sábado, 8 de diciembre de 2012


“El entrenamiento de la táctica y entrenamiento táctico….
¡Enseñar y/o ayudar a aprender el juego!”

A continuación publicaremos un trabajo muy interesante, muy rico en mi opinión,  de nuestro amigo y gran colega Raúl Oliveira, que se encuentra trabajando al frente de la academia Al Nasr de Dubai (Emiratos Árabes Unidos).
El mismo está basado en una discusión constante que tenemos varios Entrenadores/Preparadores/Educadores   sobre ciertos aspectos sobre la puesta en marcha o acción de la Periodización Táctica y su enfoque basado en el Constructivismo.


Nota Introductoria.
Los conceptos del fútbol y del entrenamiento son tan variados  como los son la cantidad de entrenadores y jugadores que existen. En mi opinión, ninguno es acertado o equivocado, pueden ser bien o mal aplicados al contexto en que se insertan.

Independientemente de la libertad individual para percibir al fútbol y el entrenamiento del mismo, existen una serie de mitos y preconceptos que persisten en el fútbol y que nos urge comenzar a clarificar y analizar. Las teorías nunca son definitivas, sirven solo para poder un tema hasta que una nueva respuesta mejor aparezca, y es con ese fin que me atrevo a escribir este pequeño texto.
La Inmensidad de términos “futbolísticos” crea alguna confusión  y lleva a que muchas perspectivas sean incomprendidas, mal interpretadas, y peor aún, mal aplicadas. A veces se crea un verdadero “abismo metodológico” entre lo que se pretende en la formulación teórica y lo que se hace efectivamente. Este no pretende ser un artículo repleto de términos técnicos y teorías complicadas, porque en el fondo el fútbol es un deporte de juegos simples, y solo intenta complicarlo todo quien tiene en el fondo muchas dudas, errores e incapacidades.
En el camino al fútbol profesional el futbolista joven pasa por una serie de evaluaciones y dificultades. Sería importante que los clubes y los entrenadores en especial no sean otra “piedra en el camino”…. El entrenador será aún mayor en cuanto pueda ayudar al joven en su formación, más y hasta más decisivo que esto será, en verdad, no ser un obstáculo en su desarrollo.

Formar es diferente a Formatear!
Una rápida búsqueda “online” nos permite rápidamente encontrar una gran cantidad de planos de formación, planos de desarrollo, etapas de aprendizaje, entre otros documentos que se refieren al fútbol juvenil y al proceso de formación de jugadores de alto nivel.
Así siendo una cuestión fundamental nos preguntamos:
¿Como separar el “trigo de la paja”?
Es cierto que todo este proceso encierra en sí una dimensión natural social y cultural. Existen por eso una serie de “escuelas” de formación, la formación de futbolistas estará siempre asociada a las experiencias del éxito o fracaso de cada club, país etc….

“Los chicos de 10 años son iguales en cualquier parte del mundo”, oí recientemente decir acerca de la aplicación de un nuevo programa de entrenamiento en un Club….Me permito discrepar totalmente de esta afirmación una vez que existen una serie de condiciones en el  medio social y deportivo del joven con que todo sea diferente…
La abstracción de estos factores envolventes es imposible de ser hecha pues, nadie nace deseando ser futbolista, este deseo es un proceso que se desarrolla en  ósmosis con la sociedad y con el interés que va a ser despertado por su entorno, nadie siente falta de algo que no conoce….
La necesidad de programas específicos adaptados a cada realidad es absolutamente fundamental, la copia de modelos formativos de éxito de “otros mundos” resulta normalmente en intentos frustrantes que terminan, en su mayoría, en fracasos.
Independientemente de la existencia de condicionantes propias es posible generalizar algunas reflexiones acerca de la aplicación metodológica en el proceso de aprendizaje en fútbol.

El Entrenamiento de la Táctica vs El Entrenamiento Táctico.
La táctica entendida como una organización estructural y dinámica de los jugadores durante un juego de fútbol tiene en su entrenamiento, muchas veces, asociado a situaciones estereotipadas de movimientos individuales, sectoriales, y colectivos que resultan, en última instancia, en la construcción de una circulación táctica o situación estratégica de juego.

 PERIODIZACIÓN TÁCTICA es un concepto equivocadamente asociado a el entrenamiento de complejidad nociva para los jóvenes, castradora de su desarrollo técnico y de su libertad creativa.
La verdadera esencia de esta metodología está relacionada con las simples capacidades de PENSAR, sin pensamiento no hay real desafío y sin desafío la evolución estará limitada.
Entrenar este tipo de táctica es, regularmente, considerado como un error para las etapas primarias del proceso de formación de los jugadores.
A pesar de esto, la insistencia en el uso del fútbol 11 desde los escalones más bajos lleva a que esto suceda con alguna frecuencia y sea estimulado, al pensar que se  aproxima el juego de los chicos al de los adultos.
En estos casos es, casi imposible combatir  la copia de modelos de organización estereotipados pues la atracción por modelos exitosos superiores es, casi siempre, demasiado atractivo para resistirse. En este contexto la táctica es trabajada  como una parte simple de la construcción de un sistema táctico, organización de juego o especialización posicional no habiendo una fuerte conexión con los objetivos de formación/evolución del jugador.
El entrenamiento de la táctica acelera la obtención de resultados y mejora la organización del juego aunque así aplicado, principalmente en los escalones más bajos, este es un substituto indeseado para los contenidos esenciales del entrenamiento. Es en base a este tipo de ideas que existe alguna resistencia a la introducción de la Periodización Táctica en los escalones de futbol base.
Las experiencias anteriores llevan a muchos a asociar esta metodología a un entrenamiento exhaustivo de tácticas complejas, las situaciones fijas  y/o condicionadas, la rigidez de movimientos, falta de creatividad y espontaneidad.
Son preocupaciones legítimas pues la observación de varios entrenamientos de equipos de  alto rendimiento  llevan a concebir el trabajo táctico como un entrenamiento más parado con tareas pre-definidas y misiones muy específicas y como existe  la tentación de copiar estos modelos, es siempre una cuestión atractiva para algunos, este fenómeno podrá ser limitador para la evolución del jugador.
Dados estos factores urge clarificar algunas dudas que la “táctica” causa en varios
Entrenadores y formadores.
¿Que es  al final un entrenamiento táctico de acuerdo con los principios básicos de la periodización Táctica?
La reducción de los ejercicios al dominio de una única dimensión del juego (sea cualquiera que fuese) o el intento de sumar aprendizajes desfasados y desintegrados de la realidad del juego, no son principios reconocibles de la periodización táctica. Un buen entrenamiento táctico no deja de tener objetivos y aprendizajes técnicos, físicos y psicológicos, muy por el contrario, intenta integrarlos. Cada ejercicio tiene un impacto específico perfectamente asimilable por el joven que no debe ser visto como apenas un receptor de información…..

En realidad el tradicional “entrenamiento de táctica”, ya expuesto anteriormente, en muy poco se asemeja con la idea de un “entrenamiento táctico”. Este tipo de entrenamiento se basa en un presupuesto fundamental: La capacidad de pensar en el juego, de actuar sobre la “toma de decisión” específica de modalidad y, más concretamente, de “nuestro fútbol”… Sin esta vertiente en realidad podemos entrenar una serie de habilidades aunque no vamos a entrenar fútbol y si cualquier otra cosa.

El concepto de un entrenamiento orientado en función de objetivos tácticos trae motivación, creatividad, desafío y competitividad.
¿No serán estos ingredientes fundamentales en el entrenamiento de jóvenes?
¡Debido a que entrenar es mucho más que hacer ejercicios, entrenar y desafiar sus límites y conocimientos!

La capacidad de asociar dimensiones del juego en ejercicios simples que promuevan no solo el aprendizaje parcial de “partes del juego” sino también que lo hagan de una forma integrada y no desfasada de la naturaleza fundamental del juego es una competencia esencial que separa a los entrenadores mejores de los entrenadores menos preparados.

Esto es claro si se pretende utilizar al entrenamiento táctico como una herramienta de formación de jugadores de fútbol.

Si creemos que el fútbol es un juego en que la correcta toma de decisión es tan, o hasta más, decisiva que el simple dominio de gestos técnicos, capacidades y habilidades motrices entonces ¿cuando será que debemos introducir esta vertiente en la planificación del entrenamiento?

Un buen entrenamiento táctico no precisa de estar, obligatoriamente, conectado a un sistema táctico, a una combinación táctica compleja o a un modelo de juego (normalmente en los escalones más bajos). Lo fundamental  es respetar un principio de juego, una referencia que sirva para orientar las acciones individuales y/o colectivas de los jugadores, en el fondo colocar a los jugadores en una situación en que tengan que hacer elecciones/opciones respetando la esencia del fútbol que pretendemos “crear y desarrollar” en conjunto con nuestros jugadores.

Reconozco que no todos los entrenadores están debidamente preparados para un tipo de entrenamiento con la complejidad inherente al control de varias dimensiones de juego. A veces la separación de las dimensiones facilita el trabajo del entrenador, aunque, estos ejercicios son claramente menos estimuladores para el jugador. ¿Al final quien dijo que ser un BUEN ENTRENADOR  sea tarea fácil?

- Nunca ignorar las Dimensiones Técnica, Física, Psicológica, Social, Lúdica...Todas ellas son importantes en el entrenamiento de jóvenes, la idea será amoldada sobre la “coordinación” de un principio de juego y necesariamente dentro de un contexto estimulante y pedagógico (el ejercicio de entrenamiento).

-Tener un plano para la integración progresiva del contenido y objetivos no quemando etapas de formación y potenciando al máximo el desarrollo de cada jugador a corto, medio, y sobre todo, largo plazo. De la misma forma que la complejidad excesiva dificulta el aprendizaje la falta de la misma crea desmotivación y estancamiento.

-Seguir una línea clara de desarrollo individual y colectivo de los jugadores y el equipo, estimulando lo individual en un ambiente de confort y apoyo colectivo. La coherencia en la aplicación de ejercicios de entrenamiento con objetivos complementarios y evolutivos tendrá efectos en la facilitación del aprendizaje del jugador. La inteligencia con que el entrenamiento es construido/reconstruido/adaptado/anulado si fuese necesario,  es la diferencia fundamental entre entrenar bien y menos bien, no siempre lo que es bueno en papel, resulta en el terreno de juego……
  
Factores como la alternancia de la atención a diferentes  estímulos y el desarrollo de la capacidad de anticipación se constituyen como aspectos fundamentales para la correcta toma de decisión, lo que presupone que actividades con estas exigencias conductuales sean obligatorias en el proceso de enseñanza-aprendizaje y entrenamiento.

Admitiendo el uso de ejercicios descontextualizados y con formas separadas, estos deben ser en un porcentaje reducido al tiempo total de entrenamiento y siempre como un complemento para introducir o reforzar contenidos. El núcleo central del entrenamiento tiene que desarrollar el intelecto estimulándolo a funcionar….

Atendiendo al factor del componente táctico del entrenamiento debe de estar íntimamente conectado con la comprensión y la interpretación del juego y será importante el seguimiento a lo expuesto anteriormente haciendo una reflexión acerca de los procesos de enseñanza-aprendizaje del juego.

EL ENSEÑAR  VS EL ENSEÑAR A APRENDER.
En este aspecto específico es importante percibir que una de las funciones primarias del entrenador de fútbol será promover la autonomía y auto-regulación de los jugadores y equipos. La búsqueda de soluciones no puede estar dependiente de las indicaciones permanentes del entrenador porque en el fútbol actual la velocidad de decisión y ejecución hace la diferencia, normalmente, si pretendemos llegar a un nivel deportivo alto.

Un equipo capaz de forma autonómica de adaptarse a las condiciones, capaz de reaccionar a las adversidades del juego y, encima de todo, capaz de potenciar jugadores “Pensantes”, creativos e innovadores tendrá siempre que ser el fin del proceso de entrenamiento. De hecho, este es un proceso complejo y no siempre con los resultados esperados, ¿podremos nosotros, los entrenadores, 
influenciar (positiva o negativamente) este proceso?
  Hay una frecuente confusión entre el enseñar el juego de fútbol y el enseñar técnicas o habilidades motrices, no que estas no sean absolutamente determinantes, no en tanto, el juego del fútbol va mucho más allá de un simple dominio de la técnica. El “enseñar” se muestra muchas veces como una obsesión por parte de muchos entrenadores, hasta por la falta de capacidad de quien dirige para  percibir la diferencia entre una estrategia didáctica bien o mal aplicada, como una forma de “mostrar servicio” o retirar ventajas deportivas o sociales.
Nada imposibilita que una buena transmisión de conocimientos y experiencias no resulte en casos de éxito, sin embargo, tengo casi siempre una enorme dificultad en aceptar  que alguien me aborde y me diga “esto se hace la siguiente manera”….
Aunque a veces estamos (tal como me referí al inicio de dicho artículo) a ignorar la individualidad y la capacidad de cada jugador joven y a intentar formar-lo de acuerdo con nuestra experiencia y conocimiento (o falta de él)!

Puedo estar tremendamente equivocado aunque será que verdaderamente algún entrenador “enseña” a un joven talento un pase o un remate….y estoy en este caso específico a referirme a jóvenes que demuestran luego tener un potencial futbolístico superior que el resto. Si así es, porque será que los clubes invierten cada vez más en talentos precoces? Los clubes procuran aquellos que ya son capaces de ejecutar estos gestos, mucho de ellos por auto-aprendizaje, observación, ensayo-error, reflexión y finalmente adaptación a sus capacidades y potencialidades.
No quiero poner en tela de juicio la importancia del trabajo del entrenador, pues estaría poniendo en tela de juicio mi propia labor, este es absolutamente fundamental en el desarrollo del jugador. Este rol es aún más importante cuanto más bajo sea el escalón del jugador, porque el mensaje del entrenador es en estos casos más aceptada y más seguida por los jóvenes, algo que se va perdiendo con el paso de los años, por la maduración y por la personalidad construida de cada individuo. Así en estas etapas lo fundamental no es crear vicios, no especializar erradamente, no crear obstáculos para el futuro…Por alguna razón todos reclaman el “fútbol de potrero o campito” como esencial y algo que infelizmente se echa más de menos.

La  cada vez más abundante  cantidad y variedad de información que los jóvenes tienen acceso, lleva a que estos no cuestionen el discurso de la autoridad de turno. Así la repuesta deberá ser dada por la práctica, por la experimentación de factores vivenciales asociados a la coherencia de principios, actitudes y conductas retro-alimentativas del entrenador.
Dar respuestas ayuda en el rendimiento inmediato aunque dar pistas influy en la búsqueda de soluciones a medio y largo plazo. Dar un pez matará el hambre por un día aunque enseñar a pescar matará el hambre de por vida, aunque cueste un poco más…..En el fondo, un DESCUBRIMIENTO GUIADO!

 Genéricamente los métodos indirectos de enseñanza-aprendizaje por descubrimiento asientan la idea que se aprende mejor cuando el alumno está activo durante el proceso de aprendizaje.
Este descubre hechos, relaciones y nuevos conceptos a partir de su experiencia y conocimiento previo. El descubrimiento estimula a los deportistas a generar preguntas, formular hipótesis y realizar experiencias. Los precursores de esta metodología de aprendizaje creen que los alumnos tendrán más facilidad en recordar aprendizajes realizadas de esta forma que de a través de modelos de enseñanza directos y de recalcar, por otro modo, que la adopción de este método de enseñanza obliga a la participación activa del jugador en el propio proceso de aprendizaje. De este modo, el entrenador debe:
-Adecuar el volumen de contenidos a las capacidades de los jugadores.
-Estructurar los contenidos de modo de facilitar su interiorización.
-Trabajar los contenidos en espiral, o sea, deben ser trabajados periódicamente con cada vez más profanidad, para que los alumnos modifiquen continuamente las representaciones mentales que van construyendo.

Es importante tener la noción de que el aprendizaje por descubrimiento guiado puro no funciona, crea el caos y la anarquía, el aprendizaje es hecho por el descubrimiento  aunque un descubrimiento guiado o dirigido siendo este el mejor método de promoción de aprendizajes en ambientes constructivistas.

 El desafío de enseñar por descubrimiento guiado es saber cuanto y que tipo de orientación debemos dar y disponer, y ahí saber cual o cuales son los resultados deseados.

La orientación por parte del entrenador es necesaria para mantener el foco de atención en los conceptos a adquirir. En el aprendizaje por el descubrimiento guiado gana importancia la orientación, la estructura y los objetivos a atender.
Construir y dirigir ejercicios que permitan tomas de decisión diferenciadas, evitar el simplismo transformando  a los ejercicios en “desafíos” para los jugadores, responder a preguntas con más preguntas, parar el entrenamiento y colocar a jugadores a analizar y evaluar a sus rivales en el momento, exigir siempre más aunque ser comprensivo con el fallo, dar pistas para la solución de problemas y crear condiciones que induzcan en los ejercicios son algunas de estas estrategias que podemos y debemos utilizar!

Creo que el jugador de más alto nivel es aquel que consigue en situación de juego, en el medio de las 3 opciones que toda la gente identifica, escoge la opción número 4 y hace que ella resulte mejor que todas las otras…. Será que el joven  desarrollará estas capacidades si tuviera un entrenador que esté  constantemente intentando  “enseñarle” a hacer “esto aquí” y “esto ahí”…

Crear el ambiente potenciador (ejercicio específico), dar instrucciones y objetivos, reforzar los principios de juego inherentes al ejercicio, abrir un espacio para el ensayo-error, ir dando algunas ideas que puedan ayudar en la resolución de los problemas propuestos, promover la discusión entre los jugadores acerca de estrategias para superar dificultades, dar hipótesis (opciones) de juego si fuera necesario y apenas en un último caso, en la eventualidad de que nada resulte, darles soluciones para la resolución de un determinado problema/situación de juego.
La cuestión que se ubica ahora es si los jugadores deben decidir por si mismos, ¿donde está el poder del entrenador?
Me parece claro que es importante que el jugador (fundamentalmente con balón) pueda decidir por si mismo en función de su propio entendimiento del juego aunque esto no invalida que el entrenador pueda “amoldar” y sub-conscientemente le induzca a tomar cierto tipo de decisiones.
¿Por qué motivo los ejercicios deben ser realizados en función de principios de juego y deben tener una inminente comprensión y contexto táctico?
Si es verdad que el contexto social influye en la construcción del Hombre, también es verdad que el contexto del entrenamiento influye en la construcción del Jugador.
En el fondo es colocar al jugador en la dirección correcta, dar las indicaciones ciertas aunque dejar que sea él que descubra el camino que más le agrada y beneficia, el entrenador tiene la obligación de no dejarlo pasarse hacia el lado equivocado del camino!
Lo importante es que haya una correcta dosificación entre lo que es la libertad de elección (dentro de los principios de juego definidos) y lo que es la resolución sistemática de situaciones de juego que también son fundamentales para un modelo de juego ya que reducen el tiempo de toma de decisión y aumentan la “velocidad de juego”. Lo que no debe suceder es que exista una única solución para cada situación, y si la misma no es posible, ¿Qué hago yo ahora?
La necesidad es la mayor de las motivaciones para el aprendizaje, el entrenador tiene que ser astuto e inteligente lo suficientemente para que sus jugadores busquen soluciones para nuevos problemas en un ambiente lúdico y motivador.
QUERER ES (el primer paso para) PODER.

CONCLUSIONES.
Este texto es una simple reflexión personal, basada en mi experiencia vivida y experiencias de entrenamiento, sirve apenas para intentar mostrar que el entrenamiento táctico es mucho más profundo que la construcción que de “jugadas ensayadas” y que la disposición  estructural en el terreno de juego. El entrenamiento táctico se relaciona con el análisis, reflexión y comprensión del juego del fútbol, tiene que ver con un lenguaje común entre los jugadores y entrenadores que posibilita la coordinación de todos en la búsqueda de un mismo objetivo con la integración de lo individual dentro de lo colectivo.
Así visto el juego, este análisis tiene que obligatoriamente enfocarse hacia si mismo. Si, el aprendizaje, no es solo enseñar, ya que el foco debe estar siempre en el jugador y en su actuación que es un elemento fundamental del fútbol.
La relación entrenador-jugador no se puede basar en un proceso de transmisión-recepción solo, sino, en un proceso de experimentación-asimilación. Cabe al entrenador preparar el “terreno”, crear las condiciones óptimas de experimentación y orientar al jugador en el sentido de que el pueda vivenciar los problemas, las dudas y consecuentemente encontrar las respuestas deseadas.
El entrenador tiene un papel fundamental de “ayudar a aprender”, sacar dudas, generar cuestiones, reforzar estímulos, en el fondo indicar el camino correcto…esa larga y difícil caminata hasta el destino el entrenador no puede hacer, lo mismo que hace el jugador si puede, aunque que cuando llegue seguramente lo hará bien preparado….

Mucho más habría que decir aunque como de teorías milagrosas está el mundo lleno, lo importante es la coherencia en el trabajo diario ya que en el fútbol no existen verdades o mentiras, apenas buenos o malos resultados….
¡De loco a genio solo existe un paso!

Autor: Raúl Oliveira.
Maestro en Ciencias del Deporte en la J.D.C por la U.T.A.D. Portugal.
Licenciado en Ciencias de la Actividad Física. Orientación Fútbol por la UTAD.
Entrenador de Fútbol por la F.P.F. “UEFA B”.


Traducción al español: Óscar Méndez Albano.

Blog personal de Raúl Oliveira:

Enlace en Linkedin:
http://www.linkedin.com/in/oliveiraul “desafios”
para os jogadores, responder a perguntas com mais perguntas, parar o
treino e colocar o jogador a analisar e avaliar as suas opões no
momento, exigir sempre mais mas ser compreensivo com a falha, dar
pistas para solução de problemas e criar condicionantes indutoras nos
exercicios são algumas das estratégias que podemos e devemos utilizar


No hay comentarios:

Publicar un comentario