viernes, 4 de marzo de 2011

LA ZONA PRESIONANTE EN EL FÚTBOL MODERNO


  “En el fútbol de alto nivel,  yo diría que el hombre a hombre no existe, lo zonal existe aunque no me convence, y la zona presionante es el fútbol de hoy y el fútbol de mañana”. 
José Mourinho.


 Haciendo un breve repaso histórico en el fútbol moderno, vemos como todos los equipos de fútbol de alto rendimiento utilizan la marcación zonal en la Organización Defensiva. La marcación al hombre que fue utilizada en otras épocas ya ha entrado en desuso y no es utilizada o no se ve en equipos de fútbol de alto nivel. Sus razones son muy simples, los espacios tan grandes que se generan y la velocidad de juego no permiten que se puedan efectuar ajustes defensivos y la hacen una presa fácil de cualquier equipo que la ataque de forma efectiva.

Hoy en día podemos diferenciar dos tipos de organización defensiva que los equipos efectúan o llevan a cabo:
a) La zona pasiva (mixta).
b) La zona presionante.
     
La zona pasiva como es conocida tradicionalmente, lo que busca es simplemente una basculación y ajuste de las líneas de nuestro equipo/bloque  según donde se encuentre el balón y o los adversarios. Según donde este la pelota nuestro equipo se moverá ejerciendo marcajes con preponderancia al hombre pero siempre según la zona donde se encuentre cada defensor. En la misma no existe una preocupación relevante por el poseedor del balón.


 En cambio en la zona presionante del cual hablamos, se mantienen los parámetros de la zona pasiva pero se agregan aspectos “nuevos o diferentes”. 

No solo buscamos que nuestro equipo bascule y que marque en forma zonal con referencia al hombre que ocupa dicha zona, sino que se busca un hostigamiento o acoso al poseedor del balón constante que no le permita pensar libremente. 
Se buscan acciones similares al “pressing” pero las mismas son llevadas a cabo con participaciones zonales. 

De esta forma su fin no es otro que recuperar el balón lo más cercano de la portería rival como lo era del pressing, pero además el equipo logra controlar los ritmos de recuperación, y da, simultáneamente profundidad a sus movimientos sin balón.
En otras palabras recuperar rápidamente el balón cerca de la portería rival para atacarla de forma vertical (mediante transiciones ofensivas) lo más rápidamente posible.

Para lograr esto es muy importante lograr una ocupación racional del terreno de juego haciendo que nuestro equipo ocupe las siete líneas horizontales y verticales, a lo largo y ancho del terreno de juego. 

El concepto de zona presionante no defiere de la defensa zonal (aunque no sean realmente lo mismo). Esto es otra diferencia sustancial con el pressing.

Se apoya totalmente en la ocupación racional, escondiendo los espacios de juego de mayor valor para el adversario. Su objetivo es total y exclusivamente táctico. 

Una mezcla de pressing y  zona pasiva mixta donde la idea es hostigar, acosar, no dejar pensar al rival y al mismo tiempo cerrarle todos los caminos y propiciar errores que se puedan capitalizar rápidamente.


“En cuanto a que el Milán, con tres líneas hace presión a lo ancho, nosotros con seis, buscamos hacerlo en profundidad”. 
José Mourinho

Su diferencia con el pressing se basa en que no se efectúa en forma espacial o zonal (el algún lugar del terreno de juego). Se hace tanto a lo ancho como a lo largo del terreno de juego dependiendo de nuestro modelo de juego. (Un ejemplo de esto sería el Milán de Ancelotti y el Porto de Mourinho). Para lograr esto es muy importante como dijimos anteriormente una gran ocupación racional del terreno de juego, debido a que de esta forma nuestro equipo correrá menos y su desgaste físico por ende será menor.

Que  se llevara a cabo con una intensidad alta, el jugador debe cambiar rápidamente de mentalidad en cuanto pierde del balón. Sus compañeros deben percibir y actuar según la acción indique pero siempre priorizando la defensa zonal. (No en forma individual como se hacía con el pressing por ejemplo).

 
“Para construir una casa tengo que ir cinco años a la Universidad, para romperla solo necesito un martillo”.
Alfredo Di Stefano.
                                   Óscar Méndez Albano.









.                           

No hay comentarios:

Publicar un comentario