jueves, 21 de junio de 2012

Diferencias de abordaje vistos esta temporada entre el F.C. Barcelona y el Real Madrid C.F.


A continuación expondremos uno de los aspectos más “jugosos” que observamos esta temporada pasada, entre dos grandes entrenadores y sus respectivos cuerpos técnicos  como lo son Pep Guardiola y José Mourinho, mostrando la diferencia de criterios a la hora de abordar el trabajo de sus equipos.
Sería injusto posicionarnos a favor de uno u otro apoyándonos en los resultados deportivos de modo tal que no lo haremos.
 En un programa bastante “popular” de televisión como lo es “Punto Pelota”  y en varios medios de comunicación, se dijo por parte de algunos periodistas ligados al Barça, que el F.C. Barcelona tenía expectativas de dar vuelta la Liga ya que pensaba que el Real Madrid C.F. caería en su rendimiento físico al final de la temporada debido a que no podría sostener toda la temporada este ritmo e intensidad durante todo el año.
Se basó esta información en que
a)      Los equipos de José Mourinho decaían en su rendimiento físico al final de las temporadas (Porto, Chelsea, Inter y Real Madrid).
b)      Que al no manejar y no creer en los “picos de forma” durante todo el año el bajón físico que su equipo pegaría sería notorio y el mismo se daría cuando se definían la Liga y la liga de Campeones.
c)      Que el Barcelona, al manejar estos “Picos de forma” durante toda la temporada, de aumentar en la mitad de la temporada las cargas físicas y luego bajarlas al final de la temporada, llegaría mejor físicamente al momento más importante de todo el año que es cuando se decidiría la Liga  y la Copa de Campeones.

Un aspecto que viendo los resultados, podría parecer que nos posicionáramos de un lado o viendo la “globalidad” de otro.

video


Con respecto al F.C. Barcelona su abordaje en cuanto a su planificación anual a grandes rasgos es la siguiente:

-Buscar tener al equipo en disposición de competir al máximo nivel durante el mayor tiempo posible. La parte final es clave para llegar al momento más importante del campeonato de forma óptima.

-Se acentúan o disminuyen las cargas físicas según el calendario y toda la temporada.

- Rendimiento regular entre el 70 – 90% de nivel físico durante la temporada.

-Buscar reducir la incidencia de lesiones musculares que rompan la continuidad en el entrenamiento.

-Picos de rendimiento máximo en Diciembre (Mundial de Clubes) y finales de Febrero (vuelta a la Champions League y definición de Liga).

-Periodo de descanso activo del primer pico de la temporada (Navidad).

-Metodología de trabajo holística/global, incidiendo mucho en el trabajo de los espacios reducidos y rondos, y los trabajos de campo siempre en situaciones específicas de juego.
El término global se refiere a ejercicios que engloben los mecanismos de decisión. Por tanto, los ejercicios analíticos estarán limitados a los calentamientos.
La diferencia entre un rondo y un ejercicio de pase sencillo es brutal. En el rondo (un ejercicio global de baja intensidad), el mecanismo de decisión está continuamente siendo entrenado porque varía la posición del jugador que intentará quitar el balón, la distancia y la posición de los compañeros.
 La corriente analítica es repetición sistemática.
 Un ejemplo: Jugador tirando un pase contra una pared. Una y mil veces. La filosofía de Paco Seirul.lo es aprender desde la variabilidad y no con la repetición automática.

- Preparación física específica y competitiva.
Hablamos de simulaciones de la competición. Paco Seirul.lo nunca hará series de cien metros para que sea la base de la preparación. Diseñará ejercicios en los que haya cien metros con implicación técnico–táctica y en los que haya todos los estímulos de la competición excepto uno: la oposición activa (una marca real). En el ejercicio habrá alguien que desequilibre, pero será algo previsto. La clave  radica en que luego será algo imprevisto. Su fútbol lo basa todo en el análisis acción–reacción.
Cuando es previsto, disminuye la intensidad del entrenamiento buscando la parte ecológica del entreno.
 El gran problema de la preparación física competitiva es el control del volumen del entrenamiento, lograr hacerlo de forma efectiva.
  
- Preparación física ecológica
El objetivo principal del entrenamiento es la ausencia y prevención de lesiones. Se trata de adquirir hábitos para una trayectoria deportiva extensa y de calidad.
Se tiende a quemar muchas veces al deportista. En el equipo azulgrana, se impone una trayectoria y un futuro deportivo. Se busca que el jugador disfrute para disolver la presión y mantener al jugador motivado durante más temporadas. La calidad del preparador físico significa diseñar programas de entrenamiento que conjuguen el rendimiento con la trayectoria deportiva.

-Volumen de trabajo (carga de entrenamiento)
Sobre la carga de entrenamiento, la realidad es que la carga es inversamente proporcional al rendimiento. A mayor carga, menor rendimiento. Difícil, pero no es imposible aplicar carga de trabajo si se juegan tres partidos por semana.
Obviamente habrán músculos cargados, menor velocidad de reacción y  falta de claridad y discernimiento  mental.

-El éxito de esa forma de trabajo se ve  a largo plazo.
 El nivel obviamente en estos períodos bajará pero a niveles aceptables. Los riesgos de lesiones musculares aumentan considerablemente. Se debe explicar bien los procesos por los cuales los futbolistas y equipo estarán pasando en esos momentos.

-Es imposible vivir en campo adversario si físicamente no eres superior (aunque seas muy bueno con la pelota). El gran juego colectivo se basa en una gran preparación física.

-Aplicación de estímulos.
Se hará siempre buscando que el estímulo surja el efecto deseado pero prestando mucha atención en la calidad del estímulo y el efecto que este genera.
Un estímulo aplicado en un cuerpo sin recuperar disminuye el rendimiento. Un estímulo excesivo hace que la línea de rendimiento haga una curva hacia abajo de la que es muy difícil salir estando en competición. Por tanto, la tendencia actual es ser muy sensible y prudente con las cargas porque si aplicas poca carga habrá una menor adaptación y no existirá tanta mejora, pero no caerá tanto  en el rendimiento. Ante una  carga progresiva sin ser ambicioso, el futbolista mejora poco a poco sin decaer en el rendimiento.
Por el contrario, ante cargas muy elevadas, vendrán las lesiones por estrés competitivo y un estado mental depresivo que hará inalcanzable cualquier objetivo.
La clave está en la capacidad de recuperación de los deportistas y las cargas que se apliquen.
En consecuencia se jugará constantemente con la curva de compensación.

José Mourinho y la Periodización Táctica.
-Se entrenará siempre en Especificidad “solo si entrenamos ese “jugar” pretendido, siendo necesario subordinar todo ese proceso a la vivencia de los principios que sustentan esa forma de jugar, esto es, entrenar en Especificidad”.

-La periodización táctica no cree en los picos de forma, en consecuencia el morfo-ciclo o semana de trabajo será igual toda la temporada. No se cambiará durante toda la temporada.

-No se trabaja en función de como se hace en forma tradicional de mayor volumen de carga física/menor intensidad y mayor intensidad/menor volumen de carga física. La intensidad es tomada de forma más compleja involucrada a la complejidad y al desgaste emocional debido a la complejidad de los ejercicios.
“Mourinho no solo no cree en los “picos de forma” anunciados en las periodizaciones tradicionales, como también considera en razón de su trabajo la alternancia entre volumen e intensidad de trabajo propagados por la misma metodología, valorizando apenas la metodología, valorizando apenas la intensidad, más exactamente –Intensidades Máximas.
La “intensidad del esfuerzo” defendida aquí no es sinónimo de cargas físicas elevadas, estando asociada sobretodo a la complejidad, en exigencias de concentración decisional- Intensidad de concentración. “Una de las cosas que se  hace en el entrenamiento para que sea más intenso es la concentración exigida” José Mourinho.

-Existe una preocupación de considerar a la fatiga del Sistema Nervioso Central y verla como tan o más importante que la fatiga física. También aquí esta la visión del todo y no la de sus partes.

-Es un enfoque holístico/sistémico donde todo es visto de forma global y no se pueden separar ninguna de sus dimensiones, aunque las mismas se subordinan a la sub-Dimensión Táctica que es la que gobierna todo.

No se trata de aclarar cualquiera de las dimensiones del juego, aunque si de subordinarlas a lo que es fundamental- a la organización del juego. No solo se defiende que el fútbol es globalidad, sino que el jugador y el trabajo que se hace, de ahí que no se separen las dimensiones física, técnica, táctica y psicológica y entrenar según un concepto que el llamó “inter-conexión  de todos los factores, donde trabajamos todo en simultaneo, inclusive el factor emocional” Mourinho citado por Oliveira 2006:40). Lo que esto significa es que Mourinho entrena la forma de jugar pretendida- el juego- con todas las dimensiones en constante interacción, ya  que la desintegración acarrea una descontextualización del jugar que se pretende alcanzar.

-A través del trabajo táctico, se busca que los jugadores adquieran un conjunto de comportamientos  (principios de juego que dan cuerpo al MDJ) y que estos se manifiestan con regularidad en competición. Para la adquisición de esta cultura conductual específica, que forma una identidad de equipo y permite que su organización surja con regularidad, es necesario el aprendizaje por encima de todo, todo el tiempo.

-Esta metodología de entrenamiento no pretende dar soluciones. Indica caminos que permiten llegar más rápidamente al “jugar” que se pretende.
“Es más un arte de las trayectorias  que una teoría de objetivos” (Oliveira 2006). Con esto se procura combatir el mecanismo mecánico y ligar a los futbolistas al piloto automático, defendido por aquellos que creen ser positivos o entrenar sobre rieles, dando destaque a la “versatilidad, adaptabilidad, espontaneidad, creatividad” (Oliveira y cols. 2006:157), defendida por Mourinho a través de vivenciar dinámicas.
Lo que esto quiere decir es que el entrenador da el tema, haciendo que los jugadores vivencien dinámicas para llegar a automatismos en el sentido positivo del término: mecanismos no mecánicos, automatismos libertadores (Oliveira y cols 2006).

-El estado de forma es diferente al de todos los demás.
Para este entrenador, estar en forma es jugar bien, eso es, de acuerdo con lo pretendido por nuestro MDJ. La base del sustento de la forma deportiva es cada jugador y la interpretación del MDJ y no en forma individual sino colectiva. O sea, la base del rendimiento colectivo e individual es la organización del equipo y es ese el objetivo fundamental a mantener.

-La intensidad también se entiende de forma diferente.
Mourinho asocia a la intensidad con la concentración. De esta forma, cuando habla de intensidad se refiere a la “intensidad de concentración porque estar en el juego es, fundamentalmente, pensar y tomar decisiones, lo que se exige que se esté concentrado en función de lo que es fundamental que es nuestro juego” (Mourinho citado por Oliveira 2006: 104).
Para estar concentrado el máximo de tiempo posible en el juego es necesario entrenamiento y aprendizaje, esto es, exige un determinado volumen de intensidad de concentración. Importa también afirmar que algunos ejercicios pueden ser “poco intensos físicamente” aunque, por la concentración exigida, son extremadamente intensos. De esta forma, la intensidad de una acción técnico-táctica es definida “por la concentración decisional implicada en la acción por la exigencia del desempeño, por la exigencia en términos de desgaste mental-emocional que ese desempeño representa” (Oliveira 2006:105).Debido a la naturaleza compleja del juego de fútbol y al  comportamiento de los jugadores, la intensidad no debe ser percibida nunca en forma abstracta. Deberá ser vista como una intensidad decisional asociada a la concentración, disparada por cada ejercicio que se vivenciará en los entrenamientos.

-El volumen también es visto de otra forma.
En cuanto al volumen, debemos hablar de volúmenes de intensidades máximas relativas,  o el volumen de principios de juego, una vez que representa la vivencia jerarquizada de los principios de juego a lo largo de la semana.
De esta forma, el trabajar regularmente teniendo como base esos principios, estos pasarán a ser el núcleo duro del jugar que se pretende, expresando su crecimiento cualitativo.
 A lo largo de la semana la operacionalización del MDJ es siempre el objetivo principal, aunque la escala en lo que eso acontece va siendo diversa.

"Quien fracasa en la planificación, planifica su fracaso".
                   (El monje que vendió su Ferrari).

                                                 Óscar Méndez Albano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario