo momento alrededor de nuestro modelo de juego, apoyado y sustentado por el mismo. Es una idea que surge de la teoría de los sistemas.

Todos los trabajos estarán relacionados con el mismo y su componente táctico, así como sus principios de juego que se basarán en todo lo expuesto anteriormente.
Es tomar la metodología del entrenamiento integrado (donde se integran los aspectos físicos a los técnico-tácticos) e ir un paso más. No solo integrar lo que vayamos a hacer sino a agregarle el componente táctico en todo momento y reproducir situaciones de juego que el equipo verá en los encuentros. A su vez esta metodología le dará un orden y control mucho más eficaz.
Como decía también Juan Ramón Carrasco, en el fútbol actual solo pareciera que se trabaja lo defensivo o la organización defensiva, y todo lo relacionado con el ataque se deja a la espontaneidad y creatividad del jugador. Se cree que de esta forma el jugador estará más libre y que de la otra forma la perderá.

-Si tuviera que elegir, diría que me siento más cómodo con el orden que con la espontaneidad. Hay entrenadores que propician un clima creativo dentro del equipo. No es que yo no valore eso, pero hay situaciones que son antagónicas y un técnico no puede estimular simultáneamente las dos cosas.” Marcelo Bielsa.

El fútbol es cada vez más complejo y no se limita solo explicaciones fáciles y simplistas.

Cada vez se necesita analizar desde una óptica más completa para poder comprender todos los factores que se mueven en este campo.
No criticamos ni menospreciamos puntos de vista diferentes, aunque si está claro que estas formas de entender al fútbol moderno no son el producto de unas pocas horas de reflexión ni de trabajo y estudio en esta área. La explicación que da Marcelo Bielsa la compartimos e intentamos humildemente hacerla nuestra en este breve artículo donde explica muy claramente nuestra forma de entender este aspecto.

-El orden tiene reglas y la espontaneidad tiende a la ausencia de reglas. Teóricamente no habría obstáculos para que convivan, pero en la práctica los mensajes que propician una cosa se contraponen con los otros. Entonces es difícil ser ordenado y espontáneo a la vez. Esa es, para mí, la gran clasificación de los entrenadores: los que privilegian la resolución del juego a través de las respuestas individuales o los que acentúan en la preconcepción de esas respuestas. Creo en eso más que en la división entre defensivos y ofensivos. Esa caracterización es sumamente engañosa, porque los equipos no están preparados para una cosa o la otra, sino para las dos, en proporciones que nadie puede determinar de antemano”
Marcelo Bielsa.




Óscar Méndez Albano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario